Exceso de velocidad, el mayor pecado al volante en Cali

Exceso de velocidad, el mayor pecado al volante en Cali

Octubre 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Exceso de velocidad, el mayor pecado al volante en Cali

Durante el mes de septiembre, las cámaras de fotodetección sorprendieron a 11.823 conductores manejando con exceso de velocidad.

Más de 50 mil conductores han sido sancionados por esta causa este año. No paran las imprudencias.

Manejar con exceso de velocidad es hoy el pecado más recurrente entre los conductores de Cali. En lo corrido del 2013, 50.622 ciudadanos fueron sancionados a través del sistema de fotomultas por esta causa. Se trata de una práctica que, de acuerdo con el análisis del Observatorio Estadístico del Programa Servicios de Tránsito, “se encuentra disparada”, pese a las sanciones económicas que esta infracción implica y a los controles que realiza la Secretaría de Tránsito de la ciudad.Solo de agosto a septiembre, el número de fotodetecciones por exceso de velocidad pasó de 4.907 a 11.823. El 48% de las fotomultas expedidas hasta la fecha corresponde a esta infracción de tránsito.Las cifras se conocen en medio de la discusión que se vive en el país sobre la necesidad de plantear sanciones más drásticas para los conductores imprudentes. El Gobierno nacional ha propuesto crear la figura de conductor temerario, que plantearía multas e incluso cárcel a quienes provoquen accidentes graves por conducir borracho, pasarse el semáforo en rojo y conducir con exceso de velocidad, entre otras. “Para el exceso de velocidad, por ejemplo, estamos planteando sancionar a quienes dentro del perímetro urbano de una ciudad conduzcan a más de 80 kilómetros por hora (km/h). Por ejemplo, si uno pasa a esa velocidad por la Calle 5, frente a Unicentro, donde el límite de velocidad es 30 km/h, se entendería que está conduciendo de manera temeraria”, explicó Francisco José Lloreda, Alto Consejero para la Seguridad y Convivencia.Imprudencias sin fin Existen otras prácticas al volante que si bien se han reducido según las estadísticas, aún persisten. Pasarse el semáforo en rojo es uno de esos casos. Mientras que en enero de este año se reportaron 1435 infracciones, para el mes de septiembre el registro fue de 303 sanciones. Explica Wilmer Tabares, agente de la Secretaría de Tránsito de la ciudad, que si bien la accidentalidad se ha reducido en más de un 40% por la instalación de las fotomultas en diversos puntos de Cali, “lo que se percibe es que el número de comparendos físicos sigue estable, es decir, que el caleño solo cumple la norma donde hay una cámara y debería ser todo el tiempo”.Los mismos caleños se quejan de algunas conductas que consideran temerarias. Pisar la cebra, hacer giros indebidos, no respetar las señales de pare y conducir en contravía, fueron algunos de los comportamientos más cuestionados por usuarios de la fan page de Facebook de El País. “La ‘conducta temeraria’ que ha adoptado la mayoría de conductores en la ciudad de Cali es manejar a la ofensiva, esto implica cierto riesgo que, por lo general, termina en accidentes que a veces son letales, conducir a una velocidad máxima, no conservar la distancia, no tener prudencia... Cali es una gran pista de carrera”, opinó Pipe Dorado. Para Raúl Minnota, otro participante de la consulta, los actores viales que más cometen infracciones son los motociclistas. “Se creen los dueños, reyes y señores de todos los carriles y piensan que se pueden meter por donde quieran, a la velocidad que quieran. Se creen inmortales”.Entre agosto y septiembre, el Observatorio Estadístico del Programa de Servicios de Tránsito reportó 1972 accidentes, el 61,4 % de las víctimas fueron conductores y pasajeros de motocicletas.Para la socióloga Carmen Ximena Holguín, del Centro Interdisciplinario de Estudios de la Región Pacífico Colombiano, Cier, de la Universidad Autónoma de Occidente, “lo que se ve frente a las fotomultas es que se genera un tipo de recaudación de dineros, pero que al final no transforman el comportamiento humano. Más que poner normas se requiere pedagogía permanente para lograr impactar a los ciudadanos a mediano y largo plazo”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad