Incertidumbre transita por la Autopista del Bicentenario

Incertidumbre transita por la Autopista del Bicentenario

Noviembre 21, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Por Zulma Lucía Cuervo Plazas l Reportera de El País

Privados piden que Municipio asegure un mínimo de ingresos por operación de la vía. Alcaldía dice que no.

La Autopista del Bicentenario, el proyecto vial urbano más ambicioso, no sólo de Cali sino del país, está en la cuerda floja, a pesar que hace menos de tres meses la Alcaldía presentó los estudios que la justifican, con bombos y platillos.Según el cronograma presentado el pasado 18 de agosto, los prepliegos de la obra deberían haber sido publicados en septiembre por la Administración Municipal para que los posibles interesados los conocieran. Ese mismo cronograma decía que la licitación se realizaría a fines de este año y la obra pública arrancaría a comienzos del 2011.Sin embargo, aún los prepliegos no están listos. Y rondan las dudas de si el proyecto será viable económicamente para los particulares que le apuesten a construir y a operar la primera autopista urbana concesionada de Colombia. Incluso, el alcalde Jorge Iván Ospina aseguró que el proyecto no ha salido todavía a licitación porque se necesitan estudios de tráfico más concluyentes. Esos estudios, realizados por la firma caleña Diconsultoría, aseguran que el flujo de vehículos que transitaría por esta vía sería de 30.000 automotores diarios en promedio, con una proyección de crecimiento anual de tráfico que oscila entre el 3% y 5%. Pero según el Mandatario, “lo que nosotros tenemos, a pesar de estar adelantado, no nos da certeza para el desarrollo del proyecto y son esos estudios los que nos darán la viabilidad”.Por eso la Alcaldía busca una segunda opinión para asegurarse de que estas cifras sean sólidas. Esa segunda opinión la daría la Corporación Andina de Fomento, CAF, explicó el director de Hacienda de Cali, Juan Carlos Botero. En lo que sí fue enfático el Alcalde es que el Municipio no concurrirá en la propuesta con ningún tipo de recursos adicionales a aquellos que pueda generar el operador por el cobro del peaje. Y por primera vez en la historia del proyecto dijo que prefiere echar para atrás el proceso porque el Municipio no garantizará unos ingresos mínimos al operador. “Eso sería dejar embargadas las finanzas de Cali”.Esta afirmación podría ser premonitoria porque los privados ven más riesgos que ventajas en el proyecto.Una propuesta con muchos ‘baches’El País conoció que algunos inversionistas operadores de las actuales concesiones viales de Colombia sólo le apostarían al proyecto si la Alcaldía de Cali garantiza el tráfico de vehículos diarios para hacer rentable el negocio. Eso incluye que los conductores que usen la autopista no evadan el pago del peaje.Como se recordará, la autopista no tendrá caseta para recibir el pago del peaje (como es tradicional en el país), sino que los usuarios deberán tener un sistema TAG en su vehículo que registra el uso de la vía y genera el cobro de manera automática. El valor es descontado de una tarjeta prepagada que vende el operador. María Claudia Álvarez, directora de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, CCI, seccional Occidente, dijo que “por ser esta una autopista de flujo libre y rápido, el operador no puede instalar ninguna barrera que evite el ingreso de vehículos que no tengan el TAG”.“Al operador le queda el video y puede identificar plenamente al infractor, pero no puede obligarlo a que pague porque no existe una ley que delegue esa función del cobro coactivo a los particulares”, dijo la dirigente gremial. Ante esta situación señaló que es indispensable que la Alcaldía de Cali comparta ese riesgo económico con el operador.Pero el Mandatario local se ratificó en que ese riesgo no puede ser asumido por el Municipio y aseguró que sería triste abandonar el proyecto porque es vital para la ciudad. “Pero ya hay experiencias en el Valle con la carretera Cali-Candelaria y yo no me puedo meter en esa historia”.En cambio, ofreció que la Alcaldía realizaría operativos de orden técnicos, logísticos y administrativos para cobrar los peajes que sean evadidos. “Proveeremos un equipo de agentes de tránsito y del Gobierno para evitar la evasión”, aseguró.Pero el concejal Milton Castrillón cuestionó la solución y aseguró que no es atractiva para los inversionistas. “Es muy difícil creerle a una Administración que dejó crecer su cartera morosa de tránsito de $20.000 millones en el 2008 a $70.000 millones para este año. Si el Municipio no hace gestión de cobro para aumentar sus ingresos, creo que muy poco puede esperar un privado que le cobre el peaje al que no quiere pagarlo”, resaltó el cabildante. Otro de los riesgos que preocupan a los inversionistas interesados en este proyecto tiene que ver con la compra de las 720 propiedades que se necesitan para construir la autopista. Asimismo, debe negociarse con la Nación la entrega de algunos lotes que fueron de Ferrocarriles Nacionales, ahora a cargo del Inco.Francisco Suárez, vicepresidente de la CCI, dijo que para que el proyecto tenga éxito, la Alcaldía debe tener listos los predios para la compra y las redes de servicios públicos sin líos para que el concesionario haga la obra rápidamente y pueda cobrar el peaje. “Con un solo bien que no se pueda comprar de manera rápida se generan retrasos que afectan los ingresos para el privado”, resaltó. Este modelo es diferente al de las concesiones de las vías nacionales, donde se puede instalar la caseta de cobro del peaje durante la construcción de las calzadas. “Lo que vemos hasta ahora es incertidumbre en la gestión predial. No se ha generado ningún tipo de socialización con los propietarios que tienen que salir para darle paso a la vía y la Alcaldía tampoco ha tramitado con la Nación la entrega de la franja de terreno donde está localizada la red férrea”, dijo el representante del operador vial.El concejal Castrillón explicó que además existe el antecedente de las Megaobras, que no han arrancado porque hay dificultades con algunos propietarios que no quieren vender sus bienes.Ante este temor, el Alcalde aseguró que no es cierto que se generen problemas por la compra de predios y rechazó el señalamiento de que las Megaobras estén atrasadas por la gestión predial. Asimismo aseguró que el Ministerio de Transporte les entregó un documento que permite el aprovechamiento del corredor férreo. Lo que está claro es que a la Bicentenario un ‘trancón’ de dudas no la deja avanzar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad