Familia de víctima de accidente aéreo llegó a Cali y relató el drama que vivió

Agosto 20, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa

Los seres queridos de Amar Fernández, que murió el pasado lunes en el accidente aéreo que ocurrió en San Andrés, la esperaron en el terminal aéreo y luego se dirigieron a la funeraria La Ermita, en el barrio Centenario, donde se despidieron de la mujer a puerta cerrada.

Finalmente para la familia Barreto Fernández terminó el soñado, pero amargo viaje de vacaciones a San Andrés. Luis Carlos, Paola Andrea, Sebastián y Nubia llegaron ayer a Cali, a donde también arribó el cuerpo de Amar Fernández, la modista de 73 años y habitante del barrio Los Álamos que murió el pasado lunes en el accidente aéreo que ocurrió en San Andrés. El cuerpo ingresó al aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón por la zona de carga, con total discreción. Sus seres queridos, quienes la recuerdan como una mujer trabajadora, alegre y dedicada a sus nietos y a su oficio, la esperaron en el terminal aéreo y luego se dirigieron a la funeraria La Ermita, en el barrio Centenario, donde se despidieron de la mujer a puerta cerrada. Johana Forero, nieta de la víctima, asumió la vocería de la familia: “Queremos agradecerle al país, a la aerolínea Aires, al Hotel Sheraton y al presidente de la República, Juan Manuel Santos, su inmensa solidaridad frente a la trágica partida de nuestra amada madre, esposa y abuela”, señaló.Hacia el mediodía fueron llegando a la funeraria decenas de amigos y vecinos.“Esto ha sido muy duro. Todos los días hablábamos con ella, era muy alegre, fuerte y recta en sus cosas”, expresó su sobrino Arbey Fernández, quien indicó que ella será sepultada hoy en el cementerio Jardines del Recuerdo.Relatos de dolorEl esposo de Amar, Luis Carlos Barreto, contó que “el vuelo fue normal todo el tiempo, hasta cuando faltaban unos 20 minutos para llegar a San Andrés comenzó a caer una tempestad. Por la ventanilla del avión se veían relámpagos, pero en ningún momento el avión se sacudió, ni tampoco el piloto avisó de problemas… Todo fue normal hasta que el avión iba a coger pista”. Contó que justo cuando el avión estaba a punto de aterrizar alguien dijo: “cogimos pista” y en ese momento sonó un estruendo ensordecedor e inmediatamente “perdí el conocimiento porque no recuerdo nada”.Paola Andrea, hija de la pareja, evocó que el avión dio un fuerte golpe contra el suelo, saltó y volvió a caer en la pista; “ahí fue cuando se partió”, dijo.Aseguró que, aunque su padre no lo recuerda, él arrastró a su esposa fuera del avión. “Mi hija dice que yo la cogí y la saqué, la bajé del avión y estando afuera la agarré de la cara y le gritaba que despertara, más no me respondía. Eso no lo recuerdo”, comentó el hombre.Las primeras versiones aseguraban que sufrió un paro cardiaco, pero un de Medicina Legal señaló que la abuela había fallecido por “traumatismos y el desprendimiento de la arteria aorta”.La familia recuerda que fuera del avión todo era confuso y peligroso. “Había fuego por todos lados, olía mucho a gasolina, incluso Sebastián (nieto) estaba lleno de gasolina. De milagro no lo cogieron las llamas”, añadió Barreto. Algunos de los sobrevivientes, incluidos los de esta familia caleña, fueron socorridos por Lance Wright, vecino del aeropuerto. El isleño narró que en el instante en que el avión colisionaba, él se preparaba para cerrar su casa y dormir. Pero al ver el impacto y las llamas salió corriendo hacia la pista. Inmediatamente comenzó a llamar por teléfono a los taxistas para que se acercaran al lugar y ayudaran a los afectados del siniestro.En vilo por María Camila María Camila Angarita, de 11 años, continúa en estado crítico en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Simón Bolívar de Bogotá, donde fue remitida tras sufrir un trauma craneoencefálico en el accidente aéreo. El subgerente científico del hospital, Carlos Hernández, señaló que pese a los esfuerzos médicos, el estado de salud de la niña no mejora. “La evolución no será rápida, se tomará su tiempo, la situación es crítica”, expresó. Explicó que el miércoles se bajaron las concentraciones del medicamento para medir la respuesta de su cerebro, pero no se tuvo una reacción positiva. Por eso, María Camila continúa en estado de coma inducido como una medida para proteger su cerebro, para que se desinflame y no se deterioren sus células neurológicas, sostuvo Hernández.La madre de la niña, Noemí Angarita, continúa estable aunque con un estrés postraumático. mientras que su abuela, María Diva Lombo, se recupera de las lesiones.75 bugueños estuvieron ‘varados’ en la islaTres días estuvieron ‘varados’ en San Andrés 38 funcionarios de la Alcaldía de Buga y sus acompañantes (75 personas en total). Después de disfrutar cinco días de descanso, se preparaban para regresar, cuando sucedió el accidente. ”Estaban en el avión y en la pista del aeropuerto Gustavo Rojas Pinilla listos para despejar, pero tuvieron que ser evacuados debido al siniestro”, explicó un funcionario del Municipio. Al final de la tarde del miércoles pasado lograron regresar a sus casas.Vea más videos en www.webnoticias.tv

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad