Guía de padres: ¿Cómo hablar con los niños sobre la televisión que ven?

Guía de padres: ¿Cómo hablar con los niños sobre la televisión que ven?

Octubre 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Guía de padres: ¿Cómo hablar con los niños sobre la televisión que ven?

se recomienda que los niños menores de 7 años vean menos de una hora diaria. Los que pasan más de cuatro horas tienden a ser personas aisladas.

Cómo blindar a sus hijos contra el bombardeo de imágenes y lenguaje violento en las series de Tv. actuales.

¿Qué papá no se ha dejado manejar por uno de sus hijos? De seguro usted, en algún momento de la vida, ha sucumbido a sus peticiones y hecho la voluntad del pequeño. Puede negarlo, pero si revisa su historia hallará más de un episodio de este tipo. Pero cuando se trata de ver televisión, usted es quien decide. Lo invitamos a consultar esta guía para el manejo adecuado de la Tv., porque en casa, papá y mamá son quienes deben tener el control. Papá, ¿cómo te va con la televisión? Antes de imponer o sugerir a sus hijos qué pueden ver o qué no pueden ver, valdría la pena revisar sus propios hábitos. “A veces, como padres, estamos en el grupo que ‘predica pero no aplica’ y hay una realidad: los chicos aprenden más de los mensajes inconscientes, de lo no verbal, de lo que no se dice, que de aquello que predicamos”, señala Adriana Banguero, especialista en psicología del niño y Coordinadora de Desarrollo Humano de la Universidad de San Buenaventura.“Si somos de esos padres que se permiten ver todo tipo de programas, los niños perciben que todo es bueno y que ellos también lo pueden ver”, expresa Héctor Cuartas, asesor en comunicaciones y temas de pedagogía. El televisor NO es un miembro de la familia Hay familias que necesitan tener el televisor siempre encendido, así nadie lo mire; y a veces se depende de su reflejo o del sonido para conciliar el sueño. Lo ideal es que el televisor esté fuera del cuarto y en un espacio de uso compartido, como el estudio o la sala, para facilitar la supervisión. Tenerlo aislado permite que el niño no le reste tiempo a actividades como el estudio, la familia, el descanso y hasta el juego. La ley es para todosSi quiere que su hijo se aprenda a autoregular frente al consumo de la televisión, establezca unos horarios, iguales a los que tiene ya fijos en rutinas como la alimentación o la hora de ir a la cama. En vacaciones, el tiempo de exposición se puede negociar porque es una situación esporádica. Filtre los contenidosPadres y adultos en general somos responsable de los niños, por eso hay que tomarse el tiempo y el trabajo de revisar los programas que el niño aprecia. “No se trata de estar todo el tiempo con ellos, pero sí asegurarnos de qué están viendo. Es importante observar qué tipo de publicidad hay en esos espacios porque a veces uno puede estar convencido de que el programa es educativo, pero no lo es la publicidad”, expresa Banguero. Para el comunicador Héctor Cuartas, así como somos vigilantes o guardianes de qué les sucede, eso debe trasladarse al plano de la televisión, pues a través de ella reciben elementos positivos y negativos y si no tienen las bases o criterios adecuados para entenderlos, los adoptan para sus vidas. No la prohíba, restrínjala“La televisión, internet y los videojuegos son parte de nuestra era, por ello no podemos pretender negarles el acceso a los niños”, expresa Cuartas. Bajo este criterio, Banguero sugiere que cuando al niño se le prohíbe ver un programa y no se le dan explicaciones al respecto, lo único que se logra es despertar en él mayor curiosidad. Si hay una argumentación, el pequeño se forma un criterio más claro de las cosas.Escenas duras y curiosidad“Existen realidades que no le podemos esconder a los niños, pero si podemos aplazar el contacto con esa realidad, mejor. Hay escenas que son muy duras, que pueden generar angustia y la primera reacción de ellos será mirarnos buscando ayuda y ahí debemos estar para explicar que infortundamente es una realidad y que en ocasiones lo que ven es una ficción”, expresa Banguero. Recuerde que no solo se ve violencia sino intolerancia, homofobia, estereotipos frente al amor, la moda, el cuerpo, que a veces son más destructivos. Fantasía, pero con los pies en la realidadSi como padre le permite al niño estar mucho tiempo expuesto a la fantasía, ese será el mundo que él conocerá. Para Banguero, “un niño con una supervisión responsable entenderá que el superhéroe no existe, pero que sí existen héroes reales como los bomberos, quienes cuidan de nosotros o incluso papá porque hace cosas por los demás; o que él puede ser un héroe ayudándole a sus amiguitos, cuidando del hermano, etc”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad