Falta de sitio para escombros preocupa a autoridades de Cali

Abril 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Falta de sitio para escombros preocupa a autoridades de Cali

La escombrera de la Carrera 50 tiene actualmente 90.000 metros cúbicos de escombros. Ahí llegan los más de 600 carretilleros a depositar los residuos sólidos que recogen en la ciudad. Los vecinos reclaman por afectación.

Los ocho predios que se tenían considerados para sitio final de disposición de escombros se descartaron.

Sigue sin definirse un sitio para disponer escombros en Cali. De acuerdo con la directora del Dagma, Beatriz Orozco, los ocho lotes que servirían para este propósito fueron descartados.“Todos los predios que son apropiados para ubicar el sitio de disposición final, son bienes privados. Ya hablamos con los dueños de todos y ninguno de ellos está dispuesto a ofertarlo al Municipio”, puntualizó Orozco.Cabe recordar que actualmente Cali carece de un sitio en el cual aprovechar los residuos sólidos, razón por la que el Dagma realizó un estudio para determinar en qué predio se podría establecer. Los lotes que se tenían contemplados eran la escombrera del Mameyal, la Cantera Chipichape, la escombrera Laducol, la escombrera Progea, el Predio Las Américas (Hacienda San Jorge), el Cerro Manresa Rocales, la Cantera Piamonte y la Cantera Adecuaciones y Agregados. Y es que Cali es una ciudad donde a diario se producen 2500 metros cúbicos de escombros. Eso equivale a aproximadamente 2000 toneladas, el peso de 77 buses articulados del MÍO vacíos. De ese total, unos 1930 son producidos por grandes generadores (industrias) y por obras públicas urbanas, que son llevados a sitios de disposición avalados por la CVC como sitios de recuperación geomorfológica (antiguas canteras), ubicadas en Palmira y Candelaria. Sin embargo, hay 580 metros cúbicos que generan los ciudadanos del común (al remodelar su casa, por ejemplo), que son el verdadero problema, pues son esos los que deberían ir a la escombrera definitiva que Cali no tiene. Como consecuencia, terminan en sitios públicos, como el jarillón del río Cauca, Petecuy o cualquier separador en una vía. Por eso es que la directora del Dagma asegura que es urgente construir al menos otras dos estaciones de transferencia (además de la del Sur, que entró en funcionamiento en el año 2012). “Es necesaria una en el Norte y otra en el Oriente”, señaló. El papel de las estaciones de transferencia es servir como sitio para recibir los escombros (que son transportados por los carretilleros) y de ahí almacenarlos en cajas metálicas para llevarlos a los sitios de disposición final (autorizados por CVC).El inconveniente es que hoy tampoco existe ningún sitio en Cali que esté habilitado por el POT que está vigente para ser utilizado como estación de transferencia. No obstante, León Darío Espinosa, subdirector de POT y servicios públicos, aseguró que en el documento nuevo que se está construyendo, que deberá ser aprobado este año, sí se habilitarán predios para este propósito, o en su defecto, se establecerán las condiciones que deberá tener un predio para ser utilizado. Pero lo importante es no resignarse a que no hay un sitio para la disposición final de escombros, reflexiona Alberto Ramos, profesor en Derecho Ambiental. El docente señala que, en caso de que definitivamente ninguno de los privados quiera vender el predio, se debe comenzar un proceso administrativo de expropiación por utilidad pública. “Aquí prima el bien común por encima del particular. El sitio ideal es un lote que haya sido cantera. Lo que debe hacer el Municipio es expropiarlo y pagar el precio justo que avalúe el Igac (Instituto Geográfico Agustín Codazzi)”, puntualizó Ramos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad