Joven taxista caleño fue asesinado en Chile por presunto caso de racismo

Joven taxista caleño fue asesinado en Chile por presunto caso de racismo

Abril 06, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Joven taxista caleño fue asesinado en Chile por presunto caso de racismo

caleño Wilson Alberto Quintero, de 22 años, en compañía de su esposa, Paola Andrea González, y su hijo adoptivo. El joven fue asesinado el viernes 31 de marzo.

Wilson Alberto Quintero, de 22 años, trabajaba en Chile desde hace tres meses como ayudante de construcción. Habría sido apuñalado en un bus.

Un día antes de emprender su viaje de regreso a Cali, para reencontrarse con su esposa e hijos, Wilson Alberto Quintero (de 22 años) fue asesinado en Chile, en un presunto ataque racista. El hecho ocurrió la noche del viernes 30 de marzo, luego de que el joven, quien se desempeñaba como taxista en la capital del Valle, tuviera una discusión con dos chilenos en un bus de servicio público, en la ciudad de Santiago. Según cuenta su esposa, en el vehículo dos hombres empezaron a gritarle, con tono despectivo, “negro”. “Lo insultaron por su color de piel y entonces empezaron a la pelear”. Luego de discutir con los dos chilenos, Wilson se bajó del bus en las avenidas Santa María y Recoleta, en el sector céntrico de la capital, donde fue abordado por otro hombre que también viajaba en el vehículo. El atacante le propinó varias heridas con arma blanca, de las cuales una penetró en el tórax del costado derecho. El joven murió mientras era trasladado a un centro asistencial. De acuerdo con el Diario La Tercera de Chile, esa misma noche las autoridades arrestaron al asesino del caleño, quien fue identificado como Óscar R. D., de 48 años. La Policía de este país aún investiga los móviles del crimen. Sin regresoPaola Andrea González, quien desde hace cuatro años vivía con Wilson, recuerda que el jueves 29 de marzo, un día antes de morir, el joven le prometió que el sábado 31 emprendería su viaje de regreso a Colombia. En esa conversación, le dijo que la amaba y que ya no soportaba un día más sin verla ni abrazarla. “Desde hace días él estaba reuniendo lo del pasaje de regreso porque no le estaba yendo bien y extrañaba mucho a su familia”, relató Paola Andrea, de 21 años. Wilson tenía un hijo de dos años y era el padre adoptivo del niño de su pareja, de seis años. Hace tres meses decidió dejar su empleo en una empresa de taxis de la ciudad, para viajar a Chile, donde esperaba conseguir un mejor empleo. “Como su mamá vive allá hace varios años, él se fue con un tío a ver si podía ganar más dinero y así darnos una mejor vida a mí y a sus hijos”, contó Paola. El taxista caleño obtuvo un trabajo en construcción, pero el sueldo no era el esperado, por lo cual decidió volver a la capital del Valle. Su viaje por tierra iniciaría el pasado sábado y sus familiares esperaban su regreso ayer en la madrugada. “Ya habíamos hecho muchos planes para recibirlo. Le pensaba tener su comida preferida y una bienvenida con bombas y todo”, dijo su esposa. A Paola Andrea le pareció extraño que Wilson no la llamara el viernes en la noche, pero supuso que estaba ocupado con los preparativos del viaje. Solo hasta la madrugada del sábado recibió la llamada del tío de su esposo, quien le informó lo sucedido. “No lo podía creer. Él era un hombre tranquilo que no metía con nadie. No entiendo cómo una persona pudo quitarle la vida solo por ser negro. Que Dios lo perdone por esa injusticia”, dijo con tristeza la joven.Aún esperan su cuerpoLa familia de Wilson aún no ha trasladado su cuerpo hasta Colombia debido a la falta de dinero para realizar la diligencia, que tiene un valor superior a los $8 millones.Paola Andrea, quien vivía con Wilson y su hijo en el barrio Manuel Beltrán, dice que su suegra está adelantando gestiones en Chile para obtener un apoyo económico. “Solo pedimos que nos ayuden, pues no es justo que no tengamos ni siquiera dinero para enterrarlo en su ciudad”. El jefe del sindicato de taxistas en Cali, Jhonny Rangel, indicó que el gremio está adelantando con una campaña para ayudar a la familia de su ex compañero. “No es posible que luego de ocho días de haber muerto, su cuerpo siga en Chile”. Rangel anunció que se comunicará con la Cancillería de Colombia para que, a través de la embajada en Chile, realice los trámites de traslado del cuerpo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad