Galardonan programa de donación de sangre de la Fundación Valle del Lili

Galardonan programa de donación de sangre de la Fundación Valle del Lili

Mayo 13, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Galardonan programa de donación de sangre de la Fundación Valle del Lili

Al mes, el Banco de Sangre de la Fundación Valle del Lili requiere de unos 1.200 donantes para cubrir las necesidades de los pacientes.

Voceros de Vida, un proyecto del Banco de Sangre de la Fundación Valle del Lili, fue galardonado. ¿Se puede amar a quien no se conoce? Quizá.

Cada cinco segundos, en Colombia, un paciente necesita sangre. Cada uno de esos pacientes requiere de tres a cinco unidades, lo que equivale a la sangre de tres donantes. Solo en Cali, al mes, se deben tener en reserva 13.000 bolsas del líquido, 156.000 cada año. Apenas se logran recoger 10.000 cada 30 días, 120.000 cada 365. Hay una teoría que podría explicar ese déficit: la donación está condicionada a la tragedia. Si explota la bomba, si el temblor causa estragos, si el maremoto acaba con el pueblo, dono. De lo contrario, lo considero un asunto sin importancia, menor, lejano, como si la salud de hoy fuera garantía para seguir con vida mañana. A propósito: Armenia, después del terremoto de 1999, se convirtió en una de las ciudades de Colombia con mayor promedio de donación de sangre.En Cali, en cambio, el 65% de la población podría donar – ciudadanos que están entre los 18 y los 65 años, la edad mínima y máxima permitida-. Sin embargo, apenas el 1% lo hace. Entonces los bancos de sangre deben hacer esfuerzos silenciosos para que las neveras jamás estén vacías, para prolongar la vida de heridos en combates, en accidentes de tránsito, de enfermos. El Banco de Sangre de la Fundación Valle del Lili, por cierto, acaba de ser premiado en el VII Congreso Colombiano y VI Simposio Andino de Bancos de Sangre y Medicina Transfusional por un programa en el que se promociona la donación dentro de la institución: Voceros de Vida.Se trata, también, de Responsabilidad Social Empresarial. Voceros de Vida, explica María Teresa Jiménez, bacterióloga y coordinadora de promoción del Banco de Sangre, es un proyecto institucional que nació de la necesidad de crear cultura de donación entre los que trabajan en la Fundación Valle del Lili. Para lograrlo se hizo, primero, una convocatoria abierta para invitar a la solidaridad. Los que quisieron inscribirse llamaron y ahí les contaron de qué se trataba el asunto: un vocero de vida es aquel miembro de la Fundación que además de donar sangre, ayuda a conseguir donantes y crea, promueve, campañas. A cambio no recibe nada. Todo es voluntad. Se inscribieron 56 personas. Al final se graduaron 41 con un promedio de 4 sobre 5. A los Voceros de Vida se les capacitó a través de módulos virtuales sobre la sangre y sus componentes, sobre la importancia de donar, sobre los requisitos que se deben cumplir para hacerlo. El primer martes de cada mes se les ve por ahí, en la Fundación Valle del Lili, con la camiseta de Voceros de Vida, promoviendo la donación. Durante el año, además, programan jornadas para donar. El próximo 14 de junio, Día Mundial del Donante de Sangre, se realizará una de esas jornadas. Los hombres, por cierto, pueden donar cada tres meses. Las mujeres cada cuatro, debido al ciclo menstrual. En cada donación se extraen 450 centímetros cúbicos de sangre, menos de un litro. Esa cantidad se recupera en 24 horas. Donar no incapacita, no hace perder la potencia sexual, no engorda, no adelgaza. Los mitos también nos alejan de la donación. Los mitos, las creencias religiosas y el famoso miedo a la aguja que acosa desde la infancia. En el Banco de Sangre de la Fundación Valle del Lili intentan cambiar todo ese imaginario colectivo, todos esos mitos y miedos, por medio de la educación en colegios, en universidades y programas como Voceros de Vida.Donar no tiene ningún riesgo para la salud, insisten en el Banco. Donar tampoco enferma. A los que creen que es pecado les explican que cada religión, no importa el nombre, promueve el amor por el otro. Donar termina siendo eso, un acto de amor sincero que salva vidas. El dolor por la aguja, además, tarda en desaparecer un par de segundos y no se compara ni de fundas con el beneficio que obtiene ese enfermo, ese herido, que mañana puede ser alguno de nosotros. Hay un dato: en la Clínica Valle del Lili se encuentran hospitalizados 420 pacientes. De ellos 120 están en Cuidados Intensivos. La mayoría necesita sangre. Al mes, solo en la Clínica Valle del Lili, se realizan 1.900 transfusiones. Entonces donar termina siendo una manera de salvar prójimos. Los Voceros de Vida lo recuerdan dentro de la Fundación, lo replican en sus familias y la bola rueda de a poco en toda la ciudad. Caen los mitos, los miedos, se fomenta la cultura de la donación voluntaria y repetitiva. Esa, por lo menos, es la idea.Otro reconocimientoLa Fundación Valle del Lili recibió el pasado jueves el Galardón Nacional Hospital Seguro por parte de la Asociación Colombiana de Clínicas y Hospitales.El premio fue creado para reconocer periódicamente a las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPS) que se destaquen por sus logros en el mejoramiento de la seguridad del paciente, prevención, detección oportuna y corrección de eventos o accidentes.La Fundación Valle del Lili cuenta con el programa de Seguridad del Paciente. Se trata de un plan con el que se pretende reducir los eventos adversos que le puedan ocurrir a un paciente dentro de la institución. Es decir: que llegue a la clínica por una determinada enfermedad y estando en la institución se afecte por otra, por ejemplo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad