Francisco Piedrahíta, el hombre del “millón de amigos”

Francisco Piedrahíta, el hombre del “millón de amigos”

Mayo 31, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Más de mil personas recibieron en la mañana de este lunes al rector de la Icesi. Pancartas con mensajes de bienvenida sobresalieron en la plazoleta de El Samán.

En Icesi todos estaban de blanco, con camisetas en las que se leía: “Estamos felices”. Formaban una calle de honor, en un ambiente festivo y ansioso. Más de mil personas lo esperaban en los pasillos; la universidad, adornada por diez pendones con mensajes de afecto y bienvenida, se engalanó para rendirle un homenaje. A las 8:30 a.m. una lluvia de aplausos le dio la bienvenida al rector Francisco Piedrahíta, quien se tomó su tiempo para saludar de la mano a todo el mundo. Al terminar la calle de honor, el académico, quien permaneció perdido durante cinco días en un parque de Nueva Orleans, se dirigió a la multitud y sólo atinó a decir: “estoy conmovido hasta lo más profundo de mis huesos por este recibimiento”.La universidad suspendió en la mañana todas sus actividades regulares para asistir a una cátedra en la que el rector brindó consejos, apuntes filosóficos y hasta estrategias de supervivencia.“No lloré, pero sí grité mucho, hasta que comprendí que nadie iba a escucharme. He llorado acá revisando los correos que me han llegado y leyendo sus mensajes”, contó Piedrahíta, quien llegó a Cali el pasado sábado.En compañía de su esposa, Claudia; Esteban, su hijo mayor; del decano Héctor Ochoa y de los profesores Silvio Borrero y Carlos Valderrama, el directivo le contó a la comunidad universitaria cómo ha sido regañado “hasta por el gato” por dejar el celular en el hotel, cómo masticó varias plantas pequeñas para obtener algo de energía y cómo luchó de todas las maneras que pudo para salir con vida del pantano.“Francisco tenía ganas de ir al parque Jean Lafitte desde nuestra llegada a Estados Unidos, pero la visita se cayó varias veces. Una vez insistió en ir solo, pero tenía el pase vencido y no pudo. En una segunda oportunidad no encontró quién lo llevara. Y al final, un hombre del hotel se ofreció a acompañarlo, pero no sabíamos que el hombre tenía 68 años”, contó Hector Ochoa.El rector también compartió su sufrimiento por la cantidad de mosquitos que lo acosó. Y relató que no tuvo miedo de los cocodrilos, porque sólo vio uno pequeño. Narró que el tercer día observó tres helicópteros grandes de la Guardía Nacional Americana, pero como al cuarto día no lo encontraban, creyó que esto era algún ritual para detener el operativo.“En la universidad recibimos visitas de dos psíquicos que vinieron con un mapa a indicarnos dónde estaba el rector. Comparábamos con imágenes del parque tomadas de Google Earth para definir las coordenadas y enviarlas a Estados Unidos. Incluso uno de ellos nos dijo que Francisco estaba en un punto muy apartado del cual fue encontrado”, dijo Carlos Valderrama, profesor Biología y conocedor del parque.Al final de la jornada, Piedrahíta reveló que siempre fue fanático de la canción de Roberto Carlos ‘Un millón de amigos’, pero nunca imaginó que en realidad tuviera tantos.Escuche el relato que el rector Francisco Piedrahíta le concedió a El País el día en que fue rescatado

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad