“Hay que recordar a Monseñor Isaías Duarte Cancino con obras”

default: “Hay que recordar a Monseñor Isaías Duarte Cancino con obras”

Este viernes se cumplió una década del asesinato de Monseñor Isaías Duarte Cancino. Crean vicaría.

“Hay que recordar a Monseñor Isaías Duarte Cancino con obras”

Marzo 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Hay que recordar a Monseñor Isaías Duarte Cancino con obras”

Gersaím Paz, vicario episcopal de Reconcilización y Paz de la Arquidiócesis

Este viernes se cumplió una década del asesinato de Monseñor Isaías Duarte Cancino. Crean vicaría.

La obra de Monseñor Isaías Duarte Cancino, diez años después de su fatídica desaparición, no murió con él. Por ejemplo, en 2002, la universidad Lumen Gentium (fundada por él) tenía cerca de cien estudiantes. Hoy ya son más de cuatro mil las personas que cursan alguna carrera en esta alma máter. Así lo recuerda el padre Gersaím Paz, vicario episcopal de Reconcilización y Paz de la Arquidiócesis de Cali, quien también cuenta que cuando el arzobispo murió, el Banco de Alimentos apenas comenzaba. Ahora es considerado el más organizado de Suramérica, tras alimentar a cerca de 37.000 personas en la miseria extrema todos los días.Gersaím Paz, amigo cercano Monseñor Isaías Duarte, lo recuerda a propósito de esta primera década sin él.¿Cuál es la situación de la obra de monseñor Isaías Duarte, diez años después de su desaparición?Diez años después son 50 parroquias más que existen y proyectadas diez más. Hay una dura situación social con más de 200.000 desempleados, que aunque no es competencia de la Iglesia, a nuestros fieles les duele y tenemos que estar pendientes de lo que la gente necesita. El Banco de Alimentos atiende hoy a 37.000 personas diarias que están en la miseria extrema. Es verdad que no es suficiente, son más de 100.000 personas que se acuestan con hambre. Queremos rescatar su memoria a través de su legado en obras.¿Qué ha pasado con el legado de la “no violencia” que él pregonó?Él mismo propició que se diera un acercamiento con Carlos Castaño. Y a pesar de los esfuerzos que hizo el Arzobispo, esos diálogos con los paramilitares fracasaron porque dijeron que en la medida en que hubiera guerrilla, habría paramilitares. Entonces, yo veo muy difícil que las bacrim, de la noche a la mañana, desaparezcan. Nos gustaría que, sin repetir el Caguán, se diera un acercamiento de diálogos, sin que eso se convierta en un fortalecimiento de los grupos armados, pero sí quiséramos abogar otra vez por el diálogo sin necesidad de despejes.Dice que con la nueva Vicaría del Perdón y la Reconciliación se quiere recoger la memoria de Monseñor, ¿esto en qué consiste?Ante una insalubridad mental creciente por tanta falta de oportunidades, Cali se ha vuelto pionera en insalubridad mental, esquizofrenia y otros derivados. Frente a esto, la Vicaría está desarrollando un plan de salud mental que se llama Escuelas de Perdón y Reconciliación. Queremos a través de la Vicaría enseñarles a las futuras generaciones que el peor negocio y lo que nos ha tenido mal en este país es haber invertido más dinero en las armas que en la educación. En el caso del asesinato de Monseñor se sigue hablando de una gran impunidad...Si estoy hablando del perdón y de la reconciliación, tenemos que ser ejemplares. Personalmente no estoy muy interesado en que se capture a los criminales. Queda pendiente los autores intelectuales. El Gobierno ha enfocado la responsabilidad en la guerrilla de las Farc. Pensamos que todavía quedan pendientes otras investigaciones para mirar qué otros autores intelectuales ordenaron la muerte del Arzobispo. Apuntar hacia una ética social es la mejor manera de reponer el crimen contra Isaías.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad