Intolerancia, la principal causa de las peleas en Cali

Intolerancia, la principal causa de las peleas en Cali

Febrero 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Intolerancia, la principal causa de las peleas en Cali

La intolerancia ha aumentado las cifras de riñas y lesiones en Cali.

Cada fin de semana, la Policía atiende 900 llamados por altercados. El domingo en la madrugada, según las estadísticas es el día más crítico.

Intolerancia. Esa es, según las autoridades, la principal causa de las riñas en Cali. Una mirada extraña, un comentario mal hecho o un simple malentendido puede desembocar en uno de los 900 altercados que atiende en promedio la Policía cada fin de semana.El consumo de licor, la falta de educación sobre la importancia del diálogo y del respeto hacen que los caleños prefieran recurrir a la violencia para solucionar sus conflictos. Así se evidenció la semana pasada, cuando más de 200 jóvenes se enfrentaron en Juanchito, luego de salir de una ‘miniteca’. La ley del más fuerte Como dice un habitante de la comuna 15, en Cali “un malentendido cualquiera puede terminar a los golpes”. Hace unas semanas, un niño salió a jugar con su pelota en la calle y, sin intención, quebró la ventana de la casa de un vecino. El hombre, disgustado, regañó al menor delante de su padre, lo que ocasionó una pelea entre los dos. Los ánimos subieron y las dos familias salieron a la calle. Las esposas se sumaron a la discusión y se agredieron físicamente. “Se golpearon, se aruñaron, hasta se ‘mechonearon’”, contó un testigo del hecho y agregó que “aprovecharon para desahogarse por problemas que venían de atrás y que salieron a relucir por el accidente del niño”. Esta escena se repite diariamente en la ciudad, por lo menos un centenar de veces. Tan sólo en el Distrito de Aguablanca, la Policía atiende en promedio 550 riñas los fines de semana o días festivos.Sin embargo, las cifras no corresponden a la realidad porque, como explica el mayor Andrés Felipe Chacón, comandante del Distrito 4, “muchas veces las personas no denuncian porque no pueden, o porque no les conviene”.Carlos Cuero, líder de la comuna 15, asegura que los domingos en la madrugada es el momento más difícil en este sector de la ciudad. “Desde el viernes en la noche, cuando hay más gente en la calle, se presentan más hechos violentos”, dijo. Por su parte, el mayor Chacón aclaró que un número importante de las riñas se inicia al interior de las residencias. Esto reafirma que, por lo general, son problemas entre amigos o familiares cuando consumen alcohol.Aunque los expertos coinciden en que los niveles de intolerancia en la ciudad son altos, afirman que el licor sirve de detonante en las disputas, lo cual se ve reflejado en el aumento de los casos los fines de semana. De un promedio de 80 riñas atendidas entre lunes y miércoles por las autoridades, se pasa a casi 300 casos diarios de viernes a domingo, según el general Fabio Alejandro Castañeda, comandante de la Policía. El personero de Cali, Manuel Torres, informó que estos hechos violentos se presentan con mayor frecuencia en las comunas 13, 14, 15, 18 y 21. Sin embargo, aclaró que la intolerancia no es exclusiva de estos sectores de la ciudad. En otros lugares, como los alrededores de la Loma de la Cruz, decenas de jóvenes se citan para enfrentarse con piedras y palos. “Especialmente los viernes, más o menos a las 10:00 p.m., los muchachos se hacen a lado y lado de la Quinta y pelean hasta que llega la Policía. Luego salen corriendo”, aseguró un habitante del barrio Libertadores. Un problema de educación La directora del Instituto Cisalva de la Universidad del Valle, María Isabel Gutiérrez, advirtió que las riñas no son un “problema sólo de Cali. Es un asunto de convivencia que se ve en todas las ciudades del país. No es que los caleños sean más agresivos”.Gutiérrez explicó que en capitales como Bogotá este tipo de situaciones han disminuido porque “ha habido una intervención grande en cultura ciudadana, donde se enfatizan las normas de convivencia como el respeto, la tolerancia y el valor de la vida”.Los expertos coinciden en que uno de los principales problemas en los sectores deprimidos de Cali es la falta de escolaridad de los jóvenes y la creencia de que los problemas se arreglan a la fuerza. “No somos capaces de solucionar conflictos a través del diálogo. Hay que hacer una campaña de concientización con los jóvenes para que no resuelvan sus problemas violentamente”, afirmó el personero de Cali. El funcionario agregó que los fines de semana se incrementa la intolerancia, porque “no hay control de la Ley Zanahoria en las casas. Entonces en los barrios se consigue licor hasta el amanecer, lo cual vuelve a la gente violenta”. Para el general Castañeda la solución no es más agentes de la Policía en las calles, sino la prevención. “Si todos hacemos una campaña por la solidaridad y la tolerancia, lograremos reducir estos hechos violentos los fines de semana”, dijo el oficial. Reducción en homicidios Durante el consejo de seguridad que se llevó a cabo ayer en la Alcaldía de Cali, las autoridades anunciaron una reducción del 25% en el número de homicidios entre el 1 y el 19 de febrero del 2012, es decir, 71 casos menos que en el mismo periodo del año pasado. El general Fabio Alejandro Castañeda, comandante de la Policía en la ciudad, explicó que esta reducción se debe a “una acción coordinada de la Fuerza Pública y a que hemos logrado recuperar la coordinación entre los diferentes organismos de seguridad de la ciudad”. El oficial aseguró que “en el caso de las lesiones comunes, se está reduciendo de manera significativa la utilización de armas de fuego y armas blancas. Sin embargo, faltan las armas contundentes, asociadas con deseos de venganza y consumo de licor”.Igualmente, las autoridades afirmaron que el toque de queda para menores ha “cumplido su función en horas de la noche, especialmente en la comuna 18, donde se nota una disminución de los hechos violentos en las últimas tres semanas”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad