Hugo Chiliquinga, el amo de las cuerdas

Septiembre 28, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Ángela María Collazos, Especial para El País
Hugo Chiliquinga, el amo de las cuerdas

Hugo Chiliquinga expone sus guitarras en la Sociedad de Mejoras Públicas de la ciudad de Cali.

El maestro Chiliquinga llegó desde Ecuador para mostrar las creaciones que ha perfeccionado en más de 45 años de trabajo como artesano. El experto en la elaboración de instrumentos de cuerda expone en en la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali.

En el marco del XVIII Festival Nacional de los Mejores Tríos, el luthier Hugo Chiliquinga estará exponiendo en la Sociedad de Mejoras Públicas, hasta el próximo 1 de octubre sus hermosas guitarras, tiples y requintos.El maestro Chiliquinga llegó desde Ecuador para mostrar las creaciones que ha perfeccionado en más de 45 años de trabajo como artesano.Desde que tenía 10 años empezó a conocer todas las clases de maderas silvestres de árboles centenarios de la selva amazónica y el litoral ecuatoriano. A medida que fue pasando el tiempo, Hugo Chiliquinga salió a conquistar el mundo en búsqueda de nuevas técnicas, herramientas y materiales, con los que llegó a perfeccionar sus finas y exclusivas piezas.Cada una tiene sus especificaciones y, según su clasificación, una utilidad distinta, “tenemos guitarras para concertistas y tríos. Hemos descubierto también la flor de la vida, un diseño geométrico que se ubica en la boca de la guitarra y sus sonidos logran equilibrar la salud”, dijo el maestro.En la boca de los instrumentos sobresale un artefacto que es la gran novedad de la exposición, tiene origen egipcio y Chiliquinga la adaptó para que los artistas hagan terapias basadas en el principio de la resonancia y la vibración, que según el Luthier “producen frecuencias armónicas que reparan las células”. Otro de los atractivos de la exhibición es su gran invento: la tapa armónica, elaborada con una estructura radial que ha tenido mucho éxito en el mundo. Según el maestro, surgió cuando se encontraba “buscando un sonido especial de este arte. Fue el resultado de una investigación que duró unos 40 años ”.El maestro perfeccionó la estructura radial de la tapa, teniendo en cuenta las piezas y varitas que van dentro de las maderas para lograr un sonido óptimo.La estructura ha tenido mucho éxito en Europa, “los españoles se sorprenden, además porque estas guitarras son hechas con mucho tiempo, por ejemplo, la de Paco de Lucía, el mejor guitarrista del mundo, la elaboré en dos años” dijo Chiliquinga. Además, el maestro sostiene que “es importante difundir la alta calidad del sonido del instrumento, porque tiene que enriquecer el alma a quienes escuchan las melodías y que quienes las ejecuten sean felices con la vibración”.Estos instrumentos, cuyo precio oscila entre 2 y 4 millones de pesos, difieren de la producción industrial porque están hechos con dedicación, parte por parte, con tratamientos especiales. Según Chiliquinga “la producción en serie ha perjudicado el arte de estos instrumentos porque los sonidos nunca serán iguales”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad