"La candidatura la trabajé y me la gané yo": Carlos José Holguín

"La candidatura la trabajé y me la gané yo": Carlos José Holguín

Junio 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez Colley | Editora de Poder

Carlos José Holguín, aspirante conservador a la Alcaldía de Cali.

Carlos José Holguín, aspirante conservador a la Alcaldía de Cali, asegura que su papá no tuvo injerencia en el aval. “La campaña apenas empieza y tengo mucho para dónde crecer”. Confía en que Germán Villegas lo apoye.

El martes Carlos José Holguín Molina cumplió su  propósito de ser el candidato a la Alcaldía de Cali por el Partido Conservador. Un anhelo que tenía hace más de una década. 

Su escogencia estuvo precedida de un duro pulso  con el exsenador Germán Villegas, quien el lunes dio un paso al costado por una supuesta inhabilidad, facilitando el camino a Holguín, quien fue proclamado por el Directorio Nacional Conservador.  Ahora enfrenta  el reto de lograr la unidad del partido,   consolidar su candidatura,  repuntar en las encuestas y llevar  su colectividad al triunfo en las elecciones de octubre.    

El martes fue proclamado  como candidato del Partido Conservador, ¿cómo recibió esa nominación? 

Complacido. Desde un comienzo dije que iba a buscar ser candidato avalado por el partido, porque  siempre he militado en la colectividad, porque arrancar una campaña con el aval de un partido con la trayectoria, la importancia y el peso político que tiene  en la ciudad  el Partido  Conservador le  da  un nivel y una proyección muy importante  a la candidatura. Hubo personas  que  me aconsejaron recoger firmas porque daba sensación de independencia, pero me negué. Siempre pensé que el partido iba a valorar y apreciar la opción de futuro, de impulsar nuevos liderazgos, que creo representar,  y me la jugué. Me sometí a 6 votaciones en el Directorio Municipal, las gané, pero no logré mayoría calificada y el tema pasó a Bogotá. Siempre sentí un respaldo grande del partido y el martes, de manera unánime, 18 miembros del directorio que estuvieron, aclamaron mi candidatura.

¿Qué lectura hizo al hecho de que Germán Villegas diera un paso al costado, lo que facilitó el aval para usted?

Solo sé lo que dijo el doctor Villegas en este diario. Que se marginaba porque había una presunta inhabilidad y no quería comprometer a la Administración  ni llevar a Cali a la inestabilidad. Fue un acto gallardo, de responsabilidad. Es un ejemplo de cómo uno debe  anteponer los intereses de la ciudad a los personales. Él sopesó el riesgo de la posible inhabilidad. 

Lo he invitado a que forme parte de este proceso. A  principios de mayo le manifesté mi interés de que me apoyara, que me diera esta oportunidad.  En el 2000 me marginé de  la  candidatura a la Alcaldía porque él me pidió que, en aras de la unidad del Partido,  no  afectara su aspiración a la Gobernación,   siempre guardé   la esperanza de su apoyo.

Germán Villegas dijo que no tuvo garantías en el partido y  que todo estaba dado  para que el candidato fuera usted. ¿Qué   opina de eso?

Desde julio del 2014, cuando  me retiré de  la Secretaría de Gobierno,  dije que iba a aspirar a la Alcaldía de Cali y comencé a hacer un trabajo con todos los miembros del directorio. Cuando el doctor Villegas manifestó  su aspiración, el 1 de marzo de este año, ya yo  había almorzado, comido y  reunido con todos los miembros del directorio. 

Ya había  un entusiasmo y convencimiento de   que podía ser el alcalde de Cali.  Igual, con  integrantes del Directorio Nacional tengo amistad de tiempo atrás.  Todo esto se   debió a que se arrancó un proceso con mucha anterioridad. Desconocer  ese trabajo era difícil, ese fue el motivo por el que logré tener ese apoyo mayoritario. 

Cree que  Villegas  lo apoyará, pues durante el proceso para el aval hubo roces y  se reabrieron viejas heridas…

Creo que no fue así. No hubo roces ni diferencias. Los dos nos sometimos a unas reglas de juego, estuvimos de  acuerdo en que el mecanismo de escogencia fuera el consenso, por eso hubo todas esas votaciones. Cada quien creía tener mayoría, pero  eso no es para decir que haya resquemores, ni dolores ni heridas,  esos menesteres son  propios del proceso.  Los estatutos son claros, si no había decisión  acá, se resolvía en Bogotá, y así se dio. Estoy absolutamente convencido de que  el doctor Villegas me va a   apoyar.

Pero él no  ha respondido a su invitación  para reunirse  ni para  estar en su campaña como jefe de debate...

Todavía falta mucho tiempo, no pierdo la esperanza, esperemos...

Políticos, incluidos conservadores, creen que Villegas no estaría en su campaña.  Además, es muy amigo de Maurice Armitage…

Sé lo que dijo en la entrevista acá. No sabía que eran tan amigos desde la infancia. Pero quiero recordar que al doctor Villegas lo hemos apoyado siempre,  en su elección como alcalde, en las dos de gobernador, en una de congresista. En la última elección al Senado  no estuvimos,  porque él nunca me pidió que lo acompañara. Yo venía  con un compromiso con el  grupo político del Gobernador y apoyé a Mauricio Delgado. Salvo por esa coyuntura, toda la vida hemos estado con Villegas. No sé si los amigos de la infancia terminen siendo más importantes  al tomar decisiones políticas que los socios políticos que siempre han estado con él.

¿Qué tanta injerencia tuvo su papá para que fuera candidato?

 Mi papá es un hombre muy conocedor de la política, de Cali y la región, pero está   marginado de la actividad, especialmente de la local. En el Directorio Nacional, para el aval,  hubo una abstención y fue la de mi padre.

Pero militantes del partido decían que él estaba presionando para que le dieran el aval a usted…

No, el trabajo lo hice yo desde hace  muchos meses. Primero en lo local, con todo el directorio, y luego en Bogotá. Obviamente,  él tiene un reconocimiento y trayectoria en el Partido Conservador y no faltará quién le consulte algunos temas, pero  el aval, la candidatura la trabajé y  me la gané yo.

A usted no le va bien en las encuestas de intención de voto y no ha logrado crecer, ¿cómo  revertir esa tendencia?

Con la campaña, que no ha comenzado. Las  encuestas lo que muestran hoy es la fotografía del momento,   conocimiento, más que intención de voto. Una vez empecemos la campaña en forma, cuando comience  el debate de las ideas, cuando se me permita exponer  un poco más cuál es mi pensamiento sobre los problemas de la ciudad,  cuáles son las soluciones para Cali, en lo  que me he focalizado, cuando me conozcan,  el tema va a empezar a evolucionar y a cambiar mucho y  vamos a posicionarnos. Lo que tengo es una posibilidad de crecimiento enorme, para eso es la campaña,  ahí es que  empieza a formarse realmente  la intención de voto.

¿Cómo ve hoy la contienda?

Veo un escenario donde no hay nada definido. Todas las candidaturas no están definidas. En las encuestas algunos están en su tope y con tendencia a la baja. Allí hay un escenario y será  en la  campaña y en el debate, donde espero exponer las soluciones para Cali y donde todo se resuelva.

Su partido quiere la Alcaldía, ¿podrá cumplir ese reto?

Estoy seguro que voy a ser el próximo alcalde de Cali, porque  tengo las propuestas y las soluciones  en los temas que golpean a la gente, porque  tengo una trayectoria y  una hoja de servicios que ha sido transparente. He salido bien de los cargos públicos que he desempeñado. Tuve una controversia en la Secretaría de Gobierno con los resultados, pero  ya llevamos más de 17 meses  de reducción de homicidios y de otras modalidades delictivas. Eso demuestra que el plan integral de seguridad  ciudadana que diseñamos  en el 2012,  que está en ejecución, empezó a dar resultados y que estábamos haciendo  una labor bien  enfocada. 

La conjugación de   soluciones para Cali, la trayectoria en el sector público, un llamado de renovación, de juventud y de nuevos liderazgos es una mezcla  que va a ser determinante para poder ser el próximo alcalde de Cali.

¿Llegará hasta el final?

Le acabo de decir que seré el próximo alcalde de Cali y usted no me cree.

¿Pero, en caso de que su campaña no despegue, ha contemplado la posibilidad de adherir a otro candidato?

En  este momento estoy focalizado en poder arrancar y posesionarme con ideas y propuestas. Me parece que nos hemos desgastado mucho en  los avales y no hemos  entrado a lo crucial y a lo que esperan los caleños, que es que le hablen de las soluciones a sus problemas. Quiero  mostrar mis propuestas y estoy seguro de que cuando la gente empiece a oír las soluciones para Cali, van a empezar  a venir acá. No visualizo otra opción diferente a esa.

Teme que si su candidatura no prospera, grupos que hoy lo apoyan, entre ellos  mayoritarios como el de los amigos del Gobernador, lo dejen solo y terminen en otra campaña…

Estoy convencido de que no. Los veo jugados y no solo ese grupo, sino otros. Los veo convencidos y seguros de que aquí hay una opción.

Su gran debilidad es su gestión como Secretario de Gobierno, donde le tocó una época crítica y  quedó  la sensación de que no hizo nada. ¿Cómo va a hacer para convencer a la gente de que sí puede ser un buen alcalde? 

Se hicieron cosas y podríamos hacer un listado de ellas, en especial las que eran para mejorar la convivencia, como la iluminación de parques y zonas verdes, que  ha sido exitosa. También mejorar la tecnología y la  movilidad  de la Policía, el trabajo con jóvenes en alto riesgo.  Cometimos un error, que no solo fue mío sino de la Administración: no publicitar lo que estábamos haciendo. 

Pero más allá de lo que hicimos, ahí están los resultados de las cifras: vamos para  año y medio de reducción constante de homicidios. Si se  siguen los resultados del plan de seguridad y convivencia que yo diseñé, podemos estar terminando el año con una tasa de homicidios de 64 por 100.000 habitantes, que sería históricamente la más baja. 

Diría que mi paso por la Secretaría de Gobierno, antes que ser una debilidad, es una fortaleza, porque conozco como el que más, por lo menos en el escenario de los actuales candidatos, la complejidad del tema de seguridad  y convivencia en Cali. Ya le puse el pecho durante dos años y medio con unos resultados que nadie puede decir que sean malos porque ahí están y son buenos.  En  seguridad, lo que hicimos y se ha hecho en esta Administración es una primera fase, vamos a entrar en la segunda, donde estoy proponiendo, en materia de soluciones, trabajo social con jóvenes en alto riesgo. Hay que intervenir a esos muchachos con un plan integral, que tengan apoyo sicosocial, involucrar a  la familia y ayudarles a construir un proyecto de vida. Cuando vean que hay una opción de futuro, automáticamente cambia esa situación de violencia.

Usted no ha ganado una elección, ¿teme ser derrotado otra vez?

Cuando uno se somete a esto, puede haber esa posibilidad, pero estoy mentalizado para ser alcalde de Cali.  Aspiro a ganar, la tercera es la vencida.

¿Haber sido secretario del actual Gobierno Municipal le suma o le resta? 

Tengo una  admiración y respeto por  Rodrigo Guerrero. Ha hecho cosas muy buenas, que  es lo que  nos va a permitir hacer una excelente alcaldía, pero se cometieron algunos errores por los cuales hay  una opinión que le ha castigado. Esos errores  hay  que remediarlos. Lo  primero es el transporte público, creo que se debe integrar.  También el sistema de movilización en el corredor verde, ahí debe ir la primera ruta del Metro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad