Festival Petronio Álvarez dejó nuevos ganadores en sus cuatro categorías

Festival Petronio Álvarez dejó nuevos ganadores en sus cuatro categorías

Agosto 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Músicos de Quibdó, Timbiquí y Santander de Quilichao fueron los grandes ganadores del la decimocuarta versión del evento.

Haga clic aquí para ver todo el especial del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez

A esta hora, centenares de músicos de todo el Litoral Pacífico, después de viajar horas enteras por carreteras, por mar y por ríos, deben estar acomodando en los rincones de sus casas sus marimbas, sus cununos y sus guasás tras cinco días a golpe de currulaos, arrullos, jugas y chirimías. La vida regresará a la normalidad. Desde el miércoles hasta el domingo pasados, todos esos aires hicieron vibrar a la Cañaveralejo. A partir de ahora y hasta agosto próximo, se incorporarán otra vez a la cotidianidad de sus comunidades: la música ya no se vivirá sobre un escenario, ahora servirá para alegrar los recorridos por el manglar, las jornadas de pesca al alba, las mañanas de sudados con piangua y caracol. El XIV Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez se despidió de Cali y dejó nuevos ganadores en sus cuatro categorías. A Timbiquí, por ejemplo, llegaron varios de sus hijos envestidos como los mejores en la interpretación del llamado ‘piano de la selva’: la marimba. Se trata del grupo Recatón, que ya había recibido varios reconocimientos en versiones de años anteriores. A Barbacoas, en Nariño, también llegó Libardo Rosero, del grupo Alegres de Telembí, ‘coronado’ la noche del domingo como el mejor intérprete de marimba. Toda una consagración, fue la misma categoría en la que se impusieron marimberos de fuste como Hugo Candelario y ‘Gualajo’. A muchos kilómetros de allí, a Quibdó, en el Chocó, llegaron los integrantes de Son Bacosó, que este año se impusieron en la categoría de chirimía. Walter Martínez, perteneciente al grupo, también se quedó con el premio a mejor intérprete del clarinete. No menos felices llegaron a Santander de Quilichao los artistas de Palmeras, agrupación de la Vereda El Palmar, grupo que este año confirmó por qué los violines caucanos siguen siendo una tradición ancestral pero fuertemente arraigada en el norte del Cauca. Precisamente, de este mismo conjunto salió el ganador en la categoría de mejor intérprete de violín: Luis Edel Carabalí. De ese mismo municipio es el ganador de la modalidad de agrupación libre que este año quedó en manos de Carlos Fernando Balanta y su ‘Baterimba’, que tras su paso por otros festivales como El Malpensante conquistó el Petronio Álvarez. Balanta repite galardón pues en 2008 ya se había impuesto en esta misma categoría y en 2007 había recibido una mención de honor en el festival por su aporte a la música del Pacífico. Se trata de una propuesta que de forma original fusionó la percusión latina, con sus congas y bongoes, con la folclórica, llena de marimbas de chontas, y la americana, que se identifica con la batería. A Timbiquí, Cauca, una de sus hijas también navegó durante horas y llegó premiada: Inés Granja, del grupo Santa Bárbara, fue la reina de la modalidad de mejor intérprete vocal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad