"Hacen falta $27.000 millones para el Miocable”: Directora de Metrocali

default: "Hacen falta $27.000 millones para el Miocable”: Directora de Metrocali

María del Pilar Rodríguez, nueva presidente de Metrocali, dijo que prontamente saldrán de las calles 180 buses del sistema tradicional.

"Hacen falta $27.000 millones para el Miocable”: Directora de Metrocali

Enero 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre, editora de entorno

María del Pilar Rodríguez, presidenta de Metrocali.

María del Pilar Rodríguez, nueva presidente de Metrocali, dijo que prontamente saldrán de las calles 180 buses del sistema tradicional.

Las riendas del sistema de transporte masivo, MÍO, están desde el viernes pasado en manos de la ingeniera civil María del Pilar Rodríguez. Entre los principales desafíos que enfrentará presidiendo Metrocali están desentrabar los líos que frenan la construcción de las terminales de cabecera y lograr el tan anhelado repunte en movimiento de pasajeros que le dé estabilidad financiera al sistema. A lo que suman resolver un déficit de $27.000 millones hallado en el proyecto del Miocable y la revisión de la iniciativa de islas de comidas en algunas estaciones. Hoy el masivo mueve 350.000 pasajeros al día, lo que está por debajo de lo necesario para garantizar su equilibrio económico. ¿Con cuántos usuarios espera dejar usted al MÍO?La idea es, terminando la infraestructura y con los buses que se deben meter, tener al 2016 al menos 900.000 pasajeros por día. Usted ha señalado que aunque el MÍO es un buen sistema lo encontró con algunos problemas de operación, ¿cuáles son los más preocupantes?Falta de velocidad en algunas rutas que no son troncales, lo que se debe al desorden del sistema colectivo, que genera problemas para los buses del MIO. La falta de infraestructura, como las terminales de cabecera, que causa problemas en operación. Hoy estamos alimentando a unas estaciones que no están diseñadas para eso, como Chiminangos. Allí hay muchos líos.Son problemas con soluciones que vienen siendo esquivas, como la construcción de las terminales de cabecera y la aplicación efectiva de la chatarrización... Hay de todo, como el encajonamiento que le hacen los buses del sistema colectivo al masivo. Rápidamente la ciudadanía se va a dar cuenta de que tenemos la voluntad política de hacer cumplir los decretos y las resoluciones, esos buses empezarán a salir y empezaremos a limpiar las calles. Una avenida como la Pasoancho está plagada de buses del colectivo en rutas que hoy en día nosotros podemos suplir, ese tipo de cosas se pueden solucionar rápidamente. ¿Cuándo y cuántos vehículos van a salir de las calles en el corto plazo?A lo largo de la administración tenemos que haber terminado de sacar los vehículos de este tipo que quedan rodando en Cali. En un corto plazo ya existen los decretos de reducción de la capacidad transportadora, hay es que hacerlos cumplir, para eso estamos de la mano de la Secretaría de Tránsito. Son alrededor de 180 vehículos los que saldrán muy rápidamente. Se ha cuestionado a los operadores (dueños de los buses del MÍO) porque algunos tienen empresas con vehículos tradicionales en las calles, es decir, le hacen doble juego al sistema, ¿cuál es su posición frente a ellos?Seremos muy estrictos con todos y somos nosotros quienes tenemos el control del masivo. Creo que los operadores, a pesar de que pueden tener ese tipo de conflicto de intereses, entienden que la apuesta de la ciudad es el MÍO. Respecto a la chatarrización también se ha dicho que ha faltado mano dura para hacer cumplir la ley...Creo que faltaba la voluntad política y la mano dura para hacer cumplir las leyes con el colectivo y el masivo, pero eso ahora no va a suceder, vamos a ser estrictos e implacables, porque estamos seguros que la ciudad avanza en la medida en que podamos proveerle el sistema masivo. El retraso en las construcción de las terminales de cabecera ha sido una piedra en el zapato para justamente lograr esos pasajeros, ¿qué va a hacer para que esto cambie?Hay unas situaciones críticas. Recibo una muy complicada con la terminal de Calima, donde no se tomó una decisión al respecto durante cuatro años. Encontré que para la obra hay $22.000 millones, pero que se necesitan $27.000 millones más, que tendrán que conseguirse ya sea con créditos, gestión ante la Nación o recursos locales. Está próxima a firmarse la licitación de la terminal intermedia Julio Rincón, con la que podremos darle un respiro a la troncal de Aguablanca. Entonces el tema de Calima es más que grave, teniendo en cuenta que la firma Hafira Ve Hatziva (sede Colombia), a la que se le entregó la obra, entró en liquidación...Mi interés es que se haga la obra y Hafira responda por el contrato que se le adjudicó y que podamos resolver los temas que en un pasado no permitieron que se siguiera adelante. Ellos hicieron una licitación, se cumplió a legalidad con los términos y para mí la salida es que ellos hagan la obra y nos entreguen lo que se comprometieron.Pero entraron en liquidación...Tendremos que sentarnos con ellos a ver, si entraron en liquidación no sé si eso significa que no quieren hacer la obra, pero tengo que exigirles que cumplan ese contrato que se ganaron.La terminal del sur también está estancada, ¿cómo va a desentrabar este tema?Sí, está estancada, y esta terminal es muy necesaria. Hay que tomar una decisión, muchas de estas cosas están paradas por falta de decisión.¿Cuándo vamos a tener funcionando el Miocable? El cronograma inicial hablaba de finales del 2011 y al término de su mandato exalcalde Ospina señaló que esperaba que estuviera operando en noviembre del 2012...Quisiera saber, no puedo decirlo con exactitud, la realidad es que es una obra que se inició sin tener absolutamente todos los recursos que se necesitaban, estamos en el proceso de la consecución de los recursos adicionales para terminarla.¿Cuánto hace falta y cómo van a resolver ese déficit?Hacen falta cerca de $27.000 millones, que son sobrecostos. La obra estaba presupuestada en $67.000 millones, pero va a terminar costando $94.000 millones. Por ejemplo, inicialmente en los pliegos se había dicho que las estaciones tendrían un área de 2.500 metros cuadrados, pero tras los diseños tendrán 5.800 metros cuadrados. La obra se inició sin unos diseños finales. Estamos buscando los recursos. Se está construyendo con los dineros que tenemos en este momento hasta donde podamos hacerlo y a medida que consigamos los adicionales seguiremos. Vamos a hablar a nivel nacional, internacional, a buscar créditos y alternativas. Se arrancó el año hablando de conectar al MÍO con los municipios vecinos, ¿cuáles son las opciones para este proyecto?Cali no opera sola y tenemos que conectarnos con las ciudades vecinas. Las terminales de cabecera del MÍO pueden recibir alimentadores locales o intermunicipales, podríamos llegar a un acuerdo con ellos de una tarifa integrada en la cual una parte se le dé a esos transportadores intermunicipales o de las laderas y otra se quede en el MÍO, pero que el usuario tenga una tarifa menor a la que tiene que pagar si se traslada del sistema intermunicipal al masivo. Podríamos obtener recursos de regalías para proyectos de integración regional. Se tenían muchas expectativas con la entrada en funcionamiento de la Troncal de Aguablanca, en el sentido de que iba a aportar los pasajeros que hacían falta, pero no ha sido así...Lo que hay de esta obra está muy bien hecho, falta terminar unos pedazos, más la terminal de cabecera y la Julio Rincón. Necesitamos alimentar esa troncal para que genere más pasajeros. En febrero empezaremos a implementar un plan de alimentación allí, lo que puede aumentar en cien mil el número de pasajeros en un corto plazo. Se estimaba que los puntos Encontrarte (de venta de comestibles en las estaciones del MÍO) ya estarían funcionado a finales de diciembre. ¿Qué ha pasado con esto?Es un tema muy controversial, no estoy absolutamente en contra de que un sistema de transporte masivo provea algunos servicios adicionales, pero tiene que ser en sitios planeados para ese tema. No creo que se deba permitir en una estación pequeña donde ya el espacio está bastante restringido, la misión de ese espacio es transportar gente. Debemos evaluar el tema con el Siur y revisar cuál es la intención respecto a la venta de comidas. Hay que discutirlo y que se haga de una manera sensata.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad