“Informe de la Contraloría no es para preocuparse”: Presidenta de Metrocali

“Informe de la Contraloría no es para preocuparse”: Presidenta de Metrocali

Marzo 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
“Informe de la Contraloría no es para preocuparse”: Presidenta de Metrocali

Presidenta de Metrocali, María del Pilar Rodríguez.

María del Pilar Rodríguez responde cuestionamientos hechos al sistema de transporte masivo de Cali, MÍO. Asegura que al final de este año la meta es movilizar 800.000 pasajeros.

Esta semana, Sandra Morelli, contralora general de la República, dio a conocer un informe en el que se hace control de advertencia por “riesgo de daño al patrimonio público en la viabilidad y sostenibilidad del MÍO”. En el informe se cuestionan aspectos como el rezago de recursos, atrasos en las obras, el incumplimiento de los cronogramas, la falta de articulación de los entes involucrados en el sistema, entre otros. La presidenta de Metrocali, María del Pilar Rodríguez, respondió a los cuestionamientos, argumentando que conoce todos estos hechos desde hace año y medio y ella misma pidió que se les hiciera control. Aseguró que antes del 18 de abril estará listo un documento Conpes para la adición de $90.000 millones y así aliviar la situación de los operadores del masivo.El control de advertencia de la Contraloría le da diez días a Metrocali para que diga qué acciones se van a tomar sobre cada hecho. ¿Qué va a responder Metrocali?Primero, vamos a agradecerles que hayan venido y generado este informe, porque finalmente nosotros le hicimos la petición a los entes de control de que revisaran estos temas y por eso la Contraloría vino. También les vamos a pedir que no se quede solo en el control de advertencia, sino que los hallazgos sean investigados y se apliquen los correctivos del caso, porque estas situaciones las advertimos desde hace año y medio, pues llevaban años ocurriendo y los entes no se habían manifestado nunca al respecto. Vamos a responder a cada uno de estos puntos. Pero no hay ninguna razón para asustarnos ni para pensar que es algo malo.El primer punto del informe habla de que hay un rezago de dineros en los últimos tres años, “lo que ha generado que se utilicen recursos de la Nación para apalancar temporalmente al Municipio”...En el Conpes había unos flujos estimados de los recursos que iba a poner la Nación y se decía cómo el Municipio iba a poner el 30 % restante, que venía de la sobretasa a la gasolina. Pero esta sobretasa no es estática y el proyecto se basaba en unas proyecciones que finalmente no se dieron. El rezago es de $26 mil millones, que es el acumulado de los recursos que la sobretasa no dio. El objetivo del Municipio es poner su parte y por eso presentamos el año pasado un acuerdo al Concejo, para ampliar los años de recaudo de la sobretasa. Según lo acordado, los porcentajes de participación son 70% Nación – 30 % Municipio, pero se han ido corriendo y el Municipio ha puesto más dinero para construir otras obras, como el Miocable, ciclorrutas, o adiciones. Si uno suma todo lo que el Municipio está poniendo, al final estamos en 51 % - 49 %. Pero no es que el Municipio esté cogiendo plata de la Nación para financiarse ni hay un desequilibrio: con los recursos que hay alcanza para las obras prioritarias, que son las troncales y las terminales. Otra observación es sobre la insuficiencia de dineros públicos para obras de infraestructura...Desde el 2002 se convino que las obras en total costaban $1,3 billones. Muchas obras han costado más de lo contemplado inicialmente. Unas por sobrecostos, otras porque se les han añadido cosas. Por ejemplo, la Troncal de Aguablanca costaba $130 mil millones, pero luego se decidió adicionarle un túnel para que pasara por debajo de las calles 23 y 26, lo que hizo que costara $35 mil millones más. Si uno se pone a comparar lo que se planeó versus lo que se ha hecho, se necesitan $260 mil millones más. Entonces, o conseguimos más plata, o recortamos obras. Y esto último es lo que hemos hecho, como cuando decidimos no hacer la estación en la Estrella de Siloé, porque con el Miocable ya no era necesaria.El informe pone especial atención en el retraso de cuatro años que tiene la Terminal Calima y en la preocupación de que se pierda el anticipo por $6825 millones que dio el Municipio... Esto viene pasando desde hace cinco años. Cuando yo llego, le cuento a la Contraloría que eso sucede y ahora ellos me lo cuentan de vuelta. En 2007 se firmó el contrato y van seis años y no se ha puesto el primer ladrillo. El anticipo se le entregó al contratista y no ha hecho la obra. Le hemos requerido devuelva la plata y hemos intentado cobrarla con la aseguradora. Denunciamos penalmente al representante legal de la empresa en Colombia y aún así no han devuelto el dinero. El contratista tenía esos recursos aquí en el país y le pedimos al banco que congelara los dineros, pero no lo hizo. El contratista terminó llevándose de Colombia los recursos para un banco en Israel. Es muy grave. Otra preocupación de la Contraloría es la estabilidad financiera del Municipio por el incremento de la deuda para financiar las obras...Allí hay dos cosas que la gente confunde. Por un lado está el dinero para las obras, con el que no hay problema porque se garantizó con la sobretasa. El otro aspecto es la operación del sistema, que se costea con la plata del pasaje. Esa es la parte que aún no es autosostenible, porque los operadores deben poner cada mes plata de su bolsillo y si no se llega rápido al punto de equilibrio, los operadores se pueden quebrar. Pero el proyecto es viable si llegamos al número de pasajeros necesarios. Al finalizar el 2013 esperamos estar en 800.000 pasajeros. Hoy estamos en 480.000. También se cuestiona “la falta de coordinación entre entidades para acabar el transporte público colectivo e informal”...Eso sí que me hace reír. Le aseguro que antes Metrocali y la Secretaría de Tránsito no se hablaban. Hoy en día no puede haber una mejor coordinación. No sé si el informe se refiere a lo que había pasado en administraciones anteriores, que no hicieron la reestructuración del colectivo, que es lo que hoy nos tiene en esta situación. Además, resalta el incumplimiento del cronograma de obras, que decía que la primera fase iba a estar para el 2008 y la segunda para el 2009, pero a la final todo estará en el 2015...Es cierto. En el Conpes se decía que íbamos a empezar a operar en el 2007, pero se comenzó en el 2009. Creo que fuimos muy optimistas en pensar que se iba a poder ejecutar $1,3 billones en obras en dos años, cuando nunca habíamos podido con una ejecución de esa naturaleza. Es que no tenemos ni la capacidad institucional para hacerlo. ¿Qué responde frente a la preocupación por la adquisición de predios?Cualquiera que haya trabajado en gestión predial sabe que comprar 1200 predios en dos años es imposible. Esa es una tarea demorada y tiene unos términos de ley que hay que respetar. Son procesos de muchos años. La terminal de Aguablanca es una de las más complicadas, porque tiene un problema de invasiones y eso es más delicado aún.El documento señala que se están procesando multas a los operadores, por la calidad del servicio y el incumplimiento en mantenimiento e itinerarios. ¿En qué van las multas?Ese proceso está enredado por un tema procesal, porque hay una ley que contradice otra y finalmente uno no les puede poner multas. Estamos tratando de solucionar. Yo creo que los operadores son conscientes de que tiene que existir un régimen sancionatorio dentro del contrato, al igual que incentivos y estamos trabajando en eso. ¿Es cierto que a mediados de abril se desembolsa el dinero que sería el ‘salvavidas’ para los operadores?Estamos trabajando para que antes del 18 de abril podamos tener un Conpes nuevo, que nos permita usar $90.000 millones de los recursos del convenio de cofinanciación en la compra de unos patios y así liberar el 3,5 % de la tarifa del pasaje, que antes iba para pagar la construcción de esos patios, para que financie la operación. Ese valor se va a utilizar como garantía de un crédito para que los operadores tengan más recursos. La idea es que el dinero esté disponible máximo en junio o julio.¿Este informe podría causar que la Nación tome medidas como una intervención a Metrocali?No creo que la Nación proceda a intervenir, porque de hecho ha sido socia de este proyecto y especialmente en esta administración han trabajado con nosotros de la mano. El Gobierno nos está acompañando.Con este panorama, ¿usted no se siente asustada?No me asusta por el hecho de que la Contraloría lo diga. Esto es el día a día mío, que es supremamente complejo. Estamos trabajando en todo esto. Aquí pueden venir todos los entes de control y no me asusta porque sé que he hecho una buena gestión.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad