Este es Sabbat, la fuerza femenina que rueda por Cali

Este es Sabbat, la fuerza femenina que rueda por Cali

Enero 08, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Lorena Arana, especial para El País
Este es Sabbat, la fuerza femenina que rueda por Cali

Sabbat es un colectivo femenino que integra mujeres amantes del ciclismo. Ellas salen a rodar por Cali los sábados y convoca a más personas a unirse al grupo.

La idea era formar un colectivo femenino de ciclistas urbanas, en el cual no hubiera una líder, sino solo un grupo de amigas.

-Hola, Wilchea ¿Ya llegaste al parque?

-No, todavía voy pedaleando.

No sé por qué me encantó oírlo. Me gusta cómo hablan los ciclistas urbanos y disfruto su onda libre, fresca y autónoma, que solo siento cuando pasan junto a mi automóvil.

Realmente, veo con agrado cómo se han ido apoderando de las calles, de los semáforos, de los paisajes caleños y hasta de las redes sociales; mientras se libran del tedio, del tumulto y de la multitud.

Ahora este movimiento es visto como una tendencia porque aquí, en ‘la Sucursal del Cielo’, todo parece que llegara por temporadas, una para cada gusto: el ‘reggaetón’ en su momento, la salsa urbana, el amor por el Pacífico o incluso por el prójimo, las peliteñidas, la silicona o los tatuajes.

En este momento estamos experimentando una bien saludable: la “fitness”. Todo por el bienestar de nuestro cuerpo: nos alimentamos sano, nos ejercitamos, compramos productos naturistas y hasta tomamos jugos verdes.

Sabbat caleño

Una blusa ajustada y negra, de esas para hacer ciclismo, con un cierre a la mitad, dos rayas en alguna tonalidad del verde y unas letras que dicen: “Sabbat”, término bastante contradictorio: el sábado en el judaísmo es un día sagrado de reposo, pero para ellas tomaron la acepción del aquelarre, una reunión de brujas, para los que creen en ellas…

Ese uniforme es vestido por Nili Johana Betancur, bióloga de 29 años, y cuatro ciclistas urbanas más: Alejandra Millán Maglioni, Marcela Bernal, Vani Montes y Wilchea.

Ellas son parte de ‘Sabbat Rueda la Fuerza’ desde octubre de 2014, cuando nació en sus cabezas y en las de otras cinco amigas (casi todas caleñas) la idea de formar un colectivo femenino de ciclistas urbanas, en el cual no hubiera una líder, sino solo un grupo de amigas.

Según Nili, el nombre que le dieron al colectivo hace alusión a las celebraciones o ‘sabbat’-aquelarres, que según la literatura, realizaban en algunas religiones paganas para celebrar las épocas de cosecha y que  simbolizan vida.

“Se realizaban ocho sábados al año. Cuatro de ellos coinciden con los cambios de estación. Pese a que tiene que ver con brujos, en estas fiestas no se permitía ningún tipo de hechicería. Sin embargo, no nos molesta decir que somos ‘brujas’ porque pensamos que las mujeres podemos hacer magia”, dice la bióloga.

‘Sabbat’ cumplió su primer año de fundación el pasado 21 de diciembre, pero fue el 28 cuando apareció por primera vez frente al público caleño, haciendo parte del desfile de ‘Cali Viejo’ de la Feria de Cali.

El corazón de estas ciclistas late con fuerza por la inclusión y el respeto al género femenino. Incluso tienen un manifiesto, en el que se leen frases como: 

“Soy mujer y elijo con amor, libertad y felicidad montar en bicicleta. Abriendo caminos, mostrando mi ejemplo de forma respetuosa y preventiva… Creo en el poder de la igualdad… Busco mostrar mi valor como mujer siendo valiente, sagaz, temeraria, recursiva, suspicaz…”.

Wilchea Wilchea

“Nosotras cinco somos el núcleo del grupo, pero siempre nos acompañan de diez a 50  personas más. Organizamos ‘rodadas’ (salidas a montar en bicicleta) temáticas femeninas y mixtas. Las primeras nos gustan más porque la energía es diferente y tenemos conversaciones más fluidas. Cuando salimos con hombres, normalmente el grupo se divide”.

La chica que habla es la que iba “pedaleando” a un punto de encuentro en los primeros renglones de este artículo: Alejandra Wilches, a quien sus amigos llaman ‘Wilchea’, una diseñadora gráfica caleña de 31 años. Con ella quedé de encontrarme hace un par de semanas en el Parque de Multicentro para hablar, junto a sus compañeras, acerca de este colectivo.

Las encontré sentadas en  el pasto, en el centro del parque, rodeadas de perritos en venta y de los diferentes colores de sus tatuajes, cascos y bicicletas. Wilchea se había pintado un círculo rojo en el contorno del ojo derecho, con dos líneas que subían y bajaban por su rostro.

Era un sábado a las tres de la tarde. Pasé cerca de una hora con ellas, viviendo los momentos previos la rodada mixta prevista para aquel día. 

El recorrido sería relativamente corto. Planeaban pedalear cinco kilómetros hasta el Parque del Ingenio y allá bajarse de sus caballitos de acero para elevar cometas.

[[nid:496905;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/01/sababt.jpg;full;{Las líderes de Sabbat no escatiman formas de visibilizarse ante la comunidad para promover el uso de la bicicleta, hacer deporte, tener un cuerpo y una mente sana y ser amigables con el medio...Especial para El País.}]]

Finalmente, la entrevista

Esa tarde, Wilchea me contó lo llamativo que resulta para los espectadores ver a un grupo de mujeres montando en bicicleta, al punto que no paran de mirarlas y reaccionan con buenos tratos hacia ellas.

“Nos gusta terminar las rodadas en espacios culturales. Por ejemplo, viendo un documental en ‘La Tertulia’. El recorrido siempre está entre cinco y diez kilómetros. Queremos ir abarcando toda la ciudad”, dice.

Según ella, este colectivo busca a mujeres valientes, capaces de salir solas a montar, que en verdad se atrevan. Como dice la   página de Facebook del grupo ‘Sabbat rueda  la fuerza’: “No somos feministas, ni rudas. Somos mujeres fuertes e independientes, que defendemos la idea de movernos en bici por la ciudad”.

Movidas por esto, entre las ‘Sabbat’ surgió la idea de una ‘Red de mujeres y movilidad’, a la cual se sumaron otras ciclistas de la ciudad, con el fin de organizar encuentros en los que se pudieran conocer y unir en torno a la bicicleta.

“Esta red es un grupo de apoyo y cooperación de alrededor de 30 ciclistas urbanas. Compartimos nuestra experiencia con la bici, así como los miedos y desafíos que enfrentamos a diario. También hablamos sobre la libertad y la autonomía. Es un espacio en el que cada una puede proponer, convocar y hacer”, explica Wilchea.

Incluso, hace algunos  meses desarrollaron un ‘Taller de despinche para mujeres’; eventualmente organizan rodadas y tienen una página web en la pueden publicar artículos sobre los temas que tratan.

De igual manera, ‘Sabbat’ se ha vinculado a encuentros más grandes de ciclistas urbanos en Colombia, como el ‘Foro de la Bicicleta’, que se llevó a cabo en marzo  en Medellín.

Ahora, las chicas ‘Sabbat’ planean realizar rodadas que terminen en siembras ecológicas y también quieren recolectar juguetes reciclados para niños de escasos recursos. Tienen sus pedales y cadenas listos para rodar con cuántas personas se les unan. El que esté interesado, las puede contactar por medio de Facebook o escribiendo al correo sabbatruedalafuerza@gmail.com.

Rodando

Aquella tarde, en el parque de Multicentro también conocí a Katalina, diseñadora industrial que hace parte de los creadores de ‘Rodando’, una aplicación móvil para ciclistas, que está activa desde el 3 de junio y que busca llegar a los patinadores urbanos y a los peatones.

Esta aplicación cuenta con más de 500 usuarios. Les ofrece información acerca de ciclo-rutas, parqueaderos y lugares seguros e inseguros para transitar en Cali, de rodadas y eventos que organizan los diferentes colectivos de la ciudad  y lugares de asistencia técnica para bicicletas.

A través de Rodando, Katalina y su compañero de trabajo, Daniel Rosero, de 27 años; planean obtener insumos para entregar estadísticas sobre el ciclismo urbano a la Secretaría de Tránsito y al Ministerio Nacional de Transporte.

“Serían datos reales, pues la mayoría de accidentes ciclísticos no mortales no quedan registrados ante ninguna entidad”, dice Karolina.

Así es como estas y las  mujeres de Sabbat hacen su aquelarre todos los sábados, pero en sus bicicletas para ejercitar su cuerpo, disfrutar el paisaje y compartir su amistad.

Las personas interesadas en la aplicación de Rodando, pueden visitar su página de Facebook ‘Rodando’ o descargarla a través de ‘Google Play’.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad