¿Hay riesgo de racionamiento de agua en toda Cali?

¿Hay riesgo de racionamiento de agua en toda Cali?

Enero 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Ruiz G. | Reportera de El País

Bajos niveles del río Cauca ponen en riesgo suministro de agua para la zona plana, advierte Emcali.

Ya lo advirtió el presidente Juan Manuel Santos: con el Fenómeno del Niño, lo peor está por venir. Y lo que le espera al río Cauca, principal fuente de abastecimiento de Cali, no es nada alentador. De ahí que autoridades y expertos concuerden en que la probabilidad de racionamiento en  la parte plana de la  ciudad este cada vez más latente.

Las condiciones climáticas están jugando en contra del río Cauca, al que ya se le ve seco antes de llegar a la bocatoma de Puerto Mallarino, la planta  con la que se le suministra agua a 1.700.000 habitantes de Cali por la red baja del acueducto. El intenso calor amenaza con dejar sin agua al 70 % de la ciudad. Hoy, el racionamiento ya lo está padeciendo la ladera. 

“Si quisiéramos medir el nivel de riesgo, diríamos que estamos en alerta naranja pasando a roja. Por eso, todo el mundo debe estar preparado”, advierte el gerente (e) de Acueducto de Emcali, Freddy Mantilla.

Pareciera que la situación fuera inevitable. El primer campanazo de alerta lo dio el Gobierno Nacional finalizando el 2015, cuando decretó la alerta roja en el país por los niveles críticos que presentan los ríos Cauca y Magdalena. 

Sobre estás cuencas está ubicada el 40 % de la población colombiana. La rodean 726 municipios y los centros poblados más grandes de Colombia (Cali, Barranquilla, y el Distrito Capital). El Ministerio de Vivienda reporta que ya son más de 120 de esos municipios los que están sufriendo desabastecimiento parcial de agua. 

Cristian Euscátegui, jefe de Pronósticos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, explica que en el segundo semestre del 2015 el déficit de lluvias para el centro y sur del país fue de entre 40 % y 50 % y es probable que en los próximos dos meses, cuando se espera que ‘El Niño’ sea más crítico,  los niveles de estos afluentes sigan a la baja por la escasez de precipitaciones.

“Los niveles del río a la altura de Juanchito y Mediacanoa son muy bajos, comparados con los registros históricos de los últimos 15 años. Pese a que ha llovido esta semana, el Fenómeno del Niño se mantendrá en una intensidad muy fuerte. Solo hasta abril se podrían esperar  lluvias más frecuentes que permitan recuperar los ríos. Por ahora, la tendencia en los niveles es a la baja”, explica el experto.

Lea también: CVC advierte crisis por abastecimiento de agua

El segundo síntoma que advierte sobre un posible racionamiento para la parte plana de Cali está ocurriendo en la planta de Puerto Mallarino. El río Cauca  ha alcanzado niveles de hasta 2,6 metros de altura. Si ese nivel llega a ubicarse en menos de 2.5 metros, ya no sería posible tomar el agua para tratarla y entregarla a esa parte de la población, explican técnicos de Emcali.

“En los más de 25 años que llevo en la empresa, nunca hemos tenido que cerrar Puerto Mallarino porque falte agua, pero la posibilidad de que siga bajando el caudal es latente. Ahora lo que se viene son problemas de disminución de oxígeno en el agua. Si el río está muy bajito, no tiene la capacidad de diluir todos los contaminantes que le caen, por eso se presentan los cortes”, explica Héctor Fabio Bonilla, director de operaciones de la Planta de Puerto Mallarino.

El tercer signo de alerta es que los ríos tributarios del Cauca (tanto en el departamento del Cauca como en el Valle) también presentan niveles bajos, es decir, que no alimentarán con agua suficiente al Cauca para que suba su caudal. Preocupa, además, la situación del embalse de Salvajina (desde donde se descarga agua para mantener niveles óptimos del río Cauca). 

Si bien es cierto que el embalse está hoy lleno en un 49,5 % de su capacidad total, Freddy Mantilla, gerente de Acueducto de Emcali, explica que se esperan restricciones en los aportes de agua que se ordenen por parte de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC.

“Pese a las lluvias que han caído en esa zona, la recuperación de Salvajina no ha sido mucha. También habrá que esperar hasta abril para que alcance sus niveles óptimos”, advirtió Euscátegui.

Desde octubre del 2015, la CVC advirtió sobre las difíciles condiciones que afrontaría el río Cauca  y el riesgo para el abastecimiento de agua en Cali.

Para mitigar los efectos de ‘El Niño’ y evitar un desabastecimiento se plantearon dos acciones: la primera, estrechar el cauce del río Cauca, a la altura de la bocatoma de Puerto Mallarino (margen izquierda del afluente), con el fin de que llegue el caudal necesario para potabilizar. Esto se haría con unos espolones construidos en piedra; Y la segunda, habilitar dos bombas flotantes sobre el río para tomar agua desde la superficie y luego la pasen a la bocatoma.

Sin embargo, por temas contractuales y por el cambio de administración, ninguna de las dos quedó lista. La que más cerca está de materializarse es la de las bombas superficiales (similares a barcazas) que ya fueron adquiridas por Emcali. Lo que falta es contratar el transporte y su instalación, proceso que arrancaría en las próximas semanas.

“Emcali se dedicó a inaugurar obras que realmente no respondían a una situación que ya estaba anunciada. Se inauguró un nuevo reservorio que todavía no está operando; unos pozos profundos y un rebombeo en Nápoles (que pasará agua del río Cauca hasta la red alta del acueducto, cuando los ríos Cali y Meléndez tengan bajos caudales) que aún no se entregan. Mientras no haya solución definitiva, la ciudad se va a seguir quedando sin agua”, dijo Hugo Salazar, presidente de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Acodal, Seccional Valle.

Explica Freddy Mantilla que esas obras no están hechas para afrontar sequías. “El reservorio fue concebido para afrontar los eventos de calidad de agua del río Cauca, como turbiedad y baja de oxígeno. En sequía, estos  aumentarán y nos va a dar la mano. Pero si los niveles del río Cauca no son los óptimos, tanto el reservorio como el rebombeo de Nápoles y los tanques de la Campiña (que almacenan agua del Cauca para surtir a  barrios del Norte y Centro cuando el río Cali se seca) no sirven”. 

Agrega que sí  se han hecho maniobras técnicas, pero que eso no basta y subraya que la colaboración ciudadana es clave. “La ciudad es ‘Caucadependiente’ y en estas contingencias  debe existir cultura ciudadana, es necesario ahorrar agua en esta época”.

 Luis Darío Sánchez, del  Grupo de Investigación en Abastecimiento de Agua del Instituto Cinara, de la Universidad del Valle, agrega que “el río Cauca no tiene por qué presentar problemas con sus niveles. Si así sucede, hay que preocuparse. Puede  que a los ríos tributarios del Cauca les estén sacando más agua de la permitida por las concesiones de las autoridades ambientales. Hay que reforzar la vigilancia”.

Harold González, de la Red Hidroclimatológica de la CVC, aseguró que “los caudales del río Cauca para que se capte agua en la bocatoma estarán garantizados por más de dos meses, con el agua  que hoy almacena Salvajina”.

“No se racionará energía”

Las probabilidades de racionamiento de energía en el país son lejanas, según Ángela Montoya,  presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica, Acolgen.

“Finalizamos el 2015 con una necesidad de generación de energía térmica de 85 Gigavatios hora-día. Los embalses están en niveles bajos, pero no son críticos. Con esto, estamos listos para afrontar ‘El Niño’”, indicó.

Según la  firma XM, encargada del mercado energético,  esta semana  la reserva hídrica de los embalses del país estuvo en 60.47 %. Sobre esto, el presidente Juan Manuel Santos dijo   que  “no nos permite tener una gran tranquilidad, pero tampoco una grave preocupación”.

Esta semana se reactivó temporalmente la hidroeléctrica de El Quimbo,  que representa el 5 % de la generación nacional diaria. Pero Montoya insiste en que debe permanecer activa.

Andrés Jaramillo, gerente de Energía de Emcali, explicó que “el agua reservada en los  embalses durará algo más de dos meses. Entre marzo y abril se espera que las lluvias regresen”.

 Cortes en la ladera

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad