Joyas históricas de la ciudad, amenazadas por el abandono

default: Joyas históricas de la ciudad, amenazadas por el abandono

Barrotes de madera, paredes hechas con bloques de adobe y pisos de piedra, ladrillo y tablón recogen las vivencias de los vallecaucanos hacía los siglos XVII y XVIII.

Joyas históricas de la ciudad, amenazadas por el abandono

Octubre 27, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Barrotes de madera, paredes hechas con bloques de adobe y pisos de piedra, ladrillo y tablón recogen las vivencias de los vallecaucanos hacía los siglos XVII y XVIII.

Barrotes de madera, paredes hechas con bloques de adobe y pisos de piedra, ladrillo y tablón recogen las vivencias de los vallecaucanos hacía los siglos XVII y XVIII.En Cali existen tres haciendas que se han convertido en un importante patrimonio cultural. Piedragrandre, Arroyohondo y Cañagordas son tres lugares emblemáticos donde reposa parte de la historia del departamento del Valle.Sin embargo, a pesar de su valor histórico y arquitectónico, una de ellas, la Hacienda Cañasgordas está a punto de colapsar.A diferencia de las Haciendas Piedragrande y Arroyohondo, que fueron adoptadas una por el Colegio Franciscano Pio XII y la otra por la Fundación Hispanoamericana para ser reconstruidas, la Hacienda Cañasgordas es hoy una estructura carcomida por el abandono.El tiempo se ha convertido en el principal enemigo de La Casona, como también se le conoce, pues la lluvia ha debilitado la estructura que por más de 300 años ha logrado sostenerse. “Cada día la amenaza de caer está más cercana. No es posible que esta joya se pierda así”, señaló Benjamín Barney, arquitecto experto en el tema.El trapiche está destruido. Desde hace dos o tres años se fue cayendo por partes. La humedad ha ido desmoronando las paredes hechas de ladrillo pegados con barro y el techo simplemente desapareció.La tierra y la maleza se apoderó de este lugar, que hasta hace 20 años fue como dicen los historiadores algo “hermoso”. “Da tristeza ver cómo se dejan en el abandono estructuras que han marcado la historia de Cali. Es necesario declarar la urgencia manifiesta para poder iniciar los trabajos de recuperación”, manifestó Nicolás Ramos, presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas.Ante esta situación de abandono y deterioro surge la pregunta: ¿qué está haciendo el gobierno para preservar este patrimonio?. A pesar de los años de lucha que lleva la Fundación Eusebio Velasco Borrero para lograr la restauración de La Casona lo cierto es que el Estado ha actuado muy poco a favor de ella. “El Municipio hizo un aporte de $800 millones, que en este momento están depositados en Infivalle. El año pasado se abrió por primera vez la licitación, pero los proponentes no estaban de acuerdo con el presupuesto oficial, entonces el Municipio declaró desierto la licitación”, explicó Ignacio Guerrero, miembro de la Fundación Eusebio Borrero Costa. Según María Inés Narváez, del departamento jurídico de la Secretaría de Cultura “de aquí al 10 de diciembre se debe adjudicar la licitación para hacer el reforzamiento estructural de la casa para que no se caiga. La Secretaría de Cultura hizo saber que es “importante que se recupere estas estructuras, no sólo por ser un símbolo histórico, sino porque va ayudar en la parte turística de la ciudad”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad