Investigan hechos en que resultaron heridos reclusos en El Buen Pastor

Abril 16, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

Los menores afectados fueron llevados al Hospital Universitario del Valle donde son atendidos por las quemaduras que sufrieron en el 70% de su cuerpo.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar adelanta el proceso de verificación de derechos de los dos jóvenes que resultaron heridos luego de provocar un incendio en el Centro Especializado El Buen Pastor, donde cumplían las sanciones penales impuestas por un juez del Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes. El hecho se presentó en la tarde de este martes, cuando 22 jóvenes intentaron iniciar un motín, arrojando un colchón encendido a uno de los educadores, quien inmediatamente activó las alertas y emprendió las medidas para controlar la conflagración. Según las primeras indagaciones, algunos de ellos bloquearon la entrada del módulo de atención con un colchón y se cubrieron con otro para esquivar las llamas. Esto obstaculizó el control del incendio y provocó heridas de segundo y tercer grado a los dos jóvenes, quienes fueron llevados al Hospital Universitario del Valle, donde fueron intervenidos quirúrgicamente. Voceros del HUV indicaron que debido a la gravedad de sus heridas los jóvenes se encuentran en delicado estado de salud por lo que tuvieron que ser ingresados a la unidad de Cuidados Intensivos. “Hemos recibido información de que los jóvenes, de 17 y 19 años, tienen quemaduras en más del 70% de sus cuerpos y han sido sometidos a varias intervenciones quirúrgicas en aras de su recuperación”, informó el Director Regional del Icbf en el Valle, Jhon Arley Murillo. El Director Regional aclaró que el hecho configura un caso de responsabilidad única de los jóvenes e informó que una comisión del Icbf atiende los efectos de la situación, investiga si los protocolos de seguridad para estos casos se aplicaron correctamente y acompaña la investigación de las autoridades al operador del Sistema en este centro especializado. “Es preocupante que los adolescentes no sean conscientes del daño que pueden provocar cuando actúan de forma violenta contra quienes supervisan su comportamiento en estos centros, poniendo en riesgo sus propias vidas y las de sus compañeros”, dijo Murillo. El Icbf espera la evolución favorable de la salud de los jóvenes afectados. Mientras tanto, brinda acompañamiento y apoyo a sus familias, a través de un equipo psicosocial del Centro de Formación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad