Fiscalía, tras presunto estafador con condominios campestres en el Valle

Fiscalía, tras presunto estafador con condominios campestres en el Valle

Febrero 24, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Victoria Bolívar y Fabio Posada | Reporteros de El País
Fiscalía, tras presunto estafador con condominios campestres en el Valle

Usando el portal de internet de la Constructora de Occidente y con esta imagen se promocionaba el proyecto Paraíso Class. La Fiscalía tiene en su poder diez denuncias por presunta estafa contra el dueño de la constructora, Eduardo Betancurt.

La desaparición del promotor de dos millonarios proyectos es un misterio y tiene en vilo a sus inversionistas.

Con un sugestivo eslogan la Constructora de Occidente promociona el condominio campestre Paraíso Class ubicado en el municipio de El Cerrito, en pleno corazón del Valle: “Un paraíso encerrado en las páginas de la más famosa novela romántica de Latinoamérica”.La oferta se extiende en los detalles y bondades del proyecto. “Serán predios de 1500 metros cuadrados en donde se establecen casas independientes de 490 metros cuadrados que rememoran la típica arquitectura colonial de hacienda, prevaleciente en la zona y fusionada con acabados y ambientación contemporánea”.Y así como Paraíso Class, la página web de Constructora de Occidente promociona, sin entregar tantos detalles, otro proyecto similar bajo el nombre de Calima Class que, como su nombre lo indica, estaría ubicado en la zona turística dominada por este lago artificial.Hasta allí no hay nada extraño y cualquiera diría que se trata de nuevos proyectos de desarrollo habitacional en la región. Sin embargo, al indagar un poco más comienzan a aparecer algunas incoherencias, por decir lo menos.Recogiendo dineroEl promotor de ambos proyectos es Eduardo Betancurt Velásquez, un hombre nacido hace 62 años en Medellín y radicado en Cali desde marzo de 1988, de acuerdo con la inscripción de su cédula para votar, información pública que reposa en la Registraduría Nacional del Estado Civil.Betancurt, quien hasta hace un mes tenía varias oficinas funcionando en Cali, la más grande en el barrio Versalles (Calle 25 norte # 5B-27), promocionaba no solo sus dos condominios campestres sino que invitaba a personas con alta liquidez a invertir en dichos proyectos y en contraprestación ofrecía intereses que oscilaban entre el 10 % y el 15 % mensual, muy por encima de lo que permite la ley.“En su oficina de Chipichape me mostró una maqueta de los proyectos pero le dije que no estaba interesado pues era demasiado costoso para mi bolsillo. Betancurt insinuó entonces que si me interesaba una oportunidad de inversión a seis meses y con un interés del 15 %. Mientras conversábamos le entró una llamada al celular y cuando colgó me mostró la pantalla, decía: Presidente Álvaro Uribe. Eso fue lo que me convenció de darle $40 millones, es que si esos eran sus amigos y con semejante oficina, pensé que iba a la fija”, dice uno de los afectados que lo denunció por estafa ante la Fiscalía. Por supuesto, el demandante nunca verificó que efectivamente la comunicación hubiera sido con el exmandatario. El prontuario de Betancurt ante la justicia es amplio. En la base de datos del Sistema Penal Oral Acusatorio, Spoa, de la Fiscalía General de la Nación, el promotor de los condominios campestres enfrenta diez denuncias por estafa puestas entre diciembre de 2013 y enero del presente año.Allí también reposan otras tres denuncias por estafa con fecha de 2008 en Bogotá. Dos más por violencia intrafamiliar y amenazas, una por hurto en Armenia, otra por abuso de confianza en Medellín y, finalmente, otra en Cali por lesiones personales.Otra de las afectadas, cuya inversión ronda los $60 millones, explicó que le dio el dinero por la confianza que le generó saber que Betancurt “hablaba en inglés con su hijo al que tiene estudiando en los Estados Unidos, además, tiene fotos en Miami, siempre se vestía bien y se le notaba su prestancia, quién se iba a imaginar que era un estafador”.Reporteros de este diario conocieron 32 personas más que se declaran afectadas ante la desaparición del promotor y que le entregaron un total de $432 millones. Varios de ellos contaron que Betancurt incluso los llevó hasta el lote donde pensaba construir el condominio campestre Calima Class y que eso les dio la confianza para realizar la inversión.Por los propios testimonios de las víctimas de esta presunta estafa, los investigadores de la Fiscalía hablan de un centenar de afectados y alrededor de $3000 millones como monto estimado de las inversiones que por ahora están embolatadas.Los que han denunciado ante la Fiscalía a Betancurt, conservan los pagarés que el promotor les firmó como única garantía por el aporte de sus dineros. El País consultó con varias fuentes, entre ellas personal de la Superintendencia Financiera, quienes aseguraron que este tipo de transacciones pueden rayar en la “captación masiva e ilegal de recursos”.Paradero desconocidoEl País intentó durante dos semanas contactar a Eduardo Betancurt Velásquez con el fin de escuchar su versión de los hechos pero este no respondió los mensajes dejados en su celular ni el teléfono fijo que aparece como contacto en su tarjeta de negocios.En medio de la infructuosa búsqueda logramos comunicación con Yurani Serna, quien se desempeñó como secretaria de Betancurt, a quien se le planteó la posibilidad de realizar una entrevista. Luego de consultarlo con su abogado, la mujer desistió de hablar con este diario aduciendo motivos personales.Al reconstruir la actividad comercial de Betancurt a través de los registros de sus empresas en la Cámara de Comercio de Cali y Bogotá El País encontró documentos que muestran cómo el promotor de los condominios campestres fundó en 1987 la Constructora de Occidente, de la que es presidente y cuya vicepresidencia ocupa Silvia Restrepo Álvarez. A través del portal de esta compañía Betancurt apoyó la promoción de ambos proyectos. Llama la atención que la matrícula mercantil de la empresa siga activa pese a que el último año renovado sea 1989 según la información que reposa en el portal del Registro Único Empresarial y Social, Rues.Otro detalle que no se escapa a los peritos de la Fiscalía es la apertura el año pasado de un conglomerado empresarial bautizado con el sonoro nombre de: M.O. International Holding S.A., el cual pese a tener escritura de constitución (#275) levantada en la Notaría 26 de Bogotá desde el 12 de febrero de 2009, solo fue registrada en la Cámara de Comercio de Cali cuatro años después, el 6 de mayo de 2013.De acuerdo con los testimonios recopilados, la mayor parte de la papelería y piezas publicitarias, como tarjetas de presentación y demás que usaba Betancurt venían timbradas con los logos de M.O. International Holding S.A., la vicepresidenta del conglomerado es María Obando Montoya.Algunos de los afectados que estuvieron montando una especie de guardia en la oficina principal (Versalles) del International Holding aseguran que hacia mediados de enero “llegó un señor bastante molesto preguntando por Betancurt, nadie supo dar razón, entonces los escoltas del tipo enseñaron sus armas”. Aclaran que la situación no pasó de los insultos y el susto, pero siguen sin saber nada del paradero del promotor a quien entregaron sus ahorros. Extraña forma de pagoBajo el título Cómo Comprar del portal de la Constructora de Occidente para estos proyectos se puede leer: “Se paga por lo que se disfruta. Mediante la modalidad de Propiedad Fraccionada, usted comprará únicamente el tiempo que desea estar en su vivienda, pagando solo una fracción del costo. De esta forma, podrá adquirir desde 1/8 de la vivienda (12.5%), teniendo derecho con esto a disfrutar de una semana cada dos meses; obtener 1/4 de la propiedad e ir una semana cada mes; o si lo prefiere, pagar por la mitad de la vivienda (50%) y gozar de dos semanas al mes. Como son proyectos vacacionales con propósito de vivienda permanente, podría adquirir también el 100% de la propiedad si así lo desea, y disfrutar de todos los beneficios y valores agregados del condominio durante la totalidad del año”.“No nos dio un peso por las páginas web”En medio de la búsqueda adelantada por la Unidad de Investigaciones de El País, apareció otra persona afectada por los continuos incumplimientos de Eduardo Betancurt y sus empresas: M.O. International Holding S.A. y Constructora de Occidente.Se trata de John Jairo Sánchez el director de Media Central Group, la empresa que diseña páginas web y que desarrolló los dos portales para las compañías de Betancurt.“Nosotros fuimos contactados hace poco por una persona que era cercana al señor Betancurt, nos pidió los desarrollos y se los pusimos al aire de acuerdo a los tiempos estipulados”, dijo Sánchez.Sin embargo, tal como sucede con los inversionistas de sus dos condominios campestres, al momento de pagar llegaron los problemas.“No nos ha dado un solo peso por el desarrollo web, lo hemos estado llamando pero no contesta y pensamos que estaría de viaje”, explicó Sánchez, quien agregó que no sabe cómo ni a quién cobrará por su trabajo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad