Hacerlo bien por Cali es transformar sus espacios, así luce hoy la Calle de la Escopeta

Mayo 02, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Hacerlo bien por Cali es transformar sus espacios, así luce hoy la Calle de la Escopeta

El abandono que imperaba en la Carrera 6 con Calle 4 está siendo desplazado por los murales que pinta la fundación Culata. Sumate a #PorCaliLoHagoBien.

El color se adueñó de la Calle de La Escopeta, ese callejón del centro histórico de Cali que durante años ha sido el escampadero de habitantes de calle, foco de basura y abandono municipal.

El paisaje allí se transformó desde hace un mes, pues en la esquina de la Calle 6 con Carrera 4, en lugar de bolsas de basura se ve  un niño diez años que juega a la pelota día y noche. Más adelante, en los muros abandonados ahora se puede observar a una mujer que  pasea con su perro mientras sigue las huellas que deja un ‘hipster’ que monta su bicicleta. 

Y  en esa antigua casona donde solía estar la Sociedad Colombiana de Arquitectos, ahora hay una biblioteca rojo pasión llena de estantes cargados de títulos como La Metamorfosis de Kafka; La Ciudad y Los Perros, de Mario Vargas Llosa; La Odisea, de Homero y hasta el Álgebra de Baldor.

Los murales que desde mediados de marzo le cambiaron la cara a esta calle del barrio La Merced estuvieron a cargo de la  fundación Culata, un colectivo de tres artistas gráficos que desde el año pasado se ha dedicado a intervenir artísticamente algunos espacios deprimidos de la ciudad.

‘Recuperando la Zona C’, cuenta Liliana Ortiz, miembro de Culata, es el proyecto que adelantan desde finales del 2015 para darle color al centro. A la fecha, Culata ya ha intervenido tres espacios en La Merced y San Antonio. 

“La gente ha reaccionado muy bien a las obras y en la Calle de La Escopeta, por ejemplo,  se ha recuperado una zona en la que no se podía caminar ni respirar por los malos olores y la presencia continua de habitantes de calle. Desde hace un mes, la calle no amanece con excremento ni llena de basura”, comentó Liliana, quien pintó la nueva biblioteca de La Merced.

 En esa librería, dice la artista, varios de los textos son inventados. Ese es el caso de ‘El Sexo del poema’, un título que un anciano que apenas podía hablar lo escribió en un pedazo de papel, junto al nombre del autor: Américo América. Cuando Liliana lo pintó en el lomo de uno de los libros, el hombre rompió en llanto y balbuceó que él era Américo América. La  abrazó y se marchó. Fue la última vez que vio al hombre en ese callejón donde su nombre quedó inmortalizado.

Marco Tulio Narváez, un vendedor ambulante de la Calle de La Escopeta, señaló que los murales “le devolvieron la vida a la calle, ahora está pasando mucha más gente y se volvió un atractivo”.

Para Jorge García, quien trabaja en un local de asesorías migratorias, “las pinturas lograron que la gente no tire más basura en esta calle, algo que parecía imposible. Falta que pongan Policía para aumentar la seguridad”.

El paso a seguir para Culata es la recuperación de la plazoleta de la Carrera 4 con Calle 5, donde se plantea pintar las barandas, limpiar las bancas y hacer una pintura girante en el piso. “Ese proyecto es más grande y debe involucrar  a la Alcaldía, esperamos que se pueda hacer cuanto antes, para rescatar este espacio que está lleno de basura y es subutilizado”, dijo Liliana.

[[nid:532240;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/05/dsc_2104.jpg;full;{Así es el paisaje de la Carrera 4 con Calle 6 que cambió hace un mes. La zona, que solía ser sombría, ahora está cargada de colores y se ha convertido en un atractivo del centro.Oswaldo Páez | El País.}]]

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad