Estos son los pequeños bailarines de salsa con pasos de gigantes

Diciembre 30, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Estos son los pequeños bailarines de salsa con pasos de gigantes

Estrellas del Ritmo ha contado con el apoyo de Plazas y Parques, que los ha llevado a presentarse en barrios y corregimientos y de la ayuda de la Fundación Sidoc.

Estrellas del Ritmo, los bailarines más pequeños de la Escuela Pioneros del Ritmo, han cosechado triunfos internacionales y nacionales desde hace tres años, bajo la batuta del profesor Víctor Larrahondo.

La mayoría de ellos lleva cinco años de trabajo artístico y empezaron desde que estaban en kinder. Ya han sido subcampeones en los dos últimos mundiales infantiles de salsa y se ganaron su cupo, por segunda vez, en el Salsódromo de la versión 58 de la Feria de Cali.  Estrellas del Ritmo, los bailarines más  pequeños de la Escuela Pioneros del Ritmo, ha cosechado triunfos internacionales y nacionales desde hace tres años, bajo la batuta del profesor Víctor Larrahondo.   Estos niños, 15 en total, 6 niños y 9 niñas, que conforman la agrupación de pequeños salseros, son  provenientes de barrios populares de Cali  como República de Israel, Ciudad del Campo, Ciudad Córdoba, Mariano Ramos, Villacolombia y Marroquín.  La primera salida internacional del grupo fue este año a Miami, al World Latin Dance Cup, donde quedaron campeones en la  categoría infantil. Varias parejas han obtenido el primer lugar en el Show de Don Francisco, Bryan Steven Leiton y Valentina Ruda, Sebastián Hernández  y Daniela Romo, y  Juan Pablo Ríos Mena y Vivianne Andrea Bedoya Gómez, de 9 años, estos últimos son los más pequeños del grupo y quedaron campeones también en su ciudad, en los mundiales de salsa. Hay niños que ya pasaron el límite de edad en la categoría infantil, que va hasta los 13 años, porque después deben ingresar a prejuvenil o a junior.   “Los niños  reciben una formación inicial sobre los pasos básicos de la salsa. Se les hace una proyección con diferentes ritmos, que incluyen hip hop y  break dance, para que suelten el cuerpo. Y después del primer año se les trabaja fuerte en la salsa y en sus derivados, como  chachachá y bugalú”, explica Rolando Ríos, director de Estrellas del Ritmo.  A Juan Pablo y Vivian, al igual que a Emily  Piedrahíta Londoño, esta última  de 13 años, cuando ingresaron al grupo les tocó  acelerar su proceso. Los otros niños venían  un trabajo de tres años, mientras ellos llevan dos de pareja y dos en el grupo.   “A los padres nos ha tocado pagarles  profesor adicional. Mientras que los otros niños iban con cuatro o seis horas de intensidad en la práctica, ellos tuvieron que  hacer  hasta doce”, explica el director de Pioneros del Ritmo, escuela que lleva ya 12 años funcionando y que ya tiene  bailarines profesionales  en Turquía.  Los más pequeños de la escuela no se quedan atrás, y ya han asistido a festivales de salsa en Medellín, Bogotá y Cali, además en Miami, y el más chico, Juan Pablo, fue invitado por   Edwin Rivera, un importante productor de salsa boricua, para representar a Cali y a Colombia en el Festival Mundial de Salsa en Puerto Rico, en  julio próximo.  El director destaca los beneficios de la danza en la salud de los niños, además de brindarles diversión, conocimiento y la oportunidad de viajar. Pero advierte que la parte económica es una lucha de los padres, porque buscar el apoyo de la empresa privada o de los entes públicos ha sido muy difícil.  El que no deserten se debe a que  son niños muy disciplinados, apasionados por el baile y la salsa. Pero cabe resaltar que para su viaje a Estados Unidos el promedio de gastos de cada niño fue de cinco millones de pesos, cifra que pudieron reunir  a través de rifas y comidas, porque no todos los premios incluyen dinero.   “En el Mundial de Salsa de Cali la Secretaría de Cultura gira unos dineros, pero directamente a las academias. Estas  disponen de un porcentaje, a criterio del director, pero no se ve el beneficio para los bailarines, a quienes les llega muy poco”, explica Rolando.   Al pequeño Juan Pablo entrar al grupo le ha ayudado para conseguir “muchas amistades con las que hemos jugado mucho. Desde pequeño me enseñó a bailar Steven López, un profesor que ahora mismo está en Nueva York. Y en mi casa el que más baila es mi  papá, que es rumbero. A mí me gusta bailar salsa, reguetón, chachachá, bachata, merengue, salsa choke. Con Vivian  nos  entendemos bailando”. Su pareja, Vivian, dice: “Mis amigas del grupo son muy amables conmigo. He sentido mucha felicidad, alegría, se siente muy chévere ganar. Lo que más me gusta bailar es salsa”.  Emily Piedrahíta Londoño, de 13 años, destaca de su experiencia que “con mis compañeros nos podemos ayudar  entre nosotros mismos mientras hacemos  las figuras, para no caernos ni golpearnos. Todos dependemos de todos”. Pero  como dice Joseph David Sánchez, de 12 años, “de los golpes se aprende. Cuando usted se cae aprende que la movida no se tiene que hacer de esa manera. Mi amigo Fabio se fracturó  la clavícula; Juan Pablo se lesionó   haciendo las acrobacias, en una mortal cayó en un pie”.  Pero no hay “golpes de la vida” que los desanime, ellos vinieron a bailar. Historia de una pareja La historia de Juan Pablo y  Vivian Andrea,  pareja de campeones bailarines, empezó con el sueño del papá de la niña, José Bolívar, de verla bailar en pareja. Por su lado Juan Pablo se destacó   en la escuela de baile y fue ascendido al grupo.   Como los padres de ambos eran  amigos, eligieron como su pareja a   Vivian Andrea. Los profesores Steven López y Víctor Larrahondo pulieron estos diamantes de la salsa para ser campeones. Cuando llevaban trabajando juntos tres meses,  el padre de Vivian se dirigía al trabajo, y en medio de una balacera entre pandillas, fue impactado por una bala y falleció. Al año  de su muerte, a la pareja le salió el viaje al Show de Don Francisco, campeones a los 7 años, Congreso de Salsa y más Salsa, febrero de  este año; campeones en  bachata infantil y en Medellín, en julio, en el Salsa Fest Festival de Medellín quedaron de terceros en Parejas Salsa y en Chachachá. En  abril esta pareja está invitada al Festival de Salsa de Nueva York, allí acompañarán a un grupo infantil de Nueva  Jersey, Baila Conmigo, en unos congresos en EEUU. Los organizadores cubren la estadía, pero ellos deben pagar el transporte. El director solicita la ayuda de  la empresa privada.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad