Guía de los psicólogos para 'sobrevivir' al 'Harlem Shake'... y sacarle provecho

Guía de los psicólogos para 'sobrevivir' al 'Harlem Shake'... y sacarle provecho

Marzo 22, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Paola Vergez, reportera de El País
Guía de los psicólogos para 'sobrevivir' al 'Harlem Shake'... y sacarle provecho

Dada la alta incidencia que ha tenido el popular baile 'Harlem Shake' en niños, jóvenes e incluso adultos, especialistas consultados aseguran que esta tendencia digital puede ser vista como una forma de enseñar.

La práctica de este baile dentro del ámbito escolar ha constituido para algunos estudiantes sanciones por parte de las instituciones educativas. Expertos en Cali creen que los padres y educadores deben aprovechar estas tendencias para acercarse a los jóvenes.

Dada la alta incidencia que ha tenido el popular baile 'Harlem Shake' en las aulas de clase, especialistas consultados por Elpais.com.co aseguran que esta tendencia digital puede ser aprovechada para entender los nuevos métodos de comunicación de los jóvenes, establecer nuevas formas de diálogo y de enseñanza con ellos en vez de castigarlos o sancionarlos disciplinariamente.La nueva tendencia de realizar este baile dentro del ámbito escolar, ha conllevado sanciones para algunos estudiantes por parte de las instituciones educativas, algunas de las cuales incluso han ordenado suspensiones por "indisciplina".Un ejemplo de ello es el caso de la Institución Educativa El Diamante, en el oriente de Cali, donde a la fecha dos estudiantes han sido sancionados con seis días de suspensión por "el irrespeto al uniforme, por hacer mal uso de las instalaciones del laboratorio de química y por subir un video al estilo 'Harlem Shake' a la red", explicó Janeth Drada, coordinadora del centro escolar.Según añadió Drada, aparte de los dos sancionados, el procedimiento disciplinario interno continúa con los otros jóvenes que participaron en el video, ya que la práctica "transgrede varias normas del manual de convivencia".Así como el 'Harlem Shake' se ha propagado entre los adolescentes, otros bailes y modas lo han hecho en su momento. Sin embargo, ¿qué hay detrás de estos fenómenos?, ¿cómo deberían los padres y los colegios afrontar estas modas?, ¿será la oportunidad de hablar con sus hijos acerca de las tendencias que se generan a partir de las redes sociales? estas son preguntas que surgen al ver el incremento de seguidores del pegajoso baile.Para la doctora María del Pilar Molano, psicóloga clínica, quien trabajó por ocho años en el colegio Liceo Benalcázar, prohibir este tipo de tendencias o bailes no conlleva a nada, porque "es un fenómeno mundial" y siempre van a estar expuestos a las tendencias. Molano afirmó que los padres no deben ser ajenos a las modas, ni desconocer los gustos de sus hijos y su entorno. "Es importante que los papás se enteren que existen estos bailes, porque he hablado con algunos papás que no tienen ni idea de qué se trata. Es necesario que conozcan cuáles son las tendencias de moda a las que están expuestos sus hijos, cómo pueden amenizar con ellos ese baile, ese fenómeno. Sentarse a ver el video con ellos y conocer la opinión de los muchachos sobre el mismo. Analizar por qué lo quieren imitar, qué es lo que les gusta", indicó el médico. Francisco Revelo, expresidente de la Asociación de Padres de Familia del Colegio San luis Gonzaga, cree que él como padre procura estar cerca de sus hijos, de 15 y 9 años de edad, e interacturar con ellos y conocer sus gustos como parte del proceso formativo. Sin embargo, dijo que los "padres no deben ser desprevenidos en cuanto a las redes sociales". Para Revelo, este tipo de tendencias revelan "un poquito de rebeldía, un poquito de moda, de protesta".Por el contrario, Molano piensa que los jóvenes no actúan por rebeldía sino por moda, el hecho de prohibir abre la brecha de querer hacerlo. "Hay que ver cómo es el uso de esa moda, cómo puedo yo educar a través de esa moda", enfatizó el especialista.Fernando Moreno, director del Programa de Psicología de la Universidad Icesi, también consideró que este tipo de conductas no corresponden a actos de rebeldía. Manifestó que es evidente que hay etapas del desarrollo del ser humano en que se confrontan figuras de autoridad, como en la adolescencia, pero "específicamente estos fenómenos virales, como el 'Harlem Shake', no confrontan la autoridad. Es mucho mejor entender este fenómeno en el contexto de la sociedad de información, la transición de información del productor al consumidor. No es un fenómeno que se reduce sólo a los jóvenes".Las tendencias, aseguró la doctora María del Pilar Molano, deben ser una oportunidad para acercarse a los hijos. "Todo tipo de tendencia, toda la moda, abre espacio para la comunicación. Lo que pasa es que los papás no se están dando cuenta qué es lo que está de moda en los muchachos, no tienen ni idea que es lo que están viendo en televisión, no saben lo que se ven cuando se meten a internet, no están al tanto de lo que a ellos les gusta; el prohibirlo no sacan nada si la tendencia está".En este mismo sentido, Fernando Moreno dijo que los padres "deben estar atentos no sólo a este fenómeno del 'Harlem shake' si no a todos los que ocurren en torno a la vida de sus hijos de manera que puedan identificar la construcción de la subjetividad en ellos, para así poder orientarlos a que sean cuidadosos con si mismos y para interactuar con otras personas sin vulnerar sus derechos". Por su parte, para Ana María Gálvez, psicóloga familiar y asesora escolar, este tipo de "fenómenos" deben abordarse pedagógicamente, es la oportunidad para que las instituciones educativas indaguen sobre el impacto de estos bailes en los jóvenes y guiarlos en el significado de estas tendencias, la implicación de las plataformas digitales en ellas y sus usos, además de plantear los significados de dichas prácticas y los momentos adecuados para llevarlas a cabo. "Ese tipo de cosas no deben ser ajenas a los educadores, porque el impacto de las redes sociales es muy grande hoy en día y no podemos desconocer la fuerza que tiene ese tipo de tecnología en la juventud y en la humanidad, hay que abordarlo pedagógicamente", aseguró.Galvez señaló que estos actos no pueden ser aprobados por las instituciones educativas, dependiendo de la forman como se desarrollen y de las normas de convivencias establecidas dentro del entorno escolar. "En medio de una clase no es el momento y el lugar, igual que cualquier otro acto de indisciplina. Esto no puede quedarse en la función de los educadores, si no en la formación, la pedagogía", afirmó.Añadió que "los jóvenes se mueven al ritmo de la masa, de lo que puede ser gracioso, de pertenencia a un grupo, de que están en una edad en la que son fácilmente influenciables".Sin embargo, para Fernando Moreno los colegios no deberían quedarse solamente en el castigo. Para el especialista la postura fundamental que deben tener las instituciones es la de "entender la transformación actual que cumple la sociedad y una vez comprendan estas transformaciones, desarrollar habilidades de tipo ético para que los estudiantes sean unos buenos productores de información"."Los colegios tienen que prepararse, no para reprimir este tipo de fenómenos, sino para que los estudiantes puedan asumir posturas más serias, que a la vez puedan ser utilizadas en sus procesos de formación", concluyó Moreno. La tendencia mundialEl pegajoso ritmo no sólo ha contagiado a estudiantes de colegio. Este popular baile ha ganado adeptos en diferentes espacios laborales, ocasionando en algunos trabajadores dolores de cabeza.Sino que lo digan los quince mineros australianos, la bibliotecaria inglesa y el profesor búlgaro que perdieron sus empleos por bailar en su puesto de trabajo al estilo 'Harlem Shake'. Su mayor error fue grabar el momento y compartirlo en la red. En Cali ni el transporte público se ha salvado de ser escenario del contagioso ritmo. Es famoso ya el video hecho al interior de un bus del MIO, en el que un grupo de jóvenes mueven sus cuerpos alocadamente al estilo del estrambótico baile, mientras son observados por los otros pasajeros. En Estados Unidos estudiantes universitarios de Colorado estarían también pagando las consecuencias de dejarse llevar por el pegajoso ritmo hip hop mezclado con dance. Precisamente, las autoridades aéreas norteamericanas están investigando la grabación de una versión de este video viral hecho por esos universitarios durante un vuelo de la compañía Frontier Airlines. El grupo de jóvenes, que podría ser sancionado, asegura que tenía permiso de la tripulación. Faltan analizar las pruebas.Por su parte, los trabajadores de la empresa malagueña Isofotón escenificaron el 'Harlem shake' como herramienta de protesta, ante la Delegación del Gobierno de Andalucía, por el Expediente de Regulación de Empleo que afectará a 380 trabajadores de los 657 de la fábrica malagueña.Por la misma línea hicieron los futbolistas del América de Cali, quienes se sumaron al nuevo 'boom', haciendo su versión del baile con un propósito especial: rechazar el racismo. Cause lo que cause, guste o disguste, no se puede desconocer que el 'Harlem shake' se convirtió en un hit mundial que cuenta con más de 100.000 versiones colgadas en la página de YouTube y que, además, traspasó la frontera de lo irreal cuando la popular familia Simpson se contoneó con el alocado baile en uno de los capítulos de la serie. Toda una locura colectiva.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad