Expectativa en Cali por decisiones sobre la Cabalgata de la Feria

Diciembre 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Expectativa en Cali por decisiones sobre la Cabalgata de la Feria

El alcalde Rodrigo Guerrero Velasco se reunirá con la gerente de Corfecali, Luz Adriana Latorre, para analizar los hechos ocurridos en el desfile del pasado 26 de diciembre

Alcalde Cali y gerente de Corfecali se reúnen hoy para evaluar el futuro del polémico certamen. Crece controversia por muerte de caballista.

El futuro de la polémica cabalgata de la Feria de Cali, que este año dejó una persona muerta, catorce caballos lesionados (dos de ellos sacrificados) y una cuestionable imagen de la ciudad ante los miles de turistas que la visitan durante la temporada de fin de año, comenzará a definirse hoy.En medio de una fuerte presión ciudadana, ejercida por miles de personas que reclaman incluso la abolición de ese evento, el alcalde Rodrigo Guerrero Velasco se reunirá con la gerente de Corfecali, Luz Adriana Latorre, para analizar los hechos ocurridos en el desfile del pasado 26 de diciembre, cuando ocurrió el confuso accidente que llevó a la muerte a la jinete Paola Salazar, de 34 años de edad. El caso se conoció el viernes luego de que Cristian Mauricio Claros, médico cirujano y amigo personal de la mujer, lo denunció a través de un comentario que dejó en una de las galerías fotográficas sobre la Cabalgata publicada por Elpais.com.co en su especial Feria de Cali 2013.La mujer permaneció por más de 48 horas en estado crítico y, según lo revelaron sus propios familiares, en condición de muerte cerebral, y el sábado en la noche se produjo su deceso.Hasta ahora la Administración Municipal y Corfecali se han mantenido al margen de la controversia, a la espera de los reportes oficiales que clarifiquen lo ocurrido. Sin embargo, en las redes sociales de Internet crece la inconformidad y el pedido a la Alcaldía para que adopte medidas de fondo sobre este desfile, que se diferencia sustancialmente de los otros eventos de la Feria por el evidente caos que se presenta durante el desfile.El mismo es propiciado por jinetes que montan sus ejemplares en estado de embriaguez, pese a que está prohibido el consumo de licor para los participantes en el evento y a que la misma Policía está presente dentro del recorrido. A ello se suma que en la parte final del recorrido, que este año se extendió dos horas más de lo previsto, abundan las hordas de desadaptados arrojando espuma sobre jinetes, público y sobre vehículos. Este año, incluso, la televisión reveló videos en los que delincuentes exhibían tranquilamente armas blancas o contundentes a la vista de todos los ciudadanos, a la altura de la Autopista Sur con 44, mientras arrojaban espuma a jinetes y público.Por todo lo anterior, la cabalgata ya no goza del aprecio y el respaldo popular que le dieron los caleños durante décadas. De hecho, son cada vez más las voces que piden acabarla. Así lo evidencia un sondeo realizado este domingo por Elpais.com.co entre sus lectores. De 2.780 personas que respondieron a la pregunta de qué se debe hacer con la cabalgata de la Feria, el 80,6% dijo que se debe acabar definitivamente. Un 10% propuso trasladarla a la zona rural, y solo un 9,4% votó por mantenerla como hasta ahora, con algunos controles adicionales.En el desfile del 26 de diciembre también fue evidente que, si bien la Cabalgata aún congrega a muchos espectadores, ya no cuenta con la asistencia masiva de aquellos años en que era el evento de apertura de la Feria. Las graderías de la Autopista Sur presentaban muchos vacíos, a diferencia de lo que ha pasado en las seis ediciones del Salsódromo.En medio de ese panorama, algunas voces sostienen que la cabalgata no debe continuar. El Personero de Cali, Andrés Santamaría, dijo que le pedirá a la Alcaldía, a través de un oficio que radicará hoy, que se tome una decisión frente a la cabalgata.“Es necesario que este triste desenlace dé para una reflexión. Llevamos muchos años tratando de hacer una cabalgata en Cali de la mejor manera, pero no hemos podido. Es cierto que han mejorado ciertas cosas de su organización, pero sigue siendo algo muy difícil de controlar. Por lo tanto, lo que le pedimos al Alcalde es que de una vez por todas dé por terminado este evento durante la Feria”, precisó Santamaría.El Personero recordó que gracias a una acción popular del 2006 a esta actividad se le impusieron algunas limitantes (en número de participantes, ingesta de licor, extensión, etc.) “A raíz de eso hemos seguido haciendo seguimiento a lo que señala la acción popular y nos encontramos con que este año muchas cosas no se cumplieron”, dijo Santamaría.Otras voces apuntan a que es posible todavía mantener el evento, con mayores controles. El concejal Michel Maya sostiene que “hechos que de alguna manera enlodan el evento no significan que deba acabarse. La Cabalgata debe seguir existiendo pero le falta organización. En esta versión se encontraron desembarcaderos piratas y eso significa que hay errores de los organizadores”.El edil propone que en próximas ediciones se establezcan controles cada 300 metros del recorrido, para evitar desmanes, consumo de licor por parte de los jinetes o maltrato a los animales.Pero ni siquiera quienes se encargan de ejercer este control actualmente, están convencidos de que se pueda lograr el objetivo de una cabalgata de Feria sin excesos, en la que el licor es camuflado entre miles de botellas de agua. El comandante de la Policía Metropolitana de Cali, coronel Hoover Penilla, dijo a El País que “siempre puede haber presencia policial pero si la organización de la Cabalgata no tiene un filtro de quienes se inscriben, y son permisivos, no sirve de nada”.El oficial señala que en esta versión del desfile “sí hubo suficientes agentes, pero el tema es que ya con una persona en estado de alicoramiento razonar es muy complejo”.Para el coronel Penilla, si no se logra la erradicación del consumo de licor, no se puede seguir programando el evento. Además, lamentó que en esta Cabalgata se reportaran 14 animales golpeados, dos de los cuales se sacrificaron por fracturas y heridas. Además, dijo, “yo estuve a las 2 de la mañana en los embarcaderos y hasta esa hora habían ocho caballos que no tenían dueño”.Otra opción, expresada desde diversos sectores, es que la cabalgata sea trasladada a la zona rural, donde podría ser el eje principal de la Feria que se hace en los corregimientos de Cali. De hecho, durante el resto del año, las empresas organizadoras de cabalgatas operan en esas zonas.Para algunos lectores de El País que manifestaron su opinión a través de nuestro portal web, la razón por la que la cabalgata se ha mantenido dentro de la Feria, a pesar de la controversia que genera, es económica. La inscripción para participar este año tuvo un costo de $150.000 y se estima que participaron unos 3.000 caballistas.Con todo, la polémica sobre el desfile equino de la Feria de Cali sigue creciendo. Y se espera que de la reunión de hoy salgan las primeras decisiones sobre el futuro de la Cabalgata.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad