“Ha sido difícil hallar secretario de Tránsito”: Alcalde de Cali

Julio 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón | Editora de Entorno
“Ha sido difícil hallar secretario de Tránsito”: Alcalde de Cali

Rodrigo Guerrero, alcalde de Cali.

El alcalde Rodrigo Guerrero confirmó que Ayda Lucy Ospina, del Ministerio de Transporte, vendrá como asesora y ya no podrá ser Secretaria de Tránsito.

Encontrar un nuevo secretario de Tránsito, que entre otras cosas ayude a superar la crisis del MÍO, se ha convertido en toda una novela para el Municipio. Dos meses de interinidad del cargo y dos nombramientos fallidos: el de José Nicolás Urdinola (exgerente del Cdav) y el de Ayda Lucy Ospina (del Ministerio de Transporte), son algunos de sus capítulos. El alcalde Rodrigo Guerrero habla sobre las críticas que le llovieron cuando anunció la designación de esta funcionaria, lo que fue interpretado por muchos como una intervención disimulada. Y dice cómo planea sacar al MÍO de su difícil situación para que a final de año esté prestando un servicio “como si estuviéramos en Estocolmo”.El 12 de julio el viceministro Nicolás Estupiñán y usted anunciaron a Ayda Lucy Ospina como nueva secretaria de Tránsito. ¿Por qué se echó para atrás su nombramiento?Ella no puede renunciar a su cargo en la Nación y en esas circunstancias es imposible nombrarla como secretaria en propiedad, que era el propósito. Pero sí puede venir encargada en comisión como asesora. La idea es que esté unos dos o tres meses. Eso quiere decir que hay que buscar otra persona para Secretario (a) de Tránsito. Suena a que la señora Ospina será la Secretaria en la sombra...No, el secretario es el responsable legal, quien se hace cargo de todo, esa persona que se designe solo tendrá las recomendaciones de una experta, pero eso no le quita sus responsabilidades.Este es el segundo nombramiento fallido. ¿Por qué está costando tanto encontrar quién lidere este despacho?Encontrar a alguien que cumpla con los requisitos para ese cargo es difícil porque tiene que ser profesional de un área afín y acreditar una especialidad en tránsito o experiencia de dos años en el sector. La primera opción fue José Nicolás Urdinola, pero desafortunadamente su diploma no lo tenía validado en Colombia. Ante esa dificultad y viendo que es un puesto que requiere conocimiento técnico, capacidad de decisión y creatividad se me ocurrió que podía ser la doctora Ospina, quien desde el Ministerio nos ha resuelto cantidad de problemas. El anuncio de traer a esta funcionaria de la Nación fue interpretado en muchos sectores como una intervención disimulada, porque incluso ella ha estado muy cerca del control y vigilancia que se hace al MÍO... Cristina Arango (exsecretaria de Hacienda) trabajaba en el gabinete de Petro y nos la trajimos. El Director de Planeación actual fue el que hizo el POT de Bogotá. O sea, trajimos personas con experiencia. Son casos muy distintos, ellos renunciaron a sus cargos y no había una línea directa como la que hay entre el Ministerio de Transporte y la Secretaría de Tránsito…Le aseguro que quién ha estado detrás de eso soy yo, no ha sido el Ministerio. El Ministerio podría, si quisiera, intervenir la Secretaría, si hubiera encontrado méritos suficientes. Hay que aclarar que ella no estaba en función de vigilancia sobre el MÍO, es la Superintendencia, ella prestaba apoyo. ¿Cuál era esa misión que usted quería encargarle justo a ella en la Secretaría?Lo mismo que estaba haciendo Alberto Hadad: dirigir los guardas, el mejoramiento tecnológico, gerenciar el centro de despacho. Continuar el esfuerzo que se ha venido haciendo. Pero existe la sensación de que ella venía a hacer algo que no se ha podido, a sacar el colectivo, la reestructuración de rutas…Si quisiéramos eso sería más fácil pedir que intervengan la Secretaría y que manden de Bogotá y yo me quito el problema de encima. Otra de las lecturas que se ha hecho es que a Cali le quedó grande el tema de Tránsito y que por eso se quería echar mano de esa funcionaria …Diría que es una visión parroquial y le pongo la mejor comparación que se me ocurre: ¿Qué tal que los madrileños protesten porque se va a contratar a James para el Real Madrid? ¿Eso significa que le quedó grande a Madrid el equipo y tiene que buscar refuerzos colombianos? Me parece parroquial, por no decir, torpe, ese concepto.¿Tiene que hacer el nuevo titular de Tránsito un revolcón interno de la secretaría?Lo que se tenga que hacer hay que hacerlo, como lo aplicaban Hadad y Omar Cantillo (secretario encargado).Es que el mismo José Nicolás Urdinola dijo que su misión principal sería hacer esa purga y revisión interna de la Secretaría, por las denuncias de corrupción. Incluso habló que dentro de ese despacho hay quienes impiden que las cosas funcionen bien, por ejemplo, con la salida del colectivo...Acusaciones de corrupción en las secretarías de tránsito existen, no solo en Cali. Y eso es parte de lo que hay que mejorar, pero se ha hecho mucho. Sería muy torpe, muy cortoplacista, pensar que la solución es esa, la solución es mucho más amplia. El viceministro de Transporte, Nicolás Estupiñán, cuando anunciaron que vendría la señora Ospina, dijo que esperaban con esto que “la Secretaría empezara a marchar”. Eso parece indicar que íbamos mal…Le doy mi interpretación de eso. Ha existido en algunos sectores en Bogotá la idea de que no ha habido la voluntad política de sacar el transporte colectivo que falta. La respuesta que hemos tenido, y la mantengo, es que no sacamos el transporte colectivo tradicional hasta que podamos darle a la gente de Cali la garantía de que va a tener un servicio igual o mejor con el MÍO. Tratar de forzar la salida del transporte tradicional cuando no hay alternativas para satisfacer esa demanda es un acto de torpeza contra el mismo sistema. Pero cuándo se van a dar las condiciones para que eso suceda, porque la crisis del MÍO ya es un círculo vicioso. Se anuncian “salvavidas” como los $90.000 millones para chatarrización y volvemos a lo mismo. Ahora se habla de otra solución de $30.000 millones para el fondo de contingencia…La situación económica de los operadores (que son privados) es precaria, están en dificultades porque hicieron cálculos de que en cuatro años estaban por encima del punto de equilibrio. Vamos en siete años y no ha pasado. Hace año y medio dijeron que no tenían recursos para chatarrización, para lo que se consiguieron los $90.000 millones. Los operadores se demoraron en constituir la fiducia para usar la plata. Después entendí el problema: sino tienen plata para gasolina ni llantas, menos iban a tener para sacar un crédito para chatarrizar. Ahí descubrimos el otro problema, y es que no tienen capital para funcionar. Quiero una solución estructural a esto. Eso es lo que creo que se hace con el aporte del Municipio ($30.000 millones) al Fondo de Contingencia, para asegurarles a los operadores que siempre se les va a pagar la diferencia entre la tarifa del usuario y la tarifa técnica (lo que en realidad cuesta mover a cada viajero). Sin embargo, los mismos operadores dicen que esto no soluciona el problema de fondo…Los bancos y expertos como Mauricio Cabrera y Rudolf Hommes consideran que eso sí soluciona ese problema. Todo esto termina en un pésimo servicio para el usuario del MÍO ¿qué les dice usted?¿Qué les decimos a los usuarios de Avianca cuando están en operación tortuga los pilotos? Eso no debería existir, ojalá el gobierno intervenga y a veces interviene y finalmente arreglan el problema. Esto es un problema que lo están originado los operadores, que no tienen los recursos para funcionar, a lo cual ellos se comprometieron. ¿Qué estamos haciendo nosotros? Entendiendo las circunstancias y buscando soluciones.Usted es muy optimista con las soluciones que plantea para el MÍO, ¿cuándo se va a cumplir con la promesa de el masivo le preste el servicio que debe a la ciudad?Calculo que de aquí a diciembre deben estar operando los 911 buses y concentrándonos en áreas estratégicas de la ciudad, es decir, tomándonos áreas donde la gente dependa mucho más del sistema de transporte y dándoles el mejor servicio, como si estuviéramos en Estocolmo. En esa forma creo que podemos estar funcionando al finalizar el año. El sistema va a seguir creciendo y va a tener dificultades, pero yo espero que esté funcionado en condiciones aceptables a finales del año.Recientemente se dio a conocer que en Cali los homicidios han bajado 27 %. ¿Qué cambió en la estrategia para que eso sucediera? No hay una sola causa que explique el fenómeno. Se han hecho, por ejemplo, acciones muy importantes con jóvenes, lo que llamamos colectivos. Hemos venido haciendo iluminación de parques, poniendo cámaras, aumentado el número de policías, trabajando en los cuadrantes. De todas esas medidas hay una de especial importancia: la desarticulación de bandas criminales. Hay quienes cuestionan la transparencia de las cifras de criminalidad que se manejan en Cali... No hay sistema de información más fidedigno en Colombia que el que tenemos aquí. Es un sistema que está protegido contra las tentaciones de la Policía de disminuir los muertos o de la Administración de hacer disminuir los homicidios. Se apoya en un comité que se reúne semanalmente desde hace 20 años.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad