Estudian medidas para evitar actos de vandalismo en el MÍO Cable

Octubre 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
elpaís.com.co.

El País visitó al colegio Eustaquio Palacios, en la comuna 20 de la ciudad, desde donde se denunció que pasajeros de las cabinas del sistema lanzan ladrillos, piedras y petacas que ya afectan sus instalaciones.

[[nid:475332;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/10/eustaquio-palacios-734.jpg;full;{Desde las cabinas del MÍO Cable hace 15 días se han venido lanzado ladrillos, petacas y piedras sobre la institución educativa Eustaquio Palacios. Imágenes de los daños en el colegio. Foto: Oswaldo Páez | El País}]]

La implementación de mallas en las ventanas de las cabinas del MÍO Cable es uno de los mecanismos que estudia Metrocali con sus proveedores para evitar actos de vandalismo, como el que ha venido denunciando la institución educativa Eustaquio Palacios. 

Según las directivas de este colegio, ubicado en la comuna 20 de Cali, hace aproximadamente 15 días han estado cayendo a sus instalaciones piedras, ladrillos y petacas, supuestamente lanzados por los pasajeros de este sistema de transporte. 

Este jueves, Metrocali solicitó al proveedor de las cabinas la posibilidad de adaptar mallas o cualquier otro tipo de material que evite se repita este tipo de situaciones.

En entrevista con Bluradio, la gestora social de Metrocali, Andrea Varela, confirmó que se estudiará la probabilidad de cubrir con mallas las aberturas de cada vagón para impedir que los usuarios tiren cualquier tipo de objetos desde el aire. 

"El tema lo estamos revisando con el proveedor ya que las cabinas y toda la infraestructura del sistema todavía está en garantía, nosotros por el momento no podemos hacer ninguna intervención porque perderíamos la garantía", añadió la funcionaria.

El País realizó una visita a la sede educativa que denunció los actos de vandalismo para conocer de cerca la situación. 

El rector del colegio Eustaquio Palacios, Atilio Ordóñez, "exige que desde la cabina se haga algún tipo de modificación en su estructura para evitar que la gente pueda lanzar cualquier elemento que pone en riesgo a los estudiantes". 

El auditorio central del colegio lleva cerrado 15 días ya que los ladrillos tirados desde la pequeña abertura localizada en la parte superior de las cabinas ha logrado atravesar el techo, dejando grandes huecos sobre la cubierta del lugar.

Por los agujeros del auditorio se pueden observar desde los cables que alimentan el sistema hasta las cabinas cuando transitan por el lugar.   

De acuerdo con el rector del colegio: "en este momento por seguridad hemos tenido que clausurar el auditorio para proteger la integridad de los estudiantes", dijo Ordóñez.  

Según el rector, le hecho de cerrar ese espacio también afecta los proyectos de la comunidad estudiantil ya que no se pueden realizar diversas actividades que se llevan a cabo en ese recinto.

Sin embargo, el auditorio no es el único sitio en el que se ha presenciado la caída de objetos desde el MÍO Cable. De acuerdo con el rector, "lo más peligroso que estamos viviendo en este momento es que cerca de 700 niños de primaria hacen descanso exactamente debajo de las cabinas del sistema donde también han sido arrojados otros elementos", afirmó.

Jesús Antonio Orozco, auxiliar de servicios generales de la institución, es uno de los testigos del lanzamiento de pólvora (petacas) sobre el área de recreación de los niños de primaria. 

El pasado viernes, en horas de la tarde "el pánico se apoderó del lugar" ya que cayeron alrededor de cinco petacas sobre la zona de primaria. El estruendo del artefacto, los gritos de profesores y niños y una delgada capa de humo emitida por la pólvora causaron el caos en la institución.

El patio de primaria es otra de las áreas que el colegio ha tenido que restringir a los estudiantes. De acuerdo con Orozco, "los niños de primaria ahora deben compartir el descanso con secundaria, lo cual también pone en riesgo su seguridad". 

Sin embargo, el alcalde de la ciudad, Rodrigo Guerrero, en su momento dijo que " bobo no es el que silva si no el que voltea a ver. Sólo se echaron tres piedritas y ya se vuelve un enredo".

Así mismo, aseguró que hay que castigar este tipo de actos de vandalismo con la indiferencia, así como sucede en otros países cuando hay peleas en los escenarios deportivos. "La regla de oro es no transmitirlos porque eso incita a que otras personas se sientan atraídas por la conducta".    

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad