Estrategias de aprendizaje para ser un ‘pilo’ en la U

Febrero 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Luisa Jaramillo Guerrero | El País
Estrategias de aprendizaje para ser un ‘pilo’ en la U

La Universidad del Valle, a través de Bienestar Universitario, brinda cursos, talleres y monitorías a todos sus estudiantes.

Talleres de escritura y de comprensión de lectura, monitorías en inglés o matemáticas son algunas de las herramientas que brindan las universidades para elevar el nivel académico de sus estudiantes.

David Ocampo, estudiante de quinto semestre de derecho, tuvo varias dificultades al ingresar a la vida universitaria.Él inició sus estudios de administración de empresas en la Universidad Icesi y después de dos años de carrera decidió retirarse. “Sentía que no era lo mío, no prestaba atención y faltaba mucho a clase”, cuenta.Ingresó entonces a la Universidad de San Buenaventura porque, según él, siempre había querido estudiar en ese campus. Al iniciar el semestre sus notas eran buenas, pero en el transcurso del periodo decayeron, “por vaguear mucho”. Su bajo rendimiento académico acarreó su expulsión de la institución. Sin embargo, a él le brindaron una nueva oportunidad. Pero antes, debió comprometerse a acceder al programa de Atención Psicopedagógica que brinda la universidad. En este, un equipo de profesionales realizan un acompañamiento a los estudiantes que requieren de orientación profesional, consultas psicológicas y asesorías personalizadas.“Los resultados fueron distintos. Me tomé las cosas más en serio. El acompañamiento con el psicólogo fue muy importante porque somos muchos los jóvenes que venimos a la universidad a conocer gente y ya”, indica David. “Siempre sacaba la excusa de que tenía problemas de concentración, el psicólogo me ayudó a entender que esas falencias que tenía me las había puesto yo mismo.Si un joven como yo no contara con la ayuda que ofrece el programa, agrega David, lo sacan o deserta.Como él, muchos jóvenes tienen dificultades con la vida universitaria. Las clases, talleres, parciales, exámenes finales, profesores y compañeros son solo algunos de los factores que están presentes en el día a día de un universitario.Según Arturo Arenas, vicerrector de la Universidad Santiago de Cali y director del Programa Institucional para la Permanencia Estudiantil (Pipe), la orientación y el acompañamiento para los estudiantes son clave, pues así se logra su continuidad en la institución y se logra la excelencia académica. Para alcanzarla, los esfuerzos deben enfocarse en identificar y eliminar las problemáticas que llevan a los estudiantes a caer en bajo rendimiento. Entonces, ¿cómo lograrlo?Universidades de Cali desarrollan programas de acompañamiento al estudiante en todo su proceso. La Universidad Icesi, por ejemplo, creó desde el 2003 un centro especializado para erradicar problemáticas del aprendizaje a través de reformas en los métodos de enseñanza.En el Crea, Centro de Recursos para el Aprendizaje, docentes de todas las áreas trabajan en el mejoramiento de los métodos de enseñanza y en el desarrollo de programas de acompañamiento académico y psicológico para los estudiantes. Sara Arroyo Kogson es una destacada estudiante y monitora del Crea. Ella cursa economía y administración de empresas. Se vinculó como monitora hace dos años al Curso de Escritura, el cual, según ella, contribuye a que los estudiantes mejoren su comprensión de lectura y su escritura, factores importantes para “ser un excelente profesional competente en el mercado laboral”.Por la excelenciaDanny Tolosa, estudiante de comunicación social de la Universidad Santiago de Cali, obtenía notas muy bajas en oralidad. “Iba a perder esa materia cuando iba en quinto semestre, estaba seguro de eso. Me enteré de un servicio que brinda el Bienestar Universitario que me podría ayudar con mi problema: los talleres de fonoaudiología y me acerqué. Me ayudaron mucho con mi dicción y vocalización. Y claro, las notas fueron subiendo”, cuenta.Julián Andrés Quiroz Arias es un estudiante destacado de doble titulación: cursa séptimo semestre de mercadeo y quinto de publicidad en la Universidad Autónoma de Occidente, UAO, y es becado en ambos programas. Para él, las estrategias de acompañamiento que le ofrece la institución por medio del Centro para la Excelencia Académica han sido de gran ayuda.“A mí me toca mantener promedios muy altos para sostener las dos becas que tengo. Como tengo dificultades en inglés me acerqué al centro y empecé a recibir asesorías gratuitas todos los días. En ocasiones recibo de otras materias cuando necesito un refuerzo en algún tema”, indica Julián.El Centro para la Excelencia Académica ofrece servicios de apoyo en fonoaudiología, psicología, terapia ocupacional, monitorías académicas y tutorías. A través de las monitorías, por ejemplo, estudiantes como María Paula Betancourt, quien cursa administración ambiental, pueden mejorar sus notas en materias en las que son muy importantes las matemáticas. Aún cuando tiene un buen rendimiento académico, ella quiere “obtener mejores notas en estadística porque tengo algunas falencias”.Y es que materias ‘coco’ como las matemáticas e inglés también son impedimento para el buen rendimiento académico de los universitarios.“Yo tengo ciertos problemas con inglés. Me fue mal en la prueba de nivelación, entonces decidí aprovechar las asesorías del Centro para la Excelencia Académica para mejorar mi nivel”, cuenta Juan José Barrios, estudiante de ingeniería informática de la UAO.Y el beneficio de estos programas se ve en el rendimiento académico de los jóvenes como Leidy Tatiana León, quien cursa tercer semestre de comunicación social y afirma que “tener asesorías psicológicas y también contar con un monitor que me resuelva inquietudes en materias como economía, me ha ayudado a mejorar las notas”. La Universidad Autónoma ofrece también programas de padrinazgo a estudiantes que provienen de otras ciudades y uno dirigido a los padres de los jóvenes que ingresan por primera vez al centro educativo.AutodesarrolloLa Universidad del Valle, a través de Bienestar Universitario, ofrece talleres de lectura y métodos de aprendizaje, monitorías y espacios de esparcimiento.Tatiana Hoyos estudia licenciatura en educación en este centro educativo. Desde el inicio de su carrera ha accedido al estímulo académico semestral que le otorgan por su promedio de 4.5. Sin embargo, ella asiste a monitorías para reforzar sus habilidades en materias de humanidades y sistemas. “Las monitorías me benefician mucho porque yo me esmero siempre en mis estudios para obtener el estímulo. Me gusta tener un buen nivel académico y así no tengo que pagar la totalidad de lo que cuesta mi semestre”, afirma. Vanessa Vásquez, quien cursa séptimo semestre de licenciatura en ciencias sociales, destaca, además, cómo a través de la materia autodesarrollo humano, que se dicta en los primeros semestres de la carrera, los estudiantes adquieren conocimiento sobre estrategias para organizar el plan de estudios, adquirir mayor disciplina y fortalezas para lanzarse como profesionales al mundo laboral. Es así, que por medio de estos programas, las universidades continúan en la lucha por conseguir la excelencia académica y vinculan a sus estudiantes para que reciban una educación de alta calidad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad