Incautaciones por maltrato animal aumentaron en un 50% en Cali

Incautaciones por maltrato animal aumentaron en un 50% en Cali

Febrero 11, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Las cifras dicen que durante el 2012 la Policía Ambiental incautó 1274 animales. De ellos, 563 eran caninos, 369 felinos, 79 caballos y otros 263 eran de otra especie (en especial fauna silvestre).

Animales que son quemados vivos. Tortugas a las que les perforan el caparazón con un taladro. Perritas que son tiradas a un caño con sus cachorros recién nacidos. Gatas más pequeñas que la mano de una persona que son violadas con todo tipo de objetos. Balazos, cuchilladas, mutilaciones, abandono, daño sicológico... el maltrato animal en Cali pareciera no tener límites. Las cifras dicen que durante el 2012 la Policía Ambiental incautó 1274 animales. De ellos, 563 eran caninos, 369 felinos, 79 caballos y otros 263 eran de otra especie (en especial fauna silvestre). Nada más la fundación Paz Animal recibe 200 quejas de las que atiende la Policía. Y ya tiene 90 caballos y decenas de perros y gatos bajo su cuidado. Villa Lorena, otro sitio que recibe fauna silvestre, tiene 800 animales. El Paraíso de la Mascota, que se dedica a cuidar animales que han sido abandonados o maltratados para darlos en adopción, tiene 410 entre perros y gatos. Y aunque estos al menos ya llegaron a las manos de alguien que les brinda protección, en Cali hay 182.066 perros, de los cuales 10.763 son callejeros, además de 31.166 gatos, de los que 1463 no tienen dueño. Otra parte de ellos tiene un dueño que no le brinda cuidados suficientes. Las consecuencias del maltrato son múltiples, explican los expertos en el tema. Incluso, dicen, hay animales que llegan temblando a las fundaciones.“Ellos son indefensos y la gente se aprovecha de eso. Lo más triste es que a un animal que esté cojo, ciego o inválido, muy poca gente lo quiere. Yo soy uno de esos pocos”, cuenta Ana Julia Torres de Villa Lorena. En su hogar tiene desde micos mochos y tortugas macheteadas, hasta tigres tuertos y leones cojos.A ella le puede más el amor. Y por eso se dedica a transmitirlo a los demás, educando a niños y jóvenes. “La clave es enseñarle a ellos, que son el futuro”, agrega. Sin embargo, también dice que hay una parte de responsabilidad significativa por parte del Estado. Ella, al igual que las otras líderes de fundaciones protectoras coinciden en lo mismo: ha faltado mano dura por parte del Municipio. “Les importa muy poco lo que les pase”, dicen. Una muestra de ello, argumentan, es que aún no se construye en la ciudad un sitio para atender a los animales que sufran maltrato, pese a que una sentencia del Juzgado Segundo Administrativo del Circuito de Cali instó a la Alcaldía a hacerlo para mediados del 2012.“Yo ya no creo que lo construyan. Estamos cansados de insistir. Lo más difícil es que nunca hemos recibido un solo peso del Municipio, pese a que nos hemos dedicado a hacernos cargo de esa responsabilidad”, dice Liliana Ossa, de Paz Animal. Además, argumenta Ofelia Villegas del Paraíso de la Mascota, ya las fundaciones no dan abasto. Explica que cada mes el mantenimiento de sus 410 animales cuesta $17 millones. Y aunque ellos manejan un sistema de adopciones mediante el cual logran asignarle un hogar a unas quince mascotas mensuales, Ofelia dice que por cada uno que se va, llegan dos o tres más. Ninguno da abastoSin embargo, no solo son las fundaciones las que no dan abasto. De hecho, el centro de Zoonosis de Cali “ya se quedó pequeño”, según explica su director, Wilmer Caicedo. Y eso, teniendo en cuenta que ellos no se encargan de atender animales que hayan sido maltratados. En realidad, las funciones de ese centro están enfocadas a temas de salud pública. Por ejemplo, vacunar a los animales de la ciudad - lo que se logró en un 75 % en el 2012, es decir, 160.000 mascotas - además de atender quejas por mordeduras, o asuntos de ese estilo. El año pasado hubo 2000 de estas quejas. “Esto no es un albergue. Solo tenemos animales cuando son casos excepcionales a los que hay que hacerle observación”, señala. Sin embargo, lo de que se quedaron pequeños es porque con la infraestructura actual no logran atender toda la población de animales.Por ejemplo, la labor de esterilización se realizó a 2000 criaturas el año pasado. También se operaron 1500 tumores y otras cirugías. Caicedo dice que eso no es suficiente para las más de 200.000 que hay en Cali. Además, indicó el sargento Ángel Ñáñez, de la Policía Ambiental, las incautaciones por el maltrato aumentaron un 50% del 2011 al 2012. Por eso es que se concibió un Centro de Vigilancia y Control de Zoonosis y Bienestar Animal, que complementa la idea de atender el maltrato, además de ampliar la atención de Zoonosis, explica Caicedo. Se refiere al albergue de la sentencia, que reclaman las fundaciones. “Sin embargo ha sido muy difícil. Primero, encontrar el lote, porque no puede ser cualquiera, debe medir 10.000 metros cuadrados y estar en una zona ideal”, complementa el secretario de Salud de Cali, Diego Calero. Y aunque ya hay $1.000 millones asignados para su consecución, se sigue buscando dónde atender a estas criaturas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad