‘Fila’, la perra antinarcóticos que se retiró de la Fuerza Aérea con honores

‘Fila’, la perra antinarcóticos que se retiró de la Fuerza Aérea con honores

Marzo 19, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La fiel canina de color leonado carbonado, rodeada de el personal militar y civil de la Escuela Militar de Aviación, fue condecorada con una medalla por el Director de la Emavi.

Con un bello acto ceremonial, ‘Fila’, una  perra antinarcóticos,  se retiró tras diez  años de servicio en la Fuerza Aérea Colombiana.

En el emotivo evento, esta fiel canina de color leonado carbonado, rodeada del personal militar y civil de la Escuela Militar de Aviación, no solo terminó su tiempo de servicio, sino que fue condecorada con una medalla por el Director de la Emavi, Brigadier General del Aire, Sergio Andrés Garzón.

A las  7:30 a.m.,  bajo los rayos intensos del sol que delineaban su  silueta, comenzó el evento de despedida que contó con el protocolo propio del mundo militar, pero no dejó de tener la emotividad y la tristeza de aquellos que compartieron tiempo con ella durante años.

‘La niña’, como era conocida por los más cercanos, se caracteriza por su ternura, su obediencia y ese deseo de que siempre la mimaran. Nació el primero de noviembre de 2005 y  su ingreso a la escuela de aviación Marco Fidel Suárez  fue el 5 de enero de 2007, en donde inició lo que sería la primera fase de adiestramiento.

Su característico sentido del olfato fue lo que la convirtió en una de los mejores caninos detectores de sustancias narcóticas de la escuadrilla de caninos. 

Logró grandes hazañas, como la de octubre del 2010, en la que ayudó a la Policía Nacional con la incautación de un camión con aproximadamente 30 kilos compactados de marihuana, escondidos en textiles.

Y aunque hubo días difíciles, como una complicación  de salud hace un  año,  donde ella presentó molestias musculares, siempre contó con la compañía del Técnico Tercero Gary Stiven Quintero, administrador de la sección canina, quien hoy es uno de los más afectados con su partida. “Yo sé que ya es hora de que descanse, pero estos animales se convierten en compañeros de vida, estuvimos juntos 7 años en los cuales  ella se convirtió en más que una mascota, en una amiga”.

Lo que sigue ahora en la vida de esta Pastor Belga es un proceso de adopción en el que se  pretende encontrar a alguien apropiado para  recibir adecuadamente a esta  mascota con entrenamiento militar. “La idea es que quede en las mejores manos, que le den un buen nivel de vida, es decir, una muy buena alimentación, vacunas, y demás”, puntualiza Quintero.

Ya hay un interesado en  brindarle a esta canina un hogar. Es  un compañero de la   unidad que cuenta con el espacio adecuado y que quiere darle lo mejor en lo que le resta de vida.

Quintero finalizará este día como cualquier otro porque pese a no trabajar más con ‘Fila’ tiene la promesa de volverla a ver.   “Yo seguiré pendiente con visitas, esto es como un descanso donde ella podrá gozar de una familia”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad