Inspirador mensaje de monseñor Darío de Jesús Monsalve en el Sermón de las Siete Palabras

Inspirador mensaje de monseñor Darío de Jesús Monsalve en el Sermón de las Siete Palabras

Marzo 26, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

En la noche de este Viernes Santo, monseñor Darío de Jesús Monsalve dirigió un enérgico e inspirador mensaje durante el Sermón de las Siete Palabras.

En la noche de este Viernes Santo, monseñor Darío de Jesús Monsalve dirigió un enérgico e inspirador mensaje durante el Sermón de las Siete Palabras.  Padre, perdónalos porque no saben lo que hacenTodos quedamos incluidos en el marco del perdón. Incluidos no quiere decir dispensados, sino invitados  y predestinados al Reino de los Cielos. Incluidos quiere decir ‘no condenados’ y esta gracia de la paternidad amorosa de Dios se extiende a todos los seres humanos. El Jesús de la Primera Palabra no juzga ni condena, pero sí compromete.  “No saben lo que hacen”, dice, y es por eso que  tenemos que llegar a saber qué es lo que hacemos. El de Jesús  es el llamado a la conciencia colectiva... Todos debemos cumplir nuestra parte en el despertar de la conciencia. Debemos llegar al final de la conciencia narcotizada. Hoy estarás conmigo en el paraísoLas casas de pique y  las motosierras  son el manual de prácticas macabras de algunos para intentar sepultar la memoria de sus víctimas. Son homicidas implacables que no quedan conformes ni siquiera con la muerte a secas.  “Acuérdate de mi cuando estés en tu reino” es la petición de quien no ve más futuro y encuentra en Jesús a aquel que tiene la llave de la historia, la victoria sobre la muerte, la dimensión indestructible. Ante el horror, Jesús es la razón que nada ni nadie puede arrebatarnos.  Mujer, he ahí a tu hijoEl hombre es protector de lo femenino y ambos, hombre y mujer, protectores de la vida y anunciadores de un Jesús completo. La gente está volcada al espectáculo del balompié en los horarios que deberían estar dedicados a la espiritualidad. Hay un  uso oportunista de los días santos, en pro de un partido. Dios mío, por qué me has abandonadoOrar es tener la certeza de que no estamos abandonados a nuestra propia suerte. Los invito a leer todos el Salmo 22 y a recitarlo con Jesús, por todos los que están hoy, en todos los rincones del mundo, atravesando la noche del dolor y el  terror.  Jesús es forzado a beber vinagreJesús es aquí el necesitado, el sediento, el desnudo, el destechado, el encarcelado. El pobre es el lugar de encuentro con Jesús, alimentar al que tiene hambre es alimentar a Jesús, acoger al extranjero es acoger a Jesús. Todo está consumadoEl consumismo nos lleva a vivir del instante, sin proyecto de vida ni un plan de santidad. No caigamos en la sociedad de las cosas desechables. Que al final de la vida podamos decir:  “Hemos cumplido la tarea que nos has encomendado”. En tus manos encomiendo mi espírituJesús nos lanza hacia la dimensión eterna. Podemos acceder a ella a través de los sacramentos. Volvamos nuestro espíritu humano hacia ese Espíritu Santo que Jesús exhaló sobre la Iglesia.   

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad