Familias no desalojan predios donde se construirá la Plazoleta de la Caleñidad

Familias no desalojan predios donde se construirá la Plazoleta de la Caleñidad

Septiembre 03, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Habitantes de dos apartamentos se resisten a desalojar la zona donde se llevará a cabo el proyecto argumentando que no tienen otro lugar donde vivir. Demolición será a finales de septiembre.

En menos de 28 días tendrá que estar totalmente desalojada la manzana donde se construirá la Plazoleta de la Caleñidad, ubicada entre las avenidas Segunda y Cuarta Norte con Calle 10 y el inicio de la Avenida Sexta. Sin embargo, las dos familias que habitan en uno de los edificios de este sector dicen que no tienen para dónde irse. Socorro Zúñiga cuenta que tiene plazo hasta el 20 de septiembre para desocupar el apartamento 301, donde vive con su esposo y tres hijos, pero asegura que no se irán porque todavía no ha recibido “ni un solo peso” por su propiedad.La mujer señala que sin duda el ofrecimiento de la Administración Municipal es bueno, pero hasta que no reciba el 50% de lo pactado no desalojará.“Hemos estado buscando una casa o un apartamento por acá cerca, pero todo se sale del presupuesto y yo no quiero irme a cualquier hueco”, manifiesta Socorro.En la misma tónica se encuentra la familia Peña Zúñiga, que reside en el apartamento 401. La pareja de esposos lleva por lo menos 24 años ocupando ese lugar y aunque sabe que la reestructuración del sector traerá beneficios para la ciudad, sostiene que les cuesta abandonar su historia.Ante las quejas de los dos propietarios que dicen que todavía no se les ha pagado por sus bienes, el secretario de Infraestructura y Valorización, Juan Diego Flórez, explicó que “el contrato de compra-venta dice que se entrega el 50% del total del valor del predio para que éste sea desalojado y después se cancelará el otro 50%”.Jorge Mario Román, gerente técnico de Conalvías, firma encargada de construir la plazoleta, indica que hasta que no haya un desalojo total no podrán iniciar los estudios para verificar la viabilidad de una implosión.Precisó que espera que el proceso pueda adelantarse a finales de este mes y que para ello se requiere adelantar un trámite ante la Tercera Brigada del Ejército para conseguir y utilizar explosivos. También se necesita estudiar cuál es el estado de las edificaciones que se van a demoler y dónde se pondrá la carga que generará la explosión.Durante los últimos 17 días Conalvías se ha dedicado a remover vidrios, puertas, ventanas y enchapes de los 49 predios que ya fueron desocupados.La Secretaría de Infraestructura y Valorización recordó que en total son 51 propiedades las que se requieren, pero faltan dos apartamentos por desalojar.Ayer se cumplió el plazo de Anillando para abandonar el lugar, un establecimiento que durante 22 años sacó fotocopias, hizo ampliaciones y anilló los documentos, en su mayoría, de funcionarios del Concejo y la Alcaldía. Anoche todavía desmontaban sus instalaciones.Jefferson Velazco, administrador del local, comentó que ya tienen sede en el edificio Las Ceibas. “Hubo mucha inconformidad entre los propietarios de toda la zona, pero finalmente hay que irse. Estos inmuebles ya fueron declarados de utilidad pública”.Los que no se han ido y tienen poco ánimo de hacerlo son los dueños del Café Los Turcos. Sus mesas, cuadros y vajillas continúan en el mismo lugar.Vannesa Henao, la administradora, sostiene que no ha recibido ni la visita ni los comunicados de la Alcaldía para que abandonen el establecimiento, que hace 70 años funciona allí.En efecto, el Secretario de Infraestructura y Valorización indicó que Los Turcos no estaban entre las edificaciones a demoler, pero debido a su deterioro físico no soportaría una implosión. “El proceso con ellos será más lento”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad