Feria de Cali: escándalos

Diciembre 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera, reportera de El País.
Feria de Cali: escándalos

La cabalgata. El uso de espuma y el exceso de licor marcaron su punto más bajo.

Un escándalo que sonó mucho fue el de la polémica elección del Disco de la Feria en 1992. El ganador fue el tema Caleño, de la cantante Diana Vargas, conocida como Diana La Prohibida, cuando la canción que enloquecía a propios y a extraños era La Gota Fría, de Carlos Vives y su grupo La Provincia.

En la Feria de 1964, la gran favorita para ganar el título de Reina Internacional del Azúcar era la representante de Estados Unidos, y de hecho, ella fue la triunfadora. Pero en los seis metros que hay entre la mesa del jurado y el micrófono del presentador fue cambiado el fallo y ganó la candidata de Ecuador, Tania Klein.“Muchos años después el cónsul de España de ese entonces, que fue jurado, me dijo que la ganadora era Estados Unidos, pero que hubo un cambiazo de veredicto que la dejó por fuera”, dice una fuente que prefiere omitir su nombre.Las causas habrían sido políticas. Estados Unidos había rechazado un convenio azucarero de Colombia, por lo que alguien consideró un contrasentido que dicho país ganara el reinado de la Caña de Azúcar.Una situación incómoda vivió el periodista y organizador de la Feria de Cali, Demetrio Arabia, cuando se le ocurrió traer las victorias de Palmira a desfilar en la capital del Valle del Cauca.Fue terrible por la logística que requería la propuesta. Los que manejaban la cuádriga reclamaban dónde dormir, los de la Sociedad Protectora de Animales denunciaban cómo iban a transportar los equinos a Cali, y para completar, en el Batallón no permitieron ‘hospedar’ los caballos famélicos o callejeros de Palmira junto con los de la infantería.“Me los traje de noche a la luz de la luna llena, fue hasta romántico; pero lo peor fue que no desfilaron sino un día de cinco previstos porque no había los permisos respectivos”, cuenta Arabia.Y el reclamo final: “y ahora, ¿cómo nos devolvemos para Palmira? “Eso fue un despelote genial”, recuerda Arabia.Polémica fue la contratación del cantante español Raphael en 1975 por $350.000 (US$10.000) de la época, además de $80.000 que se debió pagar por exceso de equipaje y que exigió una suite en el Hotel Intercontinental, a $3.000 diarios. Un año después, 1976, se levantó la misma polvareda por los $550.000 que cobró La Sonora Matancera. Dinero suficiente para haber traído una docena de artistas más, decían los críticos.En los años 80 el Grupo Niche emergió con salsa propia como la Orquesta de la Feria. En 1984, su éxito Cali Pachanguero marcó el paso, pero en 1987 Jairo Varela, su director, salió a la tarima y dijo al público que esperaba impaciente su espectáculo en el concierto inaugural: “Qué pena, pero no nos vamos a presentar, el Grupo Niche se acabó”. Luchas internas con sus integrantes, entre ellos, su vocalista, Ramón ‘Moncho’ Santana, no se pudieron resolver minutos antes de subir a la tarima. Un escándalo que sonó mucho fue el de la polémica elección del Disco de la Feria en 1992. El ganador fue el tema Caleño, de la cantante Diana Vargas, conocida como Diana La Prohibida, cuando la canción que enloquecía a propios y a extraños era La Gota Fría, de Carlos Vives y su grupo La Provincia.La elección se había organizado por medio de cupones, pero pronto se rumoró que ‘alguien’ había orquestado todo para recoger y diligenciar los formatos y así ganar el concurso.El año pasado el escándalo reventó por cuenta de la boletería para asistir a los eventos de la Feria, en especial, las del Salsódromo. Se suponía que las boletas serían de distribución gratuita, ya que este era el evento bandera, pero el público denunció la dificultad para conseguirlas en las oficinas de Corfecali.Leobardo Amú, director de Corfecali y de la Feria, admitió entonces: “Tengo que reconocer con vergüenza que fracasamos en la logística para la boletería”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad