'Gomas', el caleño que transforma las fachadas del barrio San Antonio con obras de arte

Junio 24, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Daniela Maya Sarria | Reportera de El País

Con brochas, rodillos y aerosoles, Mario Gómez le da color a Cali, anhelando crear una cultura del arte en ella.

[[nid:549258;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/06/a3433_0.jpg;full;{En este recorrido fotográfico conozca a Mario Gómez, el artista caleño que transforma las fachadas del barrio San Antonio con arte.Reportera: Daniela Maya Sarria | Fotos: Ángela Zuñiga | El País}]]

¿Qué pasaría si hoy alguien toca a la puerta para pedirle que lo deje pintar una obra de arte en la fachada de su casa? Eso podría suceder, sobre todo, si vive en el barrio San Antonio de Cali. Y ese alguien podría ser Mario Gómez, un artista de profesión desde hace 12 años.

Es muy probable, sin embargo, que el nombre de Mario Gómez por sí solo no lo remita a una obra de arte. Pero quizás sí suceda con ‘Gomas’, que es la firma que utilizó desde la primera vez que convirtió la calle en su lienzo. A ‘Gomas’, además, hace mucho rato que lo conocen así: desde la universidad, cuando para rebuscársela en sus días de estudiante vendía gomitas a sus compañeros y la chapa se le quedó pegada.

A principios de este año y tras haber participado en una muestra mural en Brooklyn y una exposición de pintura en Manhattan, este caleño de 28 años regresó a su ciudad con la convicción de que por medio del arte urbano podría empezar a estimular en la gente una cultura artística local que, en su opinión, hace falta.

Así que por eso decidió un día pintar peces en blanco y negro sobre un fondo mostaza en la fachada de la que hoy es su galería en el barrio San Antonio, convirtiéndola en un mural donde locales y extranjeros paran a observar y hasta tomarse fotos.

Mientras tanto, él desde su ventana, escucha los comentarios. Palabras como “genial”, “dinámico”, “minimalista y complejo a la vez” hacen parte de la retroalimentación del público que jamás recibiría de la misma forma adentro de una galería.

Al ver que su iniciativa fue bien recibida por la comunidad, ‘Gomas’ se propuso a replicarla. Pronto timbró en una casa ubicada a un par de cuadras de su galería y se presentó ante Martha, a quien le propuso pintar su fachada, utilizando su portafolio como argumento principal.

Y la aceptación de Martha fue el ‘empujoncito’ que le dio la seguridad a Mario para continuar con su iniciativa. Hoy, intenta buscar el medio económico y sacar el tiempo para realizar esta acción a la que él denomina ‘estímulo donativo’.

“Busco espacios con tolerancia a la pintura, lugares por los que paso con frecuencia y que tienen buena afluencia, porque muchas veces las personas pasan por las mismas calles a diario como pecesitos en un mar de cemento en el que todo es gris; pero si mañana pasan y de repente ven que la pared que ayer era gris ya está llena de colores, puede que eso les genere algo bacano, una buena sensación camino a casa”.

Según Mario, esa es su motivación para pintar fachadas ajenas y a la vez su recompensa. Al intervenirlas, él no solo busca regalar su arte a la ciudad, sino estimular a sus habitantes por medio del color para transmitirles la buena energía con la que él pinta porque, como él mismo lo dice, su ánimo tiene que estar bien a la hora de pintar. 

“Casi todas mis obras están impregnadas de energía positiva, de buenos deseos, de buenas sensaciones, porque si yo estoy pintando es porque estoy completamente alineado, porque estoy tranquilo, en paz, con buenos sentimientos y buena actitud. Cuando estoy mal no pinto. Entonces eso es lo que trato de transmitir, esa buena energía, mensajes de progreso”, explica.

 ‘Gomas’, que estudió artes visuales en la Universidad Javeriana, afirma con orgullo que “pintar aquí es delicioso porque uno se mueve como pez en el agua. Puedo hablar con mis amigos, me entiendo con las personas, conozco la ciudad, sé por dónde moverme y eso es cheverísimo”.

No por otro motivo Cali siempre estuvo simbolizada dentro de su obra desde cuando estaba lejos de la ciudad, allá en Nueva York, buscando empezar su carrera como artista en una galería del distrito financiero. 

“No quiero coger mi talento y llevármelo a otro lado. Por algo estoy aquí, por algo tengo mi galería en San Antonio, por algo le devuelvo mi obra a Cali, por algo saco tiempo para ir y pintar, porque pienso que si tengo un talento, cómo no compartirlo con el lugar en el que quiero crear cultura del arte”, asegura.

En cinco meses la huella de ‘Gomas’ ya ha dejado rastros en dos fachadas de San Antonio, con patrones que lo hacen fácil de reconocer: si usted alguna vez va por la calle y ve, sobre una pared peces con alas que nadan en ríos de colores, o pájaros que vuelan sobre formas geométricas de muchas formas, busque la firma ‘Gomas’ en alguna de las esquinas. Escrita en letras cuadradas con pintura negra, lo más seguro es que la encuentre por ahí.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad