Katherine Gross, una mujer hecha para la ciencia

Marzo 12, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya S. /Reportera de El País
Katherine Gross, una mujer hecha para la ciencia

Katherine Gross es egresada del Colegio Santa Dorotea, hizo su pregrado y su magíster en física en la Universidad del Valle y luego obtuvo su doctorado en la Universidad de Bochum, en Alemania.

Esta científica fue destacada por sus aportes para el desarrollo de dispositivos tecnológicos cada vez más pequeños y veloces.

Repartir sus días entre su hija de 4 años, atender las inquietudes de sus estudiantes de Univalle y darse a la tarea de descubrir las propiedades de materiales que puedan aplicarse al mundo de la informática en el diseño de nuevos dispositivos, son actividades que copan la agenda de Katherine Gross, la física caleña reconocida con el premio ‘Mujeres para la Ciencia’.Ella hace parte del selecto grupo de mujeres distinguidas por L’Oréal y la Unesco, quienes establecieron un programa para promover el papel de la mujer en la ciencia en todo el mundo. Gross, junto a Ana María Aldana, científica bogotana, fueron elegidas a finales de 2014 entre más de 40 candidatas.El proyecto de Gross, denominado ‘Estudio de las propiedades magneto - eléctricas de películas delgadas y en nano estructuras de las aleaciones Heusler Co2MnGe (Cobalto2, manganeso, germanio) y Co2MnSi (Cobalto2, manganeso, silicio)’ recibió una beca con un presupuesto de US$10.000, que le permitirá seguir adelante con la investigación.Pero, ¿cuál sería el aporte de este estudio a la vida real? “Consiste en buscar materiales que presenten más eficiencia en procesos de transferencia de datos o capacidad de memorias. Los materiales con los que voy a trabajar han mostrado propiedades relevantes que los hace óptimos y muy buenos candidatos para hacer dispositivos a escala nanométrica”, explica la Gross. En palabras más aterrizadas: su estudio podría dar aportes para el desarrollo de dispositivos tecnológicos cada vez más pequeños y veloces.El monto recibido “es un apoyo para la ejecución de un proyecto en un término de doce meses. En mi caso permitirá la sustentación de medidas, hacer de traslados y/o alquiler de equipos que aún no están a disposición en el país, así que se requieren de convenios internacionales con otros grupos para hacer los estudios correspondientes”.Además, necesita aliados y para ello debe contar con un equipo de investigación, en este caso integrado por miembros del grupo de películas delgadas de la Universidad del Valle, también del Centro de Excelencia en Nuevos Materiales (CENM). “Este será un proyecto a nivel nacional de investigación. Con todo esto tendré herramientas para mi postdoctorado, porque ser postdoctora en Colombia es un privilegio”.Pero la distinción para Gross no es solamente por tener un proyecto interesante y de impacto, sino que también es un reconocimiento a una carrera académica marcada por la excelencia, ya que uno de los prerrequisitos para ser elegida era tener un promedio por encima de 4.0 en el pregrado y en la maestría. Gross, durante su pregrado en Física en Univalle se becó, y su dedicación también se reflejó durante su maestría y luego en su doctorado en la Universidad de Bochum, en Alemania. “Para ganarme esta beca necesité tener una buena historia académica. Son becas muy selectivas en las que miran haberse forjado y destacado en lo académico”.Ciencia para todosCon 34 años, la meta de Katherine Gross también es fomentar la investigación en el país. “Me interesa generar inquietud y capacidad científica en los estudiantes. Aquí en Colombia, hay otras condiciones para investigar muy diferentes a las que tuve en Alemania, donde todo estaba a mi disposición. Aquí todo va a otro ritmo y quiero experimentarlo y vivirlo”.A esta investigadora también le interesa que niños y jóvenes entiendan que “la ciencia no está solo en los laboratorios, está en la vida cotidiana, está en la puesta de un sol, en el firmamento, en nuestro entorno”.Con su hija de 4 años, hace la tarea de explicarle cada uno de los fenómenos del día y manifiesta que el reto es “desde la primaria y el bachillerato inculcarle a niños y jóvenes la metodología del método científico, del método de observación. Hoy se nos ha olvidado observar la naturaleza, la dinámica de la vida. Hay que tener más espacio para observar y hacer conjeturas sobre los procesos de la naturaleza”.Cuenta que durante su paso por el colegio la física era poco atrayente pero que el reto para los maestros de hoy es “mostrar que el conocimiento de la ciencia es de caracter fundamental para entender el mundo”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad