"Fueron momentos terribles, pero ahora nos toca seguir luchando": sobreviviente al terremoto

"Fueron momentos terribles, pero ahora nos toca seguir luchando": sobreviviente al terremoto

Abril 25, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

“Mi mamá me dijo que estaba bien. Yo fui a misa por ella”. Eso dijo Juan Miguel, hijo deMarcela Flórez, antes de verla de nuevo. El niño, con flores en mano, corrió para el reencuentro.

Este fin de semana, 260 personas fueron repatriadas desde Ecuador, entre ellos 80 caleños que buscarán rehacer su vida en su tierra de origen.

Nuevamente el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón de Palmira, que sirve a Cali, fue el escenario del reencuentro de decenas de familias con los seres queridos que sobrevivieron al terremoto de Ecuador.

Un total de 141 colombianos fueron repatriados por la Cancillería nacional ayer en una avión de la Fuerza Aérea Colombiana, que hizo su arribo hacia las 4:30 p.m.

Un torrencial aguacero impidió  que los pasajeros, provenientes de la localidad de Manta, la más afectada por el sismo de 7,8 grados de magnitud en la escala de Richter, pudieran encontrarse con sus familiares, que los esperaban a las afueras de la zona de descarga del aeropuerto.

Del total de pasajeros, 89 se bajaron en Cali para dirigirse a otras ciudades como Buenaventura, Tumaco, Pereira, Armenia y Manizales. Por lo menos tres buses de transporte especial los llevaron hasta la Terminal de Transportes de Cali para continuar su viaje a sus destinos de origen.

Maletas, algunas cajas y bolsas negras guardaban las pertenencias de los repatriados, empapadas por la lluvia que recibieron en el proceso de traslado del equipaje, en el que cooperaron auxiliares de Policía, Defensa Civil y la Cruz Roja.

Sin embargo, hubo familias que decidieron recoger a sus seres queridos tratando de acortar el tiempo del tan anhelado encuentro.

Desde Miranda, Cauca, Juan Miguel, de 9 años, llegó a esperar a su mamá, Marcela Flórez. Lo acompañaban su abuela, tías, primos y amigos. Hace nueve meses no se veían.  

“Fueron momentos terribles. Todo se vino abajo. Como buenos colombianos, adaptamos colchones en camas improvisadas de guadua, y dormimos toda esta semana bajo un árbol. Dios nos dejó la vida, ahora nos toca seguir luchando”, contó la mujer de 29 años, residente en Canoas, a dos horas del epicentro del terremoto. El relato vino después de haberse fundido en un abrazo con su pequeño.

[[nid:530233;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/recibimiento-sobrevivientes_0.jpg;full;{Con flores y abrazos recibieron en el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón a 141 colombianos damnificados del terremoto en Ecuador, que fueron repatriados por la Cancillería. Emotivo reencuentro con sus familiares.Fotos: José Luis Guzmán | El País}]]

 Familias completas también llegaron de Ecuador. Alexander Vargas, de 32 años, llegó junto a Arelis, su esposa, sus dos hijos, de 10 y 14 años, y su perrita, la guardiana de la casa en Manta, de la que hoy solo quedan ruinas.

 “Les acomodamos un lugar para que vivan en Palmira, con nosotros. Sabemos lo difícil que ha sido esto, pero como familia vamos a apoyarlos. Ahora el reto es que mi sobrino, que era pescador, consiga una oportunidad laboral”, explicó Harvey Gutiérrez, allegado a esta familia.

Doña Ana Mercedes Molina, con 70 años recién cumplidos, también asistió a la cita para recibir a su hija, Ana Mercedes Morcillo, y a dos de sus nietas, una de ellas con una bebé de brazos.

“Tres días después del terremoto pudimos hablar con ella. Ha sido muy angustiante. El deseo es llevarlas pronto para la casa, allá en el barrio Guayaquil y esperar a ver qué pasa”, comentó la señora.

Es que las esperanzas de los repatriados están ahora en manos de sus familiares, que los acogerán temporalmente mientras vuelven a definir su presente y futuro.

 “A mí me recibe mi cuñada en el barrio El Troncal (de Cali). Allá lo perdimos todo. Estamos muy agradecidos por que nos trajeron, las autoridades se portaron muy bien con nosotros, se condolieron con nuestra situación”, comentó James Díaz, que durante 6 años trabajó como chef en un restaurante de Manta.

Este fin de semana, se estima que 80 caleños regresaron a la tierra natal después de vivir el horror en el vecino país. Hacia las 7:30 p.m. de ayer,  el avión partió nuevamente rumbo a Bogotá  con otros 50 colombianos que de ahora en adelante vivirán en Bogotá, Medellín, Valledupar, Bucaramanga, Barranquilla, Santa Marta, entre otras. 

Sobre los repatriados

Hasta el domingo, la Cancillería de Colombia  contaba 322 personas colombianas repatriadas desde Ecuador.El retorno se cumplió  en seis viajes (tres por vía aérea, y tres más, por tierra).El proceso de regreso a Colombia  liderado  por el Gobierno Nacional comenzó el pasado 19 de marzo, con el regreso de 8 personas.Este fin de semana  (entre sábado y domingo) llegaron 260 personas.Se esperan  más repatriaciones. 
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad