Ferran Adriá, el mejor chef del mundo, estará en el Campus Colombias

Ferran Adriá, el mejor chef del mundo, estará en el Campus Colombias

Abril 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Ferran Adriá, el mejor chef del mundo, estará en el Campus Colombias

Ferran Adrià es el artífice de las ‘air baguette’ y de los ‘cacahuetes miméticos’, entre unas 2.000 creaciones.

Ferran Adriá estará en el país del 15 al 17 de abril en el Campus Colombias. Allí será tutor de algunos de los proyectos de los participantes.

Conocido como el mejor chef del mundo, Ferran Adrià es el artífice de las ‘air baguette’ y de los ‘cacahuetes miméticos’, entre unas 2.000 creaciones, además de ser promotor de la cocina molecular y fundador del mítico restaurante El Bulli.Este barcelonés cogió la sartén por el mango al renovar la imagen de la gastronomía española insuflándole vanguardismo. En 1994 inventó la ‘Menestra de verduras en texturas’ con la que creó un nuevo estilo. El País, de Madrid, le dio primera página y lo bautizó como ‘El mejor cocinero del mundo’, título que alcanzó cinco veces y que le fue otorgado por The Restaurant Magazine, con unanimidad de un jurado de 500 especialistas. Y Time lo eligió como una de las cien personas más influyentes del mundo.Él, que asegura que Colombia le sabe a lulada, y que apetece después de comer un café express, será el invitado principal a Campus Colombias. En este evento que se realizará del 15 al 17 de abril, en la Cámara de Comercio de Bogotá, estará inspirando y asesorando a 500 creativos colombianos.Para saber en realidad qué es Adrià para la cocina mundial, hay que decir que introdujo a la cocina las técnicas de gelatinas calientes, esferificación, aires y espumas. Pero más que las técnicas, dice él, que lo llena más de orgullo haber creado el espíritu del Bulli, cuya forma de trabajar es replicada actualmente por muchas cocinas del mundo.El Bulli, cuyo emblema era un perro Bully francés, fue creado en 1962 por una pareja de alemanes, donde Adrià ascendió a jefe de cocina y trabajó duro hasta convertirse en uno de los dueños.Cabe destacar que a pesar de que la madre de Ferran cocinaba muy bien, él cuenta que fue fregando cazuelas, en un hotel de Castelldefels, donde el chef Miquel Moy lo incitó a leer libros de cocina. Luego lo influenciarían Georges Blanc y Jacques Pic, miembros de míticas familias de cocina francesa y de la ‘nouvelle cuisine’. Hace dos años, en la plenitud de su éxito, cerró las puertas de El Bulli (del que estuvo a cargo durante 27 años), y ahora, el chef español, a sus 51 años se concentra en preservar su legado para futuras generaciones a través de su Bullifoundation.Dicha fundación orientará sus actividades en tres líneas: un centro experimental, un equipo creativo y está cocinando también la ‘Bullipedia’, una enciclopedia digital del arte culinario.El recinto que acogiera al famoso Bulli, ubicado en la verdeante colina de Cala Montjoi, llena hasta el borde con el manto azul del Mediterráneo, ampliará su espacio y se convertirá en una fundación que pondrá en marcha a partir del 2015. Esta contará con un restaurante que abrirá sus puertas un mes al año y en el que el propio Adrià volverá a ponerse tras los fogones. Tendrá como exclusivos comensales a alumnos de colegios y organizaciones sociales, y a los socios de la fundación.“Serviremos comidas ligeras, tipo aperitivos, aunque tenemos miedo a las expectativas que esto pueda generar. Este es un proyecto que demuestra que se pueden hacer cosas distintas”, explicó recientemente refiriéndose a la crisis económica en España.“Tenemos que aprender a salir de la crisis y a salir de España, porque en el mundo la competencia hoy en día es universal”, dijo Adrià en Hong Kong durante una subasta de la casa Sothebys.Precisamente, Ferran Adrià y sus souvenirs de El Bulli batieron récords de venta en Hong Kong el pasado 3 de abril, al recaudar cerca de US$1,8 millones para su Fundación. Y se llegaron a pagar hasta US$23.000 ¡por una cena con el reconocido chef! Los chinos se rindieron ante 6.518 objetos procedentes de El Bulli, entre los que se encontraban las cuberterías, útiles para cocinar y chaquetas blancas. Con el dinero obtenido financiará los US$5 millones para su Bullifoundation.Adrià dice que “nunca” ha cocinado por dinero. “He tenido ofertas para ir a cocinar a casas de millonarios, pero nunca las he aceptado. El Bulli es referencia en innovación porque hemos hecho lo que nos ha dado la gana siempre y el dinero no ha sido lo más importante”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad