Extensión de la rumba

Julio 11, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Carlos Alberto Segura, psicólogo

¿A qué se debe que los fines de semana aumenten los accidentes de tránsito, los heridos y otros siniestros nocturnos y de madrugada que de manera sistemática no suceden en otros contextos distintos al efecto de la rumba? Existen explicaciones psicológicas, y en breve aquí algunas:Extender una rumba es prolongar un goce, es una invitación "a seguirla" y a los excesos: excederse en licor, en trasnocho, en relajo y disolución de la cordura de los sentidos, la razón y la prudencia. El comportamiento humano que varía con los excesos espontáneos en la rumba se va modificando de tal manera que se puede llegar a desconocer conductas que en sano juicio no se pronuncian.El consumo de licor y sustancias psicoactivas sirven precisamente para expresar contenidos emocionales ocultos que afloran en palabras, jolgorio, danzas, gritos, euforias, llantos y otras formas de desahogo. Pero también afloran expresiones psicopatológicas ocultas y por esta vía encontramos conductas extrañas como reacciones de seducción permisiva, celos, agresividad, violencia, peleas, uso de la velocidad imprudente y otras de alto riesgo que aumentan las cifras en la morgue y en los hospitales.A esto le sumamos el ímpetu de la juventud enérgica y de formas de actuar sin límites, lo que promueve múltiples conductas que buscan diversión pero que a la vez no deja dormir a ninguna de sus madres en casa angustiadas esperando que la rumba se acabe y que lleguen sus hijos a casa. La polémica por el horario zanahorio no consiste solamente en definir el final en un reloj, sino también con la cordura individual y social que demuestre responsabilidad frente a los excesos y que sepa decirse con prudencia: "Ya está bueno".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad