Incertidumbre en comunidad por regreso de fútbol al Pascual Guerrero

Julio 03, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País 
Estadio Pascual Guerrero

Luego de la sanción por los desmanes registrados en mayo, la Alcaldía aprobó la apertura de las tribunas occidental y oriental del estadio, para que el América vuelva a jugar en el estadio.

Foto: Bernardo Peña / El País

La apertura de las tribunas oriental y occidental del estadio olímpico Pascual Guerrero, para el partido que jugará el América de Cali el próximo domingo, revivió la preocupación por los temas de seguridad y convivencia en las comunidades aledañas al escenario deportivo.

Nelly Marín, edil de la Comuna 19, manifestó que la angustia es permanente cuando se sabe que hay un juego, debido a que esto trae consigo situaciones de violencia, atracos y genera zozobra, tanto en residentes como en comerciantes, quienes por lo general deben encerrarse para evitar algún riesgo.

Lea también: La Dimayor comenzará la carnetización de los hinchas del fútbol colombiano.

“Hace un tiempo a mí me tocó ver cómo le pegaban unos diez muchachos a otro, solo porque llevaba una camiseta verde... Necesitamos una solución de fondo y uno de los temas fundamentales es el trabajo con las barras, que les den capacitación y trabajo a los muchachos”, afirmó Marín.

La edil añadió que en barrios como El Templete las personas se han visto obligadas a instalar rejas y quitar sus jardines exteriores porque estaban siendo utilizados para guardar armas blancas. “Mucha gente ha tenido que vender su casa y el diagnóstico que tenemos es que 130 negocios han tenido que cerrar alrededor del estadio”, añadió Marín y dijo que el escenario para jugar partidos de fútbol debería trasladarse a otro lado y dejar el estadio como un centro cultural.

Para Ariel Marín, gestor cultural de El Templete, se requieren campañas pedagógicas, pero también “mano dura” con quienes generen violencia. El sábado pasado, el líder social lideró la instalación de una guadua con una bandera blanca y una paloma, en el parque central del barrio, como un acto simbólico para invitar a la construcción de paz. Asimismo, añadió que ya se ha solicitado el refuerzo de cámaras de seguridad como medida adicional al control de desmanes.

Por su parte, Julián Alzate, comerciante vecino del estadio, manifestó que una de las soluciones es que los partidos tengan las mismas medidas de seguridad que un evento de índole internacional. “Cuando realizaron los World Games hicieron un cordón de seguridad que fue desde la calle 9, donde no permitían parqueos en la zona y solo permitían gente que fuera a entrar con boleta en mano”, expresó.

Katherina Dupriez, habitante del barrio San Fernando, agregó que es importante implementar la carnetización de los hinchas.

Entre tanto, David Anaya, integrante de la barra del América, señaló que debe haber un acercamiento con la comunidad afectada para buscar soluciones conjuntas: “Se debe hacer una reunión para que nos conozcamos, para que ellos sepan lo que hacemos y nosotros conocer de primera mano todas las inquietudes, creo que alrededor del diálogo encontramos todas las soluciones”.

Plan de seguridad

El secretario de Seguridad de Cali, Juan Pablo Paredes, recordó que la semana pasada se decidió la apertura de dos tribunas del estadio para el juego del América, luego de la sanción impuesta por los desmanes en mayo, debido a que el equipo presentó un plan que genera garantías para el ingreso seguro y la convivencia en el estadio.

La propuesta consiste en instalación de vallas de mayor altura, control para validar la boletería, uso de equipos de alcoholimetría, pruebas de detección de metales e identificación biométrica. “Con esto terminamos el anonimato, sabemos quién está entrando al estadio en el cien por ciento de las veces”, precisó Paredes.

A su vez, Pablo Uribe, subsecretario de Política de Seguridad, solicitó a los vecinos del estadio estar tranquilos, “pues si bien no se van a solucionar de un momento a otro los problemas de seguridad que traen estos partidos, sí hay un plan y el objetivo principal es evitar que los vándalos entren al estadio”.

“Las personas que tengan malos comportamientos se van a meter a una base de datos y no van a poder ingresar al estadio, ¿eso en qué le ayuda a los vecinos? En que los vándalos ya no tienen ningún incentivo para dirigirse a San Fernando porque saben que ya no van a poder entrar al estadio, y lo otro es que en la medida en que saquemos a los violentos, la Policía ya no va a tener la necesidad de sobrepoblar internamente el estadio y se va a poder dirigir hacia el exterior”.

El presidente del América, Tulio Gómez, indicó que se van a invertir alrededor de $4500 millones entre la Dimayor, Coldeportes, el Ministerio del Interior y el América, en la adquisición de la tecnología para mejorar la seguridad. Según Gómez, el 5 de julio iniciaría la carnetización de los hinchas escarlatas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad