Gravity Bike, el peligroso juego que tiene en alerta a las autoridades en Cali

Marzo 08, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Gravity Bike, el peligroso juego que tiene en alerta a las autoridades en Cali

A más de 80 kilómetros por hora, sin ningún tipo de reflector que los haga visibles o algún elemento de protección en sus cuerpos, estos jóvenes bajan por la circunvalar, esquivando a su paso motos y carros.

Por las noches, jóvenes convierten en juego su descenso a gran velocidad por la Avenida Circunvalar y la Vía al Mar. Hay alarma entre los vecinos del sector.

Un riesgo total. Esa es la descripción que más se acerca para definir lo que realizan unos jóvenes, que no superan los quince años, en la Avenida Circunvalar, cerca al CAI de la Policía de Bellavista.

Los menores se lanzan en sus bicicletas por esta pendiente, alcanzando altas velocidades (Gravity Bike), hasta llegar a la Calle 5. Lo hacen sin ningún tipo de protección y jugándose la vida al pelear su espacio con el tráfico que regularmente circula por esta zona.

Esto puede verse cualquier día de la semana, especialmente entre jueves y domingo, según relatan los vecinos de estas vías. 

Lo que cuentan es que, al terminar la hora pico, tipo 7:00 p.m., grupos hasta de 20  jóvenes comienzan su arriesgada rutina. Esta  arranca en el semáforo de la Calle 3 Oeste con Carrera 27, en el barrio San Fernando, donde ellos buscan subir agarrados de algunos carros grandes sin ser descubiertos para poder llegar hasta el CAI de Bellavista, lugar donde inician su descenso.

Desde hace más de un año, los muchachos se reúnen para esta práctica de peligro y adrenalina.

El que baja primero cumple en la Calle 3 Oeste con Carrera 27 la función de ‘alerta’. Espera a los demás y hace la tarea de parar el tráfico en el semáforo para que sus compañeros que siguen en la lista de bajada puedan pasar de largo. 

Su recorrido finaliza cuando van llegando a la Calle 5. Utilizando sus pies como freno, bajan, por fin, un poco la velocidad para dar la vuelta por la Carrera 34, pasar por el Parque del Perro y encontrarse  de nuevo con su compañero ‘alerta’, con el propósito  de volver a comenzar todo.

Es una actividad que preocupa a cualquiera que la observe, como a Roxana Rengifo, habitante del barrio San Fernando, quien todos los días vive la angustia de pensar que alguno de estos menores puede morir en medio de esta arriesgada práctica. 

“Es totalmente irresponsable esta actividad, yo ya he presenciado accidentes donde uno no sabe ni qué hacer, porque la Policía no hace absolutamente nada”, dice.

Diana Ortiz es otra habitante de este barrio que preocupada por la situación asegura que se ha  comunicado con la Secretaría de Tránsito para que controle la situación. Dice que no ha obtenido respuesta. 

“Yo, como motociclista, tengo que frecuentar este sitio todos los días y siento miedo de que algo pueda pasar porque estos chicos no piensan ni siquiera en ellos, qué les va a importar el bienestar de alguien más. En ese semáforo hay días en que se hace un guarda de tránsito y aunque los chicos pasan al lado de ellos, uno nunca ve que los detengan”, añade Diana.

Por su parte,  voceros de la Secretaría de Tránsito aseguran que aunque tienen conocimiento de esta actividad “regularlo no es competencia de la secretaría, nosotros no debemos hacer ese tipo de procedimientos que le corresponden a la Policía, lo que hacemos es pedirles los papeles y al confirmar  que no tienen en su poder  ningún documento que demuestre la propiedad de la bicicleta, procedemos a inmovilizarla”.

El mayor Paulo César Botero, de la estación de Policía de  El Lido, afirma  que han tomado  medidas ante esta situación.

"Estamos haciendo seguimiento con  un puesto de control, hacemos bloqueos, les hemos quitado las bicicletas y al comprobar que son menores de edad,  hemos llamado a sus padres para entregarlos con actas de compromiso”.

Sin embargo, para vecinas como la señora Rengifo  falta seguimiento de las autoridades, pues  “esto es un tema viejo, ya no deberían verse estos casos si fuera cierto el control,  pero esto sigue pasando muy a menudo”. 

Botero explica que los operativos sí se realizan, pero solo en unas partes del recorrido, esto, argumenta, explica el  desconocimiento por parte de la comunidad. 

“Estamos prácticamente a diario con las patrullas de vigilancia de los cuadrantes, igual, cuando se detectan, se incrementa la presencia  de agentes para poder contrarrestar esta situación”, indica.

Vía al Mar

Un lector de El País, preocupado por su hijo, quien estaría participando de esta práctica, denunció que esto también está teniendo lugar en la Vía al Mar. 

Dice que los miércoles y domingos, entre 6 p.m. y  y 9 p.m. se dan cita los jóvenes, que  se convocan por internet.

Cuenta que suben la loma pegados de gualas o camiones.

Opiniones

Según voceros de la Policía, se  están  realizando   campañas de sensibilización en los colegios con el fin de promover cultura y prevenir estos casos.

"No hay  compromiso. Los padres de los chicos tienen conocimiento de lo que hacen, uno ve que  las bicicletas son especiales, incluso algunas  no tienen pedales”, Mayor Botero, Policía de El Lido.

"Yo me he acercado a hablarles o a prevenirlos,  pero son demasiado groseros, nos insultan y la verdad a uno le da miedo lo que pueden hacer”, Mariana Hoyos, habitante del sector.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad