Increíbles historias de venezolanos que 'escaparon' a la crisis en su país

Junio 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Increíbles historias de venezolanos que 'escaparon' a la crisis en su país

Los venezolanos que iban para Ecuador y están varados en Cali no están pidiendo plata ni ayudas, solo que los dejen continuar con su camino.

Son un centenar. Se dirigen hacia Ecuador buscando un mejor futuro, pero se encuentran varados en la Terminal de Cali por el paro agrario. Drama.

Desesperada por no poder comprar pañales, por hacer filas interminables por algo de comida, Andreína vendió todo lo que tenía en Caracas, Venezuela, cogió a sus tres hijas y se montó en un bus rumbo a Manta, Ecuador. 

El viaje con las pequeñas de 4, 6 y 8 años comenzó hace una semana, con paradas en San Antonio del Táchira y Cúcuta. Pero desde hace tres días están varadas en la Terminal de Transportes de Cali, hasta donde pudo llegar su bus, pues se sabe que por el paro no podrán pasar de Santander de Quilichao.

Ahora su hogar es uno de los pasillos del segundo piso, donde tiene sus maletas, algunas cobijas y un par de muñecos de peluche a la vista.  Junto este  hay otros pequeños refugios de connacionales suyos  en la misma situación. En este lado del Terminal son 39 personas que venían compartiendo bus. En otros sitios  de las mismas instalaciones hay más grupos, con lo que el número de venezolanos ‘atascados’ en Cali llega al centenar. 

  Andreína se mueve presurosa entre el grupo  y les repite a los periodistas que no están pidiendo nada, que nadie de ellos está suplicando limosnas, que lo único que quieren es poder continuar su camino. Regresar no está entre sus planes: “no, no y no, eso no es vida para mis hijas, que se asomaron al supermercado que tienen aquí abajo y se quedaron sorprendidas cuando vieron un shampoo para niñas, que tanto les gusta y que en Venezuela es solo un sueño”.

En Manta  está su hermana, esperándolas. Esta es una de las ciudades afectadas por el terremoto de la costa Ecuatoriana de hace un mes. Aún así, ella está segura de que estarán mucho mejor allá. Es estilista y dice que como sea buscará una  vida digna para las cuatro.    

  Deivid Quintero comparte pasillo con ellas. Dejó en Caracas a su esposa e hijos para apuntar a algo mejor en Ecuador, donde está la familia de su señora. Quema las horas con su tableta. Les escribe a sus seres queridos, diciéndoles que está bien, que no se asusten por lo que están viendo a través de internet, haciendo referencia las fotos de ellos tirados en el suelo, esperando por la noticia de que reabrieron el paso por la vía.

Cuenta que la Terminal les dio unos tiquetes para poder hacer uso de los baños y las duchas sin pagar y que en realidad han sido muy amables, porque los han apoyado con la alimentación. 

David Reyes, vocero de la Terminal, explica que el primer día las empresas transportadoras se hicieron cargo de la comida y que ayer los restaurantes que tienen sus locales allí se unieron para colaborar.

 Deivid Quintero cuenta  que muchos se les acercan a preguntarles qué es lo que pasa y que cuando cuentan sus historias, a veces no les creen.

 “Mire, nos hemos tomado fotos con la comida de los mercados de la terminal. Hay arroz, ¡harina pan venezolana! algo que allá ya ni se ve. Un sueldo mínimo sin los famosos bonos que dan es de $15.000 bolívares y un kilo de carne puede costar $6.000 bolívares. Calcule para cuánto nos alcanza”, dice, derrotado. 

Andreína pregunta qué hace falta para que los que están en paro levanten la protesta. O si es posible que alguien les ayude a salir por vía aérea. Pero uno de sus compatriotas le dice que tiquetes ya no hay hasta el domingo y que triplicaron su valor.

Entonces, la ‘catitirita’, como le dicen algunos de sus compañeros, se manda la mano a la cabeza. Se le viene entonces otra noche aguantando el sueño, porque “quién duerme con tres niñas a las que hay que cuidar...ayer se me cerraron los ojos, el cansancio me venció...”, dice. 

Si Google Maps tiene razón, han recorrido 2112 kilómetros por tierra hasta Cali  y les faltan 724 kilómetros más  para llegar a Quito.

[[nid:542106;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/06/terminal-varados.jpg;full;{Por lo menos 160 personas permanecen varadas en el terminal de transportes de Cali a la espera de que se habilite el paso sobre la vía Panamericana para retornar a sus destinos. La mayoría son ciudadanos ecuatorianos, venezolanos y peruanos. Fotos: Kike Vivas | El País}]]

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad