Estudiantes y padres de familia vigilan la ciudadela Nuevo Latir las 24 horas del día

Enero 25, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La comunidad ha debido asumir tareas de vigilancia y aseo, ante la falta de personal. Preocupación.

El 31 de diciembre el rector de la Ciudadela Educativa Nuevo Latir, Hugo Lozano, recibió las llaves del colegio de manos de la compañía de seguridad, que le dijo que hasta ese día contaba con sus servicios. Esa noche Lozano custodió la ciudadela en compañía de tres padres de familia.Hoy, 25 días después, la situación sigue igual y el rector tuvo que irse a vivir a la institución para vigilarla a través de las cámaras de seguridad. Duerme, trabaja y se baña allí. Ante la ausencia de seguridad en la institución, entre padres de familias, egresados, estudiantes y profesores se hicieron cargo de la ciudadela al laborar en turnos de doce horas. Una bicicleta, cuatro 'walkie talkies' y dos machetes son las herramientas con las que cuentan para proteger el colegio.“Este no es un sólo un problema de la Ciudadela Educativa Nuevo Latir, sino de la gran mayoría de las instituciones públicas de la ciudad. Aquí se agudizó porque no hay personal de carrera nombrado. Sólo los profesores los están. Pero no funcionarios de servicios generales y de seguridad”, dijo.Según Lozano, en estos días de ausencia de personal de seguridad se han presentado situaciones tan inmanejables como la presencia de personas armadas dentro de la institución. “El viernes pasado un hombre que presuntamente realizó un asalto y que lo estaban persiguiendo para atraparlo se metió a la ciudadela con una arma y saltó uno de sus muros. Estábamos en jornada de clases. Afortunadamente no terminó en tragedia”, señaló. Ante tal situación inclusive se han acercado hasta el recinto educativo pandillas de jóvenes del sector ofreciendo el ‘servicio’ de seguridad a la ciudadela.Pero el problema no sólo se limita a la falta de vigilantes, tampoco hay quienes hagan el aseo, por lo que esta tarea está en manos de los padres de familia y los estudiantes.Asimismo, faltan cinco docentes y personal administrativo, como la secretaria académica, secretaria de rectoría y funcionarios para servicios generales.“Creo que en medio de todo existe una respuesta muy hermosa de la comunidad que se ha hecho presente en estos momentos de dificultad, brindando el tiempo para cuidar la institución”, afirmó.Según la Secretaría de Educación, esta misma situación la están padeciendo 32 instituciones educativas de la ciudad debido a la falta de contratación. José Darwin Quintero, subsecretario de Educación de Cali, señaló que el problema se presentó debido a un vacío administrativo. “Al 31 de diciembre se vencen las vigencias de los contratos de seguridad y se debe iniciar un proceso de licitación que tarda alrededor de un mes y medio”. Según el funcionario, la soluciones definitivas tomarán unos días, por el momento se pidió apoyo a la Secretaría de Gobierno para que la Policía realice rondas en la zona y disponga de auxiliares en la entrada del recinto académico.“Por ahora vamos a ubicar a vigilantes de planta de otras instituciones educativas para que suplan esas necesidades. También realizaremos una alianza con el sector privado para que faciliten temporalmente algunos vigilantes”, dijo Quintero, quien añadió que estas medidas se aplicarán a partir de la próxima semana. El subsecretario complementó que dará trámite a la gestión administrativa para proveer cinco docentes a la Ciudadela Educativa, además de personal administrativo y funcionarios de servicios varios. Mientras la situación encuentra soluciones Jonathan Cadena, uno de los egresados insignias de la ciudadela y quien logró un cupo para estudiar matemáticas en la Universidad del Valle, vigila la institución montado en bicicleta y armado de un machete.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad