Francisco Piedrahíta no para de contar su experiencia en Nueva Orleans

Francisco Piedrahíta no para de contar su experiencia en Nueva Orleans

Mayo 26, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Francisco Piedrahíta no para de contar su experiencia en Nueva Orleans

La familia Piedrahíta se fotografío con el hombre que piloteó el helicóptero que encontró al profesor universitario.

Aunque no hay certeza sobre su regreso, la Icesi ya planea una fiesta de bienvenida.

Francisco Piedrahíta no para de hablar. Sigue emocionado. Dice que no entiende por qué todavía las autoridades de Estados Unidos siguen desplegando a sus uniformados para confirmar su estado de salud.Sus familiares tuvieron que dejarlo solo en el cuarto del West Jefferson Medical donde estuvo recluido desde el pasado miércoles hasta ayer, cuando fue dado de alta.“Necesita descansar”, dice su hermana María Eugenia Piedrahíta. Pero él no quiere, a pesar del cansancio de cuatro días sin dormir, comer y beber líquidos, permaneció despierto.Sigue relatando sus días en el pantano. Incluso, anoche dio una conferencia de prensa en la que narró su experiencia a los medios norteamericanos.Repite una y otra vez que los mosquitos nunca lo dejaron dormir. También que lo sorprendió que tanta gente, ambulancias y helicópteros hicieran parte de su búsqueda. “Ya parece un perico”, comenta la señora notablemente emocionada. Agrega que le hace honor al viejo adagio de “habla más que perdido...”.Esa energía, parece, le ha dado fuerzas para salir airoso de la situación. Los médicos, a través de los análisis lo encontraron tan bien, que desde anoche le dieron salida.Su esposa Claudia no se separa ni un momento de él. Ayer en la mañana recibieron una grata visita: El hombre que piloteó el helicóptero que dio con el paradero de Francisco. La familia está agradecida “de no ser por él quién sabe cuándo lo hubiéramos encontrado”, dice María Eugenia. La guardabosques vocera del parque de Reserva Natural Jean Laffite, de Nueva Orleans, Lesly Velarde, también lo visitó. Se mostró sorprendida por la rapidez con la que el rector de la Universidad Icesi se repuso de su deshidratación.“Me da tanta alegría que creo que voy a llorar”, le confesó la norteamericana al profesor. María Eugenia, en nombre de la familia, presentó sus agradecimiento por el acompañamiento de sus amigos. “Está bien que la familia se preocupe, hasta los amigos. Pero la universidad se ha comportado como una gran familia para nosotros”.Comentó que también sintieron mucha calidez por parte del equipo que ejecutó el operativo de rescate desde el pasado sábado, cuando se supo que Francisco Piedrahíta estaba extraviado.En Cali, su hermano menor Jaime Piedrahíta también sostiene que está feliz, pero asegura que “a Pacho no le va a alcanzar la vida para pagarnos el sufrimiento que nos causó”.Comenta que ayer al mediodía sostuvo una conversación muy cómica con él. “Le reclamé porque ese parque no es un sitio para perderse, pero Pacho es muy obsesivo y yo se que no dejó en paz ese pato hasta que le tomó la foto. Sufro de una enfermedad en la piel ocasionada por el estrés y le dije que me la iba a pagar porque se me había alborotado el herpes”.Agrega que todavía no saben cuándo va a regresar a Colombia, “lo importante fue que él salió del hospital porque me dijo ya estaba desesperado”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad