Informe exclusivo: los genios de Cali que han dejado huella mundial

Informe exclusivo: los genios de Cali que han dejado huella mundial

Agosto 23, 2015 - 12:00 a.m. Por:
José Luis Carrillo Sarria | Reportero de El País
Informe exclusivo: los genios de Cali que han dejado huella mundial

El año pasado el caleño Juan David Galindo ganó el premio ‘Good design award’, otorgado por el ‘Chicago Athenaeum Museum of Architecture and Design’ por sus ‘Headfoams’, unos audífonos indestructibles para niños. El producto generó récord de ventas en Amazon el pasado diciembre. También tiene limitador de decibeles.

En el último lustro aumentaron las solicitudes de patentes de la región e inventores locales comenzaron a ser galardonados internacionalmente. Expertos dicen que universidades están estimulando ideas prácticas.

En Cali la innovación tecnológica y la inventiva no son un  cuento. Aquí está la  universidad con mayor número de patentes del país, la del Valle,  y de los semilleros de investigación brotan talentos galardonados en el exterior. Basta con nombrar a Juan Nicolás Suárez, premiado por Chivas Regal gracias a su desarrollo de nuevos materiales con cascarilla de café o Pablo Calderón, quien ganó la convocatoria  juvenil de la firma Bayer por convertir plástico en combustible. La lista de inventos es nutrida. En el Icesi desarrollan una bicicleta inteligente para mejorar la seguridad de los pedalistas y en la Universidad Santiago de Cali una mano robótica, de bajo costo, se constituye en una  oportunidad para quienes no tengan o perdieron sus extremidades superiores. “La gran fortaleza de las universidades de Cali es que dejaron de teorizar y pasaron a la práctica,  estimulan a sus estudiantes a ejecutar  ideas. Antes los ingenieros salían de las facultades para repetir cosas que ya estaban hechas, ese concepto  cambió”, explica Germán Serna, presidente de la Asociación de Inventores de Colombia. Reitera que el cambio de mentalidad en Cali  es evidente. “Le están dando un ambiente más tecnológico a los estudiantes para dar soluciones prácticas y no teóricas. Además, las facultades de ingeniería de Cali son de un gran nivel”. José Luis Delgado, superintendente delegado para la productividad industrial, de la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia, SIC, sostiene  que   el Valle del Cauca y Cali siempre están en los primeros puestos de peticiones de patentes y de propiedad industrial, “pero en los últimos años se presenta un crecimiento sustancial ”.  Agrega que el año pasado se le otorgaron a Cali y al Valle del Cauca un total de diez patentes, “ese es un indicador que muestra el desarrollo en la ciudad”. Según el funcionario el espíritu de emprendimiento que se incuba en Cali también es un detonante de este auge.  “El emprendimiento busca generar un acto empresarial que se vea reflejado en marcas e inventos, los cuales buscan ser patentados para explotarlos exclusivamente. Las universidades e inventores de Cali ya entendieron eso”.  Una de las impulsoras de este auge inventivo es la Universidad del Valle, según la  SIC, este centro educativo, durante los últimos siete años, presentó más de una veintena de innovaciones. Para este año radicaron cinco más. En cifras concretas de la SIC, el centro educativo  solicitó 22 patentes de invención de las cuales fueron aprobadas 13, le sigue  la Universidad Militar que requirió 21, de las cuales 12 fueron certificadas. “Univalle es líder a nivel nacional en la concesión de Patentes de Invención en el período comprendido entre 2008 y 2014”, sostiene Patricia Guerrero, directora de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación, Otri. Los inventos patentados de  Univalle van desde un mapa energético del suelo para mejorar la productividad de los cultivos, hasta microcentrales hidráulicas que  generan energía en poblaciones pequeñas y apartadas de la geografía nacional. Otro de los desarrollos destacados  es  un método para reproducir fibras de celulosa  de alta resistencia a partir de  las hojas y cogollos de la caña de azúcar con el que se pueden crear materiales  útiles para la industria como el papel.  Para el inventor e ingeniero de la Universidad del Valle Walter Gálvez este auge se da gracias a una  nueva mentalidad entre los estudiantes y profesionales de la región.   “La gente  quiere construir su propia historia, no le tiene miedo a salir del país y llenarse de ideas para poder desarrollar. Quieren crear nuevos productos y nuevas empresas, quizá falta un poco de apoyo para comercializar los inventos, que es lo más difícil”, concluye. [[nid:456311;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/08/ieidea23ag15n1photo05.jpg;left;{}]]Pionero de los semáforos solares Desde hace doce años,  Walter Gálvez viene trabajando en los semáforos solares inteligentes y desde   entonces, ya le han sido otorgadas cinco patentes de su invento. Sostiene que es un producto de alta eficiencia con tecnología solar y amigable con el medio ambiente. “Es un equipo  que requiere mínimo mantenimiento. Sus luces solo consumen un vatio de energía cuando el promedio es de ocho. Además, puede ser controlado por  Internet, regula los cambios de luces según el flujo  de la vía y cuando tiene una falla notifica al área de mantenimiento”, manifiesta. Actualmente sus semáforos regulan el tráfico en municipios como Tuluá, Cartago, Buenaventura y en algunas provincias de Ecuador.  “Empecé haciendo mantenimiento a semáforos alemanes y me di cuenta de que todo lo que estaba en un armario se podía simplificar en una tarjeta del tamaño de una hoja de bloc. Al principio mis jefes no me creían, pero después se dieron cuenta de que era posible”, explica Walter. [[nid:456312;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/08/ieidea23ag15n1photo01.jpg;left;{}]]El innovador ambientalSe podría decir que Juan Nicolás Suárez es un hacedor de materiales. De la fibra de la cascarilla del café y residuos plásticos creó un componente similar a la madera en apariencia, textura y color, pero más duradero y menos inflamable. Su nombre Desiclar. Su costo también es menor si se compara con maderas como la teca y el granadillo. “La idea la elaboramos junto con el Sena . Nuestra empresa  opera hace un año. En seis meses vendimos US$50.000   y reciclamos 20 toneladas de plástico. Estamos produciendo sillas, mesas, bancas; también  tablas, pisos y techos”, dice este  egresado de la Universidad Javeriana. Está innovación ganó doce premios, seis nacionales y el resto internacionales y sus productos ya se ven en  los parques del Valle. Su más reciente impulso  se la otorgó la marca de wiski Chivas Regal luego de llegar a la final de su concurso ‘The Venture. [[nid:456313;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/08/ieidea23ag15n1photo02.jpg;left;{}]]Un  sencillo invento que ya es negocioValentina Moncayo siempre quiso crear un producto ecológico que permitiera disminuir problemas de convivencia en conjuntos residenciales generados por la no recolección de los desechos de mascotas. “En las unidades me decían que las disputas entre vecinos eran por no recoger las heces fecales de los perros.  La novedad es que Ecopet combina la  bolsa con  pala y  es biodegradable”, dice. Esta diseñadora del Icesi logró posicionar su producto en  almacenes de cadena de Cali  donde tiene una importante rotación. “Una empresa de aseo nos apoya con la instalación de dispensadores de Ecopet”, manifiesta  Valentina, quien agrega que no hay que ser superdotado   para desarrollar inventos que sean una opción de negocio. [[nid:456317;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/08/ieidea23ag15n1photo06.jpg;left;{}]]La ‘cicla’ wifiDiariamente por Cali circulan, en promedio, 200.000 bicicletas, Con  este panorama, el profesor Juan Salamanca, de la Universidad Icesi, y su grupo de investigación se dieron a la tarea de coordinar de manera segura esos viajes y desarrollaron una bicicleta con conexión wifi, que  conecta pelotones de pedalistas  por las vías de la ciudad. “La idea es coordinar anticipadamente a los ciclistas para que lleguen alineados a la zona de convergencia, es decir, una ciclorruta. Además, este sistema colaborativo tiene un control de velocidad para que todos vayan al mismo ritmo. Esto se da por vibraciones que se sienten en el manubrio. No hay que mirar celulares ni aplicaciones móviles”, ilustra el docente. El concepto busca que los ciclistas rueden por la ciudad a través de pelotones y por vías específicas seguras. [[nid:456319;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/08/ieidea23ag15n1photo03.jpg;right;{}]]La ‘profe’ que optimiza el aguaEn un futuro cercano los agricultores del Valle no necesitarán calcular a ojo la humedad de sus terrenos para saber si necesitan agua, tampoco desperdiciarán el líquido tanteando el suelo para saber si quedó   mojado. Para tecnificar este proceso, la profesora del Departamento de Química de la Universidad del Valle, Ana Julia Colmenares y su equipo, ideó un sistema de riego que optimiza el  proceso.   “Es un sistema de riego que tiene un sensor  que  determina  la humedad del suelo, tiene una variable de activación y desactivación, permitiendo suministrar la cantidad adecuada de agua por días y número de riegos al cultivo”, ilustra. [[nid:456321;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/08/ieidea23ag15n1photo04.jpg;right;{}]]Nutriendo a los niños de la región  con ‘snakcs’ de chontaduro El estudiante de ingeniería agroindustrial de la Universidad de San Buenaventura  Luis Gabriel Poveda      viene desarrollando tres componentes nutricionales para niños en condición de pobreza extrema. “La comunidad donde realicé  el proyecto tenía  problemas de nutrición y no  podía comprar los  complementos nutricionales porque son muy costosos”, dice. Luis Gabriel produjo  tres complementos. Uno de ello  es un  'snack' de chontaduro, el cual suministra   omegas a niños entre los 8 a 10 años. “ Lo quise hacer  parecido a las  papas fritas. La materia prima es el chontaduro", añade. Los otros dos productos son: una compota  dirigida a niños de 6 meses a 2 años, elaborada con piña y frutos rojos que  proporciona  nutrientes  para el desarrollo del sistema digestivo  y un pastel de quínoa, semilla que es cultivada en el Cauca. Este producto tiene un alto contenido proteínico y de calcio para contribuir a un desarrollo óptimo de la masa muscular y ósea. El jueves pasado Luis Gabriel presentó  sus productos nutricionales ante 50 la  ONU, en Nueva York. (Texto: Ánderson Zapata, del semillero UAO-El País). ¿Qué es lo que más inventan?Entre los años  2009 y 2014 un total  de 185 solicitudes de patentes presentaron los vallecaucanos ante la SIC, de ellas fueron aprobadas cerca del 30 %. El año más fructífero fue el 2013 con 44 peticiones. El año pasado fueron 34. El  área tecnológica que más presenta estas propuestas es la mecánica que abarca el 72 %, le siguen los procesos químicos con el 26 % y en tercer lugar los inventos relacionados con las telecomunicaciones que marcan un 14 %. De dichas solicitudes  se  concedieron 39 patentes en el área mecánica, nueve en procesos químicos y cinco en telecomunicaciones.  En el global del Departamento, la capital del Valle   presenta 87 % de las solicitudes de patentes, seguido de Palmira con el 7 %. Yumbo y Cartago suman cada una el  6 %.  La cifra restante se distribuye en el resto de localidades. Otros desarrollos  Uno de los inventos   que recibió recientemente patente fue un biocompuesto cerámico para la regeneración de huesos, el cual fue desarrollado  por la investigadora de la Universidad Autónoma de Occidente, Sandra Arce, junto al doctor Carlos Valencia, implantólogo oral y docente de la Universidad del Valle. Este compuesto es una solución a la pérdida de tejido óseo ocasionado por fracturas, enfermedades o traumas físicos. También en la UAO,  el investigador John Jairo Cabrera trabaja  en  un monitor transportable para la medición de gases contaminantes, llamado Tema System. Este equipo  tiene  una novedosa  tarjeta electrónica, que está en registro para su protección, y permite hacer monitoreo de gases contaminantes en el sitio y en tiempo real.  Este equipo cabe en la palma de la mano, lo que lo hace muy  móvil.Inventores que dejaron su  marcaEn el 2014  la  SIC  le otorgó el 'Premio nacional al inventor colombiano' a la profesora de la Universidad Autónoma de Occidente Gladis Aparicio, por su proyecto de convertir el hilo de araña en una membrana que mejora la conducción de energía en  baterías recargables. Inclusive ya hay interés de compañías como Samsung en conocer sus aplicaciones.  Aram Joel Panay, investigador del Icesi,  encontró que algunas bacterias que habitan en la yuca  pueden degradar cianuro incorporándolo a su metabolismo. Sostiene que la industria minera está  interesada,  ya que, el método químico actual para descontaminar el agua de cianuro es costoso.Pablo Calderón crea por  cada kilo de plástico casi un litro de gasolina desde su planta piloto en Funza, Cundinamarca, un combustible menos contaminante  y tres veces más económico que el convencional.   “Básicamente convertimos el plástico en combustible”, expresa. Este caleño  ganó  el encuentro Juvenil Ambiental de Bayer.En el ‘Creative lab’ de la Universidad Santiago de Cali, estudiantes de bioingeniería crearon una  mano robótica controlada con Arduino (hardware libre basado en un microcontrolador). La  novedad de esta mano es que sus  partes pueden ser  adaptadas a diferentes tamaños y es de muy  bajo costo.Wiesner Osorio  ganó el año pasado el concurso del canal History ‘Una idea para cambiar la historia’. Este mecánico general  del Sena elaboró una máquina que obtiene la energía del sol  y que separa el hidrógeno y oxígeno obteniendo un gas inestable que genera combustión.Los estudiantes de la Universidad Autónoma Melissa Peralta y José Vicente Urmendiz inventaron un bastón guía para invidentes. El dispositivo,  a través de sensores, detecta obstáculos y una señal de vibración orienta la  ruta a  seguir para evitar los tropiezos.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad