Habitantes del barrio Pampalinda denuncian cortes frecuentes de agua

Habitantes del barrio Pampalinda denuncian cortes frecuentes de agua

Marzo 31, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Por Diane Palacios Chamorro, especial para El País
Habitantes del barrio Pampalinda denuncian cortes frecuentes de agua

A pesar de los cortes en el servicio y de que tienen que comprar agua embotellada, los vecinos aseguran que el costo de los servicios públicos va en aumento, con un promedio de $400.000 mensuales en los que se incluyen acueducto y alcantarillado.

Vecinos dicen que los cortes vienen desde hace años, pero se intensificaron hace dos semanas. Emcali asegura que está tratando de controlar la emergencia.

El continuo rompimiento de tubos de acueducto y alcantarillado tiene a los habitantes de Pampalinda y La Cascada padeciendo por problemas de agua, situación que se ha hecho crítica en las últimas dos semanas.  

Mientras Emcali asegura que está tratando de controlar la emergencia, los vecinos denuncian que los problemas de desabastecimiento y baja presión en un radio mayor a un kilómetro, llevan más de tres años sin solucionarse.

Luis Felipe Bonilla, propietario de una vivienda cercana a uno de los daños más recientes, presentado en la esquina de la Calle 2 con Carrera 62, dice que en su casa no hay agua desde hace más de  una semana. “La quitan del todo o cae con muy baja presión. En la planta baja llega muy poca, no alcanza ni para descargar los baños”. 

Quejas como esta se han vuelto comunes en el sector. Propietarios de otras residencias, locales comerciales y centros de asistencia especiales, como en el caso de un hogar geriátrico ubicado en la Calle 1A entre carreras 61 y 62, denuncian que el servicio como mínimo es interrumpido dos veces por semana hace varios años.

Según Elisa Estela, enfermera del hogar,   el desabastecimiento afecta la atención de los nueve pacientes que se encuentran internos, entre los que hay ancianos postrados.  

“La incomodidad es muy grande porque hay que cambiar sábanas todos los días, sábanas con materia fecal y orines. La semana pasada estuvimos sin agua tres días, en los que se acumulaba todo y eso genera malos olores y malas condiciones”, dijo Estela. 

Aunque el daño que se presentó frente a la entrada del hogar fue solucionado, los escombros y el hueco creado para realizar las reparaciones continúan allí. “En caso de una emergencia, una ambulancia no puede entrar”, añade Elisa.      

La  red está tan mal que, según un operario de Emcali que prefiere reservar su nombre, el daño que afecta la  vivienda de Felipe ha  tenido que ser atendido tres veces en el transcurso de una semana y la reparación de un tubo ocasiona el rompimiento de otro. “Lo que hay que hacer es cambiar toda la red”, afirma. 

Los habitantes se han visto obligados a comprar recipientes para  guardar agua,  que pueden costar entre $30.000 y $90.000, dependiendo de la capacidad.

Según los vecinos, los mismos empleados de Emcali les aconsejan instaurar tutelas y derechos de petición para que sus exigencias sean atendidas. “Es un descaro.  Los empleados nos dicen que hagamos un derecho de petición, pero ¿para qué una petición, si ellos mismos vienen a cambiar tubos cada quince días? Yo no entiendo”, dice Felipe.

Carlos Andrés Carvajal, un habitante de Pampalinda que ha tomado la vocería de la comunidad, asegura que entre julio y agosto pasados se reventaron en el sector 28 tubos.

Él y algunos vecinos recogieron firmas y presentaron a Emcali una Acción Popular de Grupo  para solicitar una normalización en el servicio y la garantía de una presión buena y constante. Sin embargo, los problemas continuaron.

Algunos locales comerciales han visto afectados sus ingresos. Personal de una clínica veterinaria dice que pierden cerca de $200 mil diarios por los cortes.

“Nosotros somos la cola de red de la planta de Puerto Mallarino, por lo que la presión es malísima o  simplemente el agua no llega. Los tubos se rompen constantemente. Yo hasta hice un mapa que está lleno de puntos rojos que son los daños.  Cambian tubos cada quince días y el problema sigue”, denuncia Andrés.

Sumado a esto, algunos vecinos aseguran que de muy buena fuente saben que “en Emcali ni siquiera hay el material para las reparaciones”.

Ante el cuestionamiento de la comunidad, Diego Bolaños, Jefe de Distribución de la Gerencia de Acueducto y Alcantarillado de Emcali, asegura que la empresa reconoce que existe un problema  y que este año ha destinado $3.000 millones para la reposición de la red de este sector. 

“Los vecinos se quejan de bajas presiones y tienen razón. Estaban en la cola de red de Puerto Mallarino. Para solucionar el problema se les cambió a red alta el año pasado y los tubos no soportan esa presión porque tienen más de 40 años. En este  momento están en esa red y se está controlando la presión”, explica el ingeniero, quien agrega que el servicio se normalizó el fin de semana y que los rumores sobre la falta de material son falsos. 

Respecto a la baja presión y el desabastecimiento denunciados este lunes, el funcionario explicó que se deben a daños presentados en Ciudad Jardín y el Parque del Perro, los cuales necesitan operaciones especiales de soldadura.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad