Investigan muerte de niña de 4 años que se ahogó con una pepa de mamoncillo

Noviembre 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El hecho sucedió en la noche de este miércoles en el barrio la Nueva Base, al oriente de Cali. Este es el primer caso que se presenta en la ciudad en lo que va de este 2016.

La Secretaría de Salud Municipal abrió una indagación para establecer las condiciones del fallecimiento de una menor de cuatro años, tras ahogarse al ingerir una semilla de mamoncillo.

El caso se registró el pasado miércoles en la noche en un parque del barrio la Nueva Base, al oriente de Cali. Allí, la menor paseaba con su padre, quien le dio a comer el fruto. Sin embargo, luego de ingerir la semilla, la niña no pudo seguir respirando y se ahogó.

A pesar de que médicos del Hospital Joaquín Borrero trataron auxiliar a la menor, cuando esta llegó al centro de salud, no tenía signos vitales.

De acuerdo con el secretario de Salud Municipal, Alexander Durán, este es el primer caso de muerte por ahogamiento en menores de edad en lo que va del 2016.

“Los niños son sujetos de protección especial, por lo que tenemos que esperar los resultados de la autopsia para establecer si la niña fue víctima previamente de maltrato o  si hay signos de desnutrición, probablemente estemos ante un caso distinto a un accidente casero. Todo esto será objeto de revisión”, advirtió el funcionario.

Durán indicó que “es muy frecuente que en los servicios de urgencias haya consultas por niños que consumen cuerpos extraños, pero las muertes son extrañas. En estos casos debe haber mayor responsabilidad por parte de los padres para evitar estos accidentes que son prevenibles desde todo punto de vista”.

Según el cirujano pediatra del Centro Médico Imbanaco, Pedro Villamizar, cada dos semanas se atienden entre cuatro y cinco niños con casos de ingestión de objetos extraños (aquellos que el menor consume y llegan a su sistema digestivo). Por eventos de aspiración (cuando los objetos bloquean las vías respiratorias), se recibe un caso por semana.

Entre  los objetos que más ingieren los menores, ante un descuido de los padres de familia, están  monedas, agujas, alfileres, tapas, anillos, aretes, pastillas, tuercas, semillas, canicas, puntillas, partes de juguetes e, incluso, pilas.

“Los casos de broncoaspiración son menos frecuentes, pero cuando los cuerpos extraños obstruyen la luz de las vías respiratorias y no permiten que entre oxígeno a los pulmones, no solo los niños se pueden morir por asfixia sino quedar con secuelas neurológicas severas”, dijo Villamizar.

Pero, ¿qué hacer cuando un menor presenta una urgencia por la obstrucción de sus vías respiratorias? 

El Cirujano Pediatra del Centro Médico Imbanaco recomienda practicar la maniobra de Heimlich  en estos casos, con el fin de desobstruir el conducto respiratorio y expulsar el objeto vía oral.

[[nid:592998;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/11/grafico_ahogados.jpg;full;{}]]

“Esto se debe hacer en cuanto se vea que el niño no puede hablar, presenta enrojecimiento o se lleva las manos al cuello, porque después de tres o cuatro minutos con el objeto taponando la traquea, el menor puede fallecer. Para evitar todo, lo padres y acompañantes deben tomar acciones preventivas y ponerles mucho  cuidado a los niños menores de ocho años y no facilitarles o dejar a la mano objetos que los puedan afectar, pues son los que más riesgo tienen de broncoaspirar”, explicó el especialista.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad