¿Genuino o imprudente? El estilo del alcalde Armitage divide a los caleños

¿Genuino o imprudente? El estilo del alcalde Armitage divide a los caleños

Octubre 15, 2017 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País 
Armitage

Maurice Armitage, alcalde de Cali.

Oswaldo Páez / El País

Maurice Armitage, un mismo alcalde con dos versiones. Por un lado está el líder auténtico, genuino, magnético. Por el otro, el imprudente, el casi disonante, el generador de frases que se convierten en combustible para sus opositores.

Hace pocos días, la acalorada discusión sobre la intervención de varios árboles en el separador de la Autopista Sur llegó a su punto máximo tras sus declaraciones.

“No podemos armar una pelea por los árboles de la Autopista. Necesitamos mover algunas especies para darle camino al salsódromo”, dijo, y la avalancha de críticas no se hizo esperar.

Finalmente, a través de una alocución, al estilo Presidente de la República, secundado por algunos de sus secretarios, echó para atrás la decisión de intervenir los árboles y calmó los ánimos. La guinda de la crisis se la puso un ‘meme’ en redes sociales burlándose de la escena y comparando la imagen real con una símil de la serie de televisión House of Cards, que plantea los juegos de poder en la Casa Blanca.

La faceta más brillante de Armitage es la de los barrios, la de los consejos comunitarios. Incluso, en los encuentros frente a sus detractores tiene la empatía suficiente para poner a su favor al auditorio. Así sucedió meses atrás frente a un recinto lleno de transportadores de servicio colectivo destinados a salir de circulación. Allí transformó las arengas en su contra en aplausos. “Yo también fui transportador en mi juventud. Yo los entiendo. En una ‘renoleta’ llevaba gente desde La Ermita hasta Jamundí”, evocó.

Pero, ¿cómo descifrar el estilo de Armitage? Para Mauricio Guerrero, docente investigador del Departamento de Estudios Sociales de la Universidad Icesi, algunas manifestaciones del Mandatario pasan por un desconocimiento de los procesos de comunicación.

“Él viene de una estructura organizacional donde aplica las microgerencias (enfoque administrativo centralizado para estimar el desempeño laboral, en términos de calidad y resultados) que generan niveles de empatía interesantes, pero cuando ese modelo lo trata de incorporar a su cargo público a veces no funciona, porque la difusión no es tan personal sino que es mucho más amplia -ya que va dirigida a toda una ciudad-”, explica.

Lea también: Alcaldía destinaría $78 mil millones para operación del MÍO en 2018

Pese a ello el académico sostiene que no cambiaría el tono de Armitage, “le pondría un poco de pausa. El tono de Armitage es interesante y sabe llegar, sería un error cambiar su estilo coloquial”.

Agrega que la clave para que sus asesores puedan aprovechar esta situación está en que se acerquen más al Mandatario. “A los asesores les recomendaría que lo traten de conocer, que aprovechen todo ese potencial que tiene él para escenarios como los consejos comunitarios.
Sería bueno hacer un espacio de ‘coaching’ donde él pueda reconocer que tiene que tener mesura en sus declaraciones”.

Y precisa que hay que reorientar la originalidad del Alcalde, “el tono de Armitage es muy importante, él llega a la Alcaldía por ese tono y sus propuestas. El tono funciona de manera estratégica para ser candidato, pero tiene que ser mesurado en la Alcaldía para que surta el mismo efecto”.

¿Armitage, un outsider?

Para Angie González, coordinadora del programa de Marketing Político de la Universidad Externado, el estilo Armitage gusta, es un mensaje directo que cala en la ciudadanía, por eso tiene apoyo público en varios sectores.

Cuando se le pregunta sobre los ruidos que generan algunas de sus declaraciones la experta recuerda la estrategia que utilizaba el expresidente Álvaro Uribe Vélez. “Él no acudía a los medios tradicionales, les daba poca importancia y se soportaba más en los medios regionales y los consejos comunales. Evitaba las entrevistas de los grandes medios de comunicación y solo lo hacía cuando lo consideraba necesario”.

Tal vez por esta situación es que al alcalde Armitage se le ve rodeado por sus asesores en los consejos comunitarios y apariciones públicas buscando regular y monitorear sus intervenciones.

La experta en marketing político agrega que el alcalde Armitage podría ser un líder outsider (que está al margen de las tendencias comunes) o un antiestablishment (con una ideología disconforme con el orden político establecido).

“Es una persona que está fuera del sector público tradicional y su mayor reto es lograr la cercanía con la ciudadanía y lo está logrando a través de los consejos comunitarios. A mucho sectores le gusta ese estilo”, dice.

Cuando se le pregunta a González cómo los asesores del Mandatario deberían controlar sus declaraciones para evitar que sean utilizadas en su contra manifiesta que a Armitage hay que dejarlo ser como es, “porque cala bien en la opinión pública pero hay que fortalecer el discurso a nivel técnico y cuando tenga que hacer apariciones debe generar un lenguaje distinto, por ejemplo, cuando tenga que hablar con medios de comunicación, ya que esto significa que se va a enfrentar a una audiencia mucho más grande e informada. Al final lo más importante es que la gente se sienta cercana, se sienta representada”.

“El Alcalde da papaya”

Un asesor el comunicaciones que brinda sus servicios a varios políticos de Cali y que prefirió omitir su identidad señala que una de las cosas que gusta del Armitage es que va de frente con la comunidad. “Es un Alcalde que escucha y que es honesto porque no necesita robarse un peso porque como es empresario y conoce del esfuerzo que la gente para ganarse un salario”.

Opina que el Alcalde debe aterrizar las ejecuciones y empezar a contar las cosas buenas que está haciendo.

Alejandro Ocampo, opositor del Alcalde y uno de los personajes con más presencia en redes sociales, cuando el Mandatario se pronuncia, destaca entre las cosas buenas de Armitage su sentido humano. “Pero creo que con su estilo coloquial sigue en modo candidato”. Y agrega que el Alcalde da papaya y eso se viraliza en las redes sociales.

Añade, además, que a Armitage le han vendido -la idea- que virtualmente (a través de redes sociales) él es la salvación. “Pero tiene sujetos dentro de su Alcaldía que lo meten en problemas con los medios de comunicación y los políticos porque se dedican a ofender”, señala Ocampo, quien además es uno de los promotores de la revocatoria.

Susana Gómez, líder del barrio Salomia y quien asistió recientemente a un consejo comunitario comenta que hay ratos en que le gusta el estilo Armitage y otros ratos en que no. “Por ejemplo, cuando viene a los barrios, me gusta, pero creo que le falta mostrar personalmente más las obras que realiza, como lo hacían otros alcaldes”.

La batalla en redes

Quizá uno los espacios donde se ataca más fuerte al Alcalde es a través de las redes sociales.

Cada vez que el Mandatario emite una frase desafortunada es ampliamente irrigada en su contra a través de estos medios.
Según Víctor Solano, director de comunicación digital de Kreab y experto en redes sociales, es inevitable que le sigan haciendo ‘memes’ al Alcalde cada vez que se pronuncie.

“Lo van a hacer hasta que se vaya , porque es una expresión genuina de la gente”, dice.

No obstante en el caso de Armitage, Solano, explica que en ocasiones los ataques en redes sociales son espontáneos pero en otros casos son programados por algunos sectores de poder.

“La oposición encontró en las expresiones del Alcalde el combustible suficiente pero también hay una resistencia orgánica de los ciudadanos y eso lo capitaliza la oposición que ve que fluye bien”, sostiene.

Complementa que el estilo de Armitage no es malo sino que está alejado de algunos segmentos de la población.

“Además La oficina de comunicaciones tiene que entrenar al Alcalde en ser un vocero cercano... para los medios de comunicación y las redes hay que concertar el discurso en frases cortas, pocas intervenciones y que vayan al grano”, concluyó. 

Algunos de los logros del Alcalde:

Ha realizado 150 consejos comunitarios; redujo en un 10,2 % los homicidios, es decir, 101 casos menos que el 2016; gestionó obras por $194.500 millones, principalmente para solucionar los líos viales
del Sur.  Redujo las quejas del MÍO, por frecuencias, en un 58 % y
aplicó una tarifa diferencial de $900 para el Oriente. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad