"Jorge Iván Ospina es un mentiroso", dice María del Pilar Rodríguez, presidenta de Metrocali

"Jorge Iván Ospina es un mentiroso", dice María del Pilar Rodríguez, presidenta de Metrocali

Junio 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón | Editora de Entorno de El País

Presidenta de Metrocali, María del Pilar Rodríguez.

La presidenta de Metrocali asegura que los $6825 millones adelantados al contratista de la Terminal Calima, que están embolatados, no los entregó esta Administración.

El MIO es noticia todas las semanas. Esta, especialmente, vuelve a ocupar los titulares debido a que se volvió a agitar una de las historias más criticadas de la contratación que haya hecho Metrocali, tras la cancelación unilateral de un contrato del que se adelantaron $6825 millones, pero que nunca se ejecutó (la construcción de la Terminal Calima). Otro tema que se ha vuelto recurrente es la avalancha de quejas de los usuarios por las extensas esperas a las que se están viendo sometidos en algunas rutas. En diálogo con El País, María del Pilar Rodríguez, presidenta de Metrocali, explicó por qué ni siquiera se ha podido hacer efectiva la póliza de dicho contrato para rescatar el adelanto entregado por la Terminal Calima. También dijo que los problemas en las frecuencias se deben a que los operadores no están sacando todos los buses a las calles y afirmó que las sanciones a estas empresas no se han podido aplicar.La pregunta principal que se hacen hoy los usuarios es ¿qué está pasando con los tiempos del sistema? Hay esperas superiores a 40 minutos por un bus en una troncal...En las últimas semanas hemos tenido un mayor número de incumplimiento de los operadores (dueños de los buses) y eso tiene mucho que ver. Pero hemos tomado medidas importantes para reducir los tiempos de viajes desde la planeación de las rutas y la operación. Eso se nota en la retroalimentación. Los timbres han sido muy positivos.¿Exactamente cuáles han sido los incumplimientos?ETM tiene 146 buses vinculados y hay días en los que salen solo 70. Unimetro tiene días en los que de los 120 buses saca 90. Blanco y Negro cumple mucho mejor sus tareas y GIT normalmente lo hacía, hasta el martes, cuando incumplió con 20. Tenemos un sistema diseñado para 911 buses que hoy en día está planteado para salir con 700, pero que puede tener días de 650. El lío con los operadores no es nuevo (ellos aseguran que atraviesan por una crisis económica que afecta su capacidad de operación) y Metrocali también viene diciendo que se están tomando medidas y que se aplican sanciones. ¿Entonces cuál es la salida?La única forma de hacerlos cumplir es multándolos por los incumplimientos. Desafortunadamente por un problema jurídico Metrocali tiene las manos muy atadas para poder poner esas multas. Eso lo vamos a cambiar, estamos tratando de hacer una modificación de mutuo acuerdo a los contratos en su parte sancionatoria y de incentivos. Ya les hemos planteado un cronograma a los operadores de cuatro semanas. Si en ese tiempo no se llega a un acuerdo hago una modificación unilateral del contrato y empiezo a hacer efectivas las multas. ¿O sea que las sanciones que se han anunciado para los operadores por incumplimiento no se han aplicado?No quedan en firme después del debido proceso de audiencias y aclaraciones de las multas. Y no quedan en firme porque cuando se firmó el contrato, en el 2006, no existía una ley clara sobre la capacidad de una entidad estatal de poner multas unilateralmente. En el 2007 sale un concepto que dice que sí se puede, pero para los contratos anteriores a esa fecha solo es viable si en el contrato está expresamente estipulado.Las multas que se han puesto hasta ahora son un canto a la bandera...Pues se imponen, pero Metrocali no puede dejarlas en firme si el operador no está de acuerdo. ¿Pero es la única causa de los problemas de servicio? En lo que tiene que ver con las esperas el tema es de flota. Inciden en algunos sectores los trancones y hay muchas otras razones por las que un usuario no se monta: los obstáculos para recargar la tarjeta, temor a usar el sistema, la competencia de los colectivos y piratas, desinformación, etc.Ustedes crearon la fórmula de los buses naranja (tradicionales que salieron de servicio y son adaptados al MÍO) para justamente reforzar la flota. Ha sido una medida nada efectiva, pues planearon 200 y solo tienen 6...Todos subestimamos la agilidad con la que vincularíamos los buses naranja y el nivel de mantenimiento que tendrían. Creo que habrá 40 para empezar a operar. De todas formas ha sido una buena y necesaria medida. ¿Cuándo se va a concretar el ‘salvavidas’ de la Nación de $90.000 millones para los operadores?Esperamos tener el Conpes para el 18 de junio. Es un mecanismo complejo y muchos no lo entienden. No es que la Nación entregue ese dinero. Lo que se hace es tener un Conpes que le permite a Metrocali invertir en los patios del sistema (lo que antes no era posible). Al hacer eso y coger la plata del convenio de cofinanciación para comprar esos patios, libero el 3,5 % de la tarifa y esos recursos se convierten en garantía de crédito para los operadores. Entonces no es una medida que ayude a superar la crisis inmediata...No creo que sea a largo plazo, en cuestión de dos o tres meses podría estar lista. Lo más complejo es el Conpes y en eso estamos. Ahora necesitamos a los operadores y a los bancos. Es muy importante contar con ellos. O todos ponemos y sacamos adelante al MÍO o nadie pone y el sistema entra en crisis y la que pierde es la ciudad.¿En realidad puede llegar el momento en que los operadores se ‘revienten’ y un día no saquen nada de su flota?Podría ser, según lo que me dicen puede pasar en cualquier momento. Tenemos planes de contingencia para que un día no salga uno o el otro. Pero por más plan de contingencia que tenga, ese día va a ser un caos, porque no tengo 300 buses guardados en un patio que los pueda sacar. Es una responsabilidad de los operadores sacar los buses. Que ellos y nosotros fallamos en nuestras predicciones, puede ser. Pero, por la razón que sea, esta es la situación que tenemos y ellos necesitan tener los recursos para salir adelante.Pasando al tema de las obras, la cancelación unilateral del contrato con Hafira Ve Hatziva (que se quedó con el adelanto de $6.825 millones de la Terminal Calima y no hizo nada), uno se pregunta qué otras ‘sorpresas’ de este tipo tiene Metrocali... Muchas, aunque no de este nivel. Para mí este caso es de simple mala planeación, malas decisiones tomadas por Metrocali en su momento. En el caso de Calima el contratista se demoro año y medio en traer la garantía bancaria, algo que según el contrato debe tomar 20 días y si no se otorga al segundo aspirante. Son decisiones que uno no se explica. Ahí uno se pregunta qué intereses tenía alguien en que ese contrato siguiera vigente. El Miocable es un caso donde se contrató una obra por $12.000 millones, que a todas luces vale más, ¿entonces por qué arrancamos una obra sin recursos y sin los predios? La Troncal de Aguablanca podría ser una de las más caras del país...¿La falta de planeación le está pasando la factura a Metrocali?Sí. Así como la debilidad institucional y la capacidad de tomar decisiones técnicas en su momento. Tenemos obras como la pretroncal 121, donde el contratista se quebró, no la terminó, no hizo la ciclorruta de la Comuna 21 y Metrocali nunca tomó una acción. Ahora estamos demandados por el contratista. El manejo de la parte de construcción en Metrocali ha sido bastante pobre desde la planeación de las obras. ¿La plata del adelanto de la Terminal Calima se perdió?Espero que no. Hasta el momento está perdida, bien embolatada, está en Israel. He hecho todo lo que está a mi alcance para recuperarla. Hicimos efectiva la garantía de buen manejo del anticipo y por una ‘leguleyada’ de la garantía que Metrocali aprobó en su momento erróneamente no se pudo recuperar esa plata. ¿Cuál es la ‘leguleyada’?Que en la garantía, que ni siquiera era en español, se especificaba que para que fuera efectiva (era de un banco israelí), los recursos del anticipo tenían que consignarse en la cuenta en Israel de dicho banco y esa garantía se hizo a través del Banco de Bogotá en Colombia. Los recursos se consignaron en la cuenta Bogotá, cuando se hizo efectiva la garantía el de Bogotá se comunicó con Israel y dijo: los recursos nunca me llegaron. Es decir, no se cumplió con el proceso de que los recursos se hubieran manejado desde el banco de Israel. Es que Metrocali nunca ha debido haber aceptado una garantía en esas condiciones, ¡cómo íbamos a mandar los recursos a Israel!¿Quién es el responsable de dejar perder los $6825 millones?Eso le corresponde a todas las ‘ías’, que hagan algo al respecto, que definan quién dejó perder esos recursos. Tengo mi conciencia tranquila, más no he podido hacer.El exalcalde Jorge Iván Ospina convocó a través de su cuenta de Twitter a que se investigue quién autorizó ese adelanto y dijo que lo había hecho esta administración...Eso es falso, es un mentiroso. El anticipo se entregó el 24 de marzo del 2009 y en ese momento Luis Eduardo Barrera era el presidente de Metrocali (Vea las cuatro páginas del contrato en la parte derecha al inicio de esta nota).

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad