Estudiantes súper pilosos en el Valle del Cauca

Estudiantes súper pilosos en el Valle del Cauca

Noviembre 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Raxson Montilla N., especial para El País
Estudiantes súper pilosos en el Valle del Cauca

Pedro Felipe Arana, Mejor saber pro en ingeniería de las Universidades del Valle.

Un estudiante de la Icesi y dos de la Javeriana ponen en alto las universidades de Cali

Pedro Felipe Arana Lastra es un ingeniero industrial palmireño que obtuvo los mejores resultados en las Pruebas Saber Pro en ingeniería de las universidades privadas del Valle del Cauca y fue uno de los mejores a nivel nacional. Decidido a ser el primer profesional de cuatro hermanos, y después de haber estudiado becado en el colegio El Divino Ecce-hommo de Palmira y de ocupar el noveno puesto en el Icfes, comenzó a buscar becas y opciones en todas las universidades de Cali. Al final, la Icesi le ofreció la beca Icesos,la cual le permitió cumplir su sueño alcanzando excelentes logros. Por otra parte, las estudiantes de noveno y décimo semestre de la carrera de derecho de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, Lorena Hernández y Stephany Ospina, participaron en el Concurso Iberoamericano de Derecho Internacional y Derechos Humanos ‘Francisco Suárez, S.J.’, en Bogotá, donde ocuparon el segundo puesto.En este certamen enfrentaron competidores de reconocidas universidades latinoamericanas y de España como la Universidad de Buenos Aires (Argentina), la Universidad Carlos III de Madrid (España) y la Universidad Nacional Autónoma de México.¿Cómo se preparó para las pruebasSaber Pro? De ninguna manera en especial. Aunque la universidad ofrece cursos de preparación, los horarios son muy tarde y por eso casi nadie va, yo tuve la oportunidad de ir al primero y no volví. Igual el Saber Pro mide sobre todo conocimientos generales. En las pruebas específicas sí se necesitan algunos conocimientos más detallados, pero cualquiera que haya cursado la carrera debería tenerlos. Lo importante es la conciencia con la que cada quien haya hecho la carrera y el interés que le haya puesto.¿Usted cómo cursó su carrera de ingeniero industrial? Mi intención siempre fue gozarme la universidad y aprender lo que más pudiera de todos los profesores. Desde el principio tuve claro qué quería estudiar, en qué me quería especializar y qué materias quería ver.Uno en la universidad ve muchas electivas en distintas áreas y entonces, se pregunta, ¿para qué tantas cosas? Al final entiende que esos conocimientos en algún momento van a servir.¿Siempre fue tan buen estudiante?Sí, hasta ahora no he pagado un peso por mi educación, desde que hice primero de primaria me becaron en el colegio El Divino Ecce-Homo de Palmira donde comencé mis estudios. Aprendí a sumar y restar primero que los demás niños, así que me quisieron pasar a segundo, pero mi madre no dejó, algo que le agradezco inmensamente. Entonces, el incentivo que me dieron fue económico: una beca completa.Siempre fui uno de los mejores estudiantes y cuando presenté el Saber 11° me fue muy bien. Entonces, comencé a buscar la mejor opción para seguir estudiando. Pasé por todas las universidades hasta llegar a la Icesi. La había dejado de última por su costo, pero en esta encuentro la mejor beca, era del 50 % y el resto lo cubría el Icetex.Aunque la deuda iba a ser bastante grande arranqué de una. En la casa igual contábamos con la idea de que los egresados de la Icesi se acomodan muy bien en el mercado laboral, algo que al final nos podría ayudar. Pero no hubo necesidad, el Icetex me condonó el total de la deuda gracias a los resultados del Saber Pro y al estrato socioeconómico en el que me encontraba en el momento en que me inscribí. Algo de lo que mis padres están orgullosos, ya que igual en mis estudios han invertido poco y han obtenido mucho.¿Cuál es su método de estudio?Lo más importante es poner atención en las clases: no hablo, no recocho, siempre estoy concentrado en lo que dice el profesor. Igual, cuando a uno le va bien, los compañeros lo buscan como ayuda, así, mientras uno les explica, repite los temas de clase y no necesita estudiar.Obviamente, hay materias que se me han dificultado, por ejemplo, la parte de física y electricidad; sin embargo, con un poquito más de dedicación y esfuerzo se logra superar estas dificultades.Pero a parte del estudio, ¿qué más hizo en la universidad?Desde que finalicé mi primer semestre comencé a trabajar en la universidad, algo que no es común, ya que en la Icesi solo se permite trabajar a partir del tercer semestre. Lo pude hacer por un acuerdo que hice con la directora de Bienestar Universitario. Le dije que necesitaba trabajar para poder sostenerme porque mi familia no podía estar mandándome plata mensualmente, igual ella me dijo eso no es permitido porque siempre es difícil para los estudiantes acostumbrarse a la metodología de trabajo de la universidad. Entonces le propuse: si saco un promedio por encima de 4,5 usted me deja trabajar, ella aceptó y al final, efectivamente, lo logré.Trabajé durante cuatro años en desarrollo web, donde lideré varios proyectos de implementación. Igual vi algunas materias de ingeniería de sistemas para lograr un mejor desempeño, fue una experiencia bastante interesante.¿Qué espera para el futuro?No descuidar la parte laboral porque he tenido buenas experiencias en cuanto a trabajos y proyectos en los que he participado. Respecto al estudio, mi meta es un Master of Business Administration (MBA), hacerlo en otro país, aprovechar las oportunidades que me ofrece el Icetex por los resultados del Saber Pro. De todas formas, espero ganar más experiencia laboral porque creo que así puedo aportar más en un MBA. Igual, el objetivo final es crear mi propia empresa, quiero jubilarme habiendo hecho empresa, algo que inculca mucho la formación en la Universidad Icesi.Concursantes de calidad en DD. HH Stephany Ospina y Lorena Hernández apenas tienen 22 y 21 años, respectivamente, y aunque ya están a punto de terminar su carrera de derecho este no es su mayor logro. Este año quedaron segundas en un concurso iberoamericano de derechos humanos, ganaron en este el premio a Mejor Memorial Presentado por la Representación de las Víctimas y Hernández fue reconocida como la mejor oradora del certamen. La preparación, por supuesto, fue muy difícil y de mucho compromiso. “Fue un trabajo arduo de investigación, donde el resultado tenía que ser un memorial que debía contener una demanda internacional contra un Estado hipotético en un caso que realizó la Universidad Javeriana de Bogotá y el listado de derechos que se le violaron a las víctimas que nosotras estábamos representando”, agrega Stephany. De igual manera, estas dos estudiantes recorrieron un largo camino para llegar a alcanzar este logro. “Desde el colegio me ha gustaba mucho la parte social; por ejemplo, el tema de mi tesis del colegio fue el trato que le dieron los nazis a los judíos durante la segunda guerra mundial y posterior a ella”, dice Stephany. Por su parte, Lorena afirma que siempre le llamó la atención el tema del derecho internacional: la participación, el conocimiento del derecho y las normas. Por ejemplo, en el colegio asistió a los modelos de Naciones Unidas realizados por Asoinca.Pero para poder llegar a concursar en el ‘Francisco Suárez, S.J.’ antes compitieron en varios concursos universitarios regionales y nacionales. Stephany primero ganó un concurso interno de su universidad que le permitió clasificar al nacional, donde acompañada de Lorena, ocuparon el segundo lugar, lo que las clasificó al concurso iberoamericano. De igual manera, Lorena ya tenía experiencia, según ella, “había participado en un concurso de derecho procesal en Cartagena y en otro de oralidad en técnicas penales en Bogotá”.Antes del certamen se hizo un trabajo inicial por las dos estudiantes, las cuales siempre tuvieron la guía de un grupo de trabajo muy importante. Un equipo liderado por el doctor Raúl Núñez Marín, profesor del Departamento de Ciencia Jurídica y Política de la Universidad Javeriana Cali y conformado por exparticipantes del mismo concurso y de otros eventos. “Tuvimos dos semanas muy exigentes de preparación de audiencias. Todos los días nos enfrentábamos al grupo de trabajo, el cual nos dejaba muchas correcciones que teníamos que hacer e investigar día a día. El objetivo era prepararnos con el fin de tener argumentos fuertes para enfrentarnos a las otras partes en las audiencias y tener presentes muchas preguntas que nos podrían hacer en el concurso como tal” agrega Stephany. No obstante, todo este sacrificio les ha traído algunos beneficios y reconocimientos. Por ejemplo, Luis Miguel Montalvo Pontón, director del programa de derecho de la Universidad Javeriana Cali les brindó sus felicitaciones y el profesor Raúl las ha tenido en cuenta en nuevos proyectos. Sin embargo, Stephany dice: “El mejor premio fue que a Lorena y a mí nos exoneraron del trabajo de grado. Ya no tenemos que hacer tesis, ni la judicatura, que es lo que exige la universidad a un estudiante para poderse graduar”. De igual modo, el mejor reconocimiento para este par de estudiantes, es que han sido seleccionadas para representar el próximo año a su universidad, su ciudad y su región en el Concurso Interamericano de Derechos Humanos en la American University en Washington.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad