Ex director de Planeación Nacional, analiza de decisión de la Registraduría

Agosto 23, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Ex director de Planeación Nacional, analiza de decisión de la Registraduría

Esteban Piedrahíta, Ex director de Planeación Nacional

Esteban Piedrahíta, Ex director de Planeación Nacional, asegura que en el comunicado de prensa que emitió la Registraduría Nacional, está la prueba del error en la revisión y descalificación de las firmas de los candidatos a la alcaldía de Cali, Susana Correa y Rodrigo Guerrero.

En el comunicado de prensa de la Registraduría, el No. 229 de 2011, está la prueba reina del error (¿o artimaña?) en la revisión y descalificación de las firmas (“apoyos”) presentadas por Susana Correa y Rodrigo Guerrero. La Registraduría toma una muestra de las firmas (73.817 de las 152.147 presentadas en el caso de la candidata Correa y 75.157 de 115.250 en el caso del candidato Guerrero). Trabajando sobre esas muestras, califica de “inválidas” 24.571 firmas (33,3%) y “válidas” 49.246 (66,7%) firmas en el caso de Susana Correa, e “inválidas” 29.870 (39,7%) y “válidas” 45.287 (60,3%) en el caso de Rodrigo Guerrero, y las desagrega según la razón para su invalidez. Tras este ejercicio muestral, realiza otro ejercicio aritmético para determinar el “Total firmas invalidadas de acuerdo con proyección estadística”. Este consiste en proyectar el porcentaje de “invalidez” en cada categoría al universo total de firmas (152.147 y 115.250) para llegar a una estimación de las firmas inválidas (y válidas) en todo el paquete de firmas recibidas. En los primeros nueve renglones (ej. “Apoyos no inscritos en el municipio”, etc.) el ejercicio se hace correctamente (ej. 8.924 x 152.147 / 73.817 = 18.394, en el caso de Susana Correa). Es decir, si en las 73.817 firmas evaluadas a Correa, 8.924 (el 12,1%) fueron descalificadas por presuntamente ser “apoyos no inscritos en el municipio”, se presumiría que en el paquete total de 152.147 firmas, habría aproximadamente 18.394 (el mismo 12,1%) a descalificar por este concepto. Sin embargo, y sin justificación estadística ni lógica alguna, la proyección de la categoría “Apoyos con uniprocedencia” (firmas que el análisis grafológico supuestamente muestra que fueron hechas por una misma persona) se realiza con un factor de expansión aleatorio y muy superior al factor de expansión real a utilizar para proyectar la muestra sobre el universo total (el cual es de 152.147/73.817=2,06 en el caso de Susana Correa y de 115.250 / 75.157= 1,53 en el caso de Rodrigo Guerrero). Con la introducción de este factor de expansión erróneo, se proyecta entonces que de las 300 firmas “con uniprocedencia” supuestamente encontradas en las 73.817 firmas revisadas a Correa (el 0,4%) se pasaría a 52.850 firmas “con uniprocedencia” en el universo total de 152.147 firmas (el 34,7%! casi 87 veces más de lo que dio la muestra que se considera estadísticamente significativa para todas las demás categorías). En el caso de Guerrero, de 930 firmas “con uniprocedencia” supuestamente encontradas en las 75.157 firmas revisadas (el 1,2%), se pasa a 28.522 firmas proyectadas con “uniprocedencia” en el universo total (el 24,7% de un total de 115.250, proporcionalmente 20 veces más que en la muestra). Si se hubiera usado el factor de expansión correcto en ambos casos, Correa tendría 101.503 firmas “válidas” y Guerrero 69.446. Se trata, pues, de una flagrante manipulación de la proyección estadística de las firmas “con uniprocedencia” cuyo propósito parecería ser asegurar que ambos candidatos no puedan pasar el umbral de 50.000 “válidas” que necesitan certificar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad