Imágenes: estado de los árboles golpeados por las secuelas del invierno en Cali

Abril 28, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

En la última semana, al Dagma han llegado más de 200 solicitudes para atención de árboles.

Más de 200 solicitudes relacionadas con árboles han llegado en los últimos días al Dagma por los troncos y ramas caídos durante el fuerte vendaval de la semana pasada. Aunque los expertos aseguraron que no hay forma de prevenir que los fuertes vientos derriben los árboles, la poca capacidad de las entidades ambientales, el déficit de árboles y el precario estado de los que hay, preocupan a los caleños. Según la directora del Dagma, Beatriz Orozco, desde el miércoles de la semana pasada aumentó el promedio de solicitudes diarias que llegan a esta entidad por poda o mantenimiento de árboles. Tan sólo en la Autopista Simón Bolívar, durante el vendaval, las autoridades reportaron casi 50 árboles caídos, mientras que en el resto de Cali las ramas y los troncos tumbados por el viento causaron emergencias y cortes eléctricos. Aunque tres grupos del Dagma recogieron la mayoría de árboles afectados, para los expertos es preocupante el estado de los que quedaron en pie.Aída de Estela, vicepresidenta de la Junta de Acción Comunal de Santa Teresita, Santa Rita y Arboleda, aseguró que en la ribera del río Cali hay muchos árboles viejos y en mal estado que se han convertido en un peligro para transeúntes y vehículos. “Algunos tienen ramas que se están cayendo o troncos que están viejos, golpeados y enfermos”, explicó.Ante esto, Jorge Fandiño, coordinador de zonas arbóreas del Dagma, afirmó que aunque este año se han atendido todas las solicitudes que han llegado a la entidad, todavía hay cinco mil peticiones represadas de años anteriores.“El problema es que no hay suficiente personal, sin embargo, hemos trazado un plan de contingencia y ya hemos atendido el 15% de estas solicitudes”, aclaró. Por su parte, la concejal Noralba García hizo un llamado al Municipio para que tenga entre sus prioridades la implementación del estatuto arbóreo. “Debe haber una reglamentación con la cual, como en otras ciudades, cada barrio sepa qué árboles sembrar y en dónde”.Según indicó el ingeniero Fandiño, el Dagma ya tiene listo el estatuto o manual arbóreo, pero falta presentarlo al Concejo Municipal. “En él están reglamentados los permisos y las sanciones alrededor del tema forestal en Cali”.Sin embargo, la concejal García agregó que, aunque la emergencia de la semana pasada fue a causa del invierno, es urgente que Cali tenga un “plan de gestión de riesgos, no sólo de mitigación sino de adaptación a los cambios climáticos, con el cual sepamos cómo reaccionar ante un vendaval”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad